Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/prostitucionencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/prostitucionencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/prostitucionencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/prostitucionencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298
RELIGION MORAL Y CONSTITUCION APLICACION A CUBA | Prostitución en Cuba
Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Posts

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/prostitucionencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/prostitucionencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/prostitucionencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/prostitucionencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298
Archives
Recent Comments

    RELIGION MORAL Y CONSTITUCION APLICACION A CUBA

    RELIGION, MORAL Y CONSTITUCION APLICACION A CUBA

    Por Alberto Luzárraga *
    Columnista
    Nueva York
    E.U.
    Futuro de Cuba Org
    La Nueva Cuba
    Junio 27, 2006

    Se trata de un asunto donde reina gran confusión. La Constitución
    Americana, modelo de muchas, fue adicionada con una serie de enmiendas
    que garantizaban los derechos personales. La primera enmienda reza así
    en cuanto al tema de la religión: “El Congreso no hará ninguna ley que
    establezca una religión o que prohíba su libre ejercicio”. Este precepto
    obedecía a la experiencia de los que se vieron obligados a jurar
    fidelidad a la religión anglicana o exiliarse. Pero no suponía
    hostilidad a la religión. Washington comenzó su período presidencial con
    lo que declaró ser su ‘primer acto oficial’ que consistió en su
    “ferviente súplica al Ser Supremo que gobierna el universo para que
    bendijera su gobierno.” Para Washington, religión y moral no eran
    hábitos de ‘calambucos’ ni costumbres de viejitas devotas que no estaban
    en la onda del ‘progreso.’ Eran elementos esenciales de una república
    basada en la personal que requiere responsabilidad, honestidad,
    y auto-control. La religión y la moral refuerzan esos hábitos. El
    ateísmo todo lo contrario. Si después de esta vida, no hay que darle
    cuenta a nadie de nada, el asunto es que no me agarren y punto. No
    obstante, afirmo que existen ateos muy rectos y beatos muy sinvergüenzas
    porque el ser humano es maravilloso en su contradictoria diversidad.
    Pero no se trata de casos particulares, se trata de tendencias y de
    sentido común. Los frenos morales ayudan y las religiones los proveen.
    En su discurso de despedida tras rechazar un nuevo período presidencial
    Washington dijo lo siguiente: “La religión y la moralidad son apoyos
    indispensables de todos los hábitos que conducen a la prosperidad
    política. El simple político junto con el hombre piadoso debe
    respetarlos y amarlos. Simplemente preguntemos: ¿Donde residiría la
    seguridad para la propiedad, la reputación, y la vida si el sentido de
    la obligación religiosa desapareciera de los juramentos que se usan como
    instrumentos [de decir verdad] en las Cortes de Justicia? Andemos con
    cuidado con la suposición de que la moralidad puede prevalecer si se
    excluye la religión. Podrá decirse que la educación esmerada puede
    influenciar positivamente ciertas mentes, pero la experiencia y la razón
    nos indican que no es posible esperar que una moral nacional pueda
    prevalecer en la ausencia de un principio religioso.” Desde la moneda
    hasta los juramentos en las cortes de justicia son innumerables las
    referencias religiosas en la polis americana.

    Nuestra Constitución de 1901 recogió el principio al decir lo siguiente
    en su preámbulo: “Nosotros, los delegados del pueblo de Cuba, reunidos
    en Convención constituyente, a fin de redactar y adoptar la Ley
    Fundamental de su Organización como Estado independiente y soberano,
    estableciendo un gobierno capaz de cumplir sus obligaciones
    internacionales, mantener el orden, asegurar la libertad y la justicia y
    promover el bienestar general, acordamos y adoptamos, invocando el favor
    de Dios, la siguiente Constitución.” Y en su articulado dijo lo
    siguiente: “Artículo 26.- Es libre la profesión de todas las religiones,
    así como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitación que el
    respeto a la moral cristiana y al orden público. La Iglesia estará
    separada del Estado, el cual no podrá subvencionar, en caso alguno,
    ningún culto.” Este precepto fue repetido literalmente por la
    Constitución del 40 (Art. 35) y la invocación al favor de Dios también
    fue incorporada.

    Hasta aquí el pasado. Vayamos al presente. El Sr. Payá como de costumbre
    se aparece con un proyecto que se saca de la manga sin explicar quienes
    son los redactores ni de donde viene. No vale la pena comentarlo
    demasiado, pues mas que una constitución es un manifiesto político
    recargado de adjetivos que pretende asumir formas constitucionales.
    Aparte de extemporáneo refleja la habitual confusión de ideas de su
    propugnador. Pero lo voy a defender en una cosa. Se le acusa de ser el
    porta-estandarte de una constitución católica porque invoca el favor de
    Dios en su preámbulo. No tienen razón. Es tradición cubana plasmada por
    convenciones constituyentes debidamente electas. La ‘constitución’
    castrista producto del partido es la que lo omite. Estas cosas se
    discutieron a fondo en ambas convenciones. En la de 1901 fue Sanguily un
    libre pensador y nada ‘calambuco’ quien defendió la invocación a Dios
    por razones similares a las de Washington. En la Convención
    Constituyente de 1940 se repitió el debate. Esta vez la facción anti-
    invocación fue capitaneada por los delegados comunistas. Su ponencia fue
    derrotada abrumadoramente. La referencia a la moral cristiana por cierto
    no tiene nada de imposición confesional. Se trataba de buscar un
    Standard conocido y utilizable por un Tribunal Constitucional, un
    Standard que permitiera defender a la sociedad de prácticas nocivas como
    por ejemplo la prostitución sagrada, los sacrificios humanos, el
    suicidio religioso y aberraciones semejantes que siempre han existido.

    Payá no presenta una constitución católica, ni siquiera una constitución
    religiosa. Como de costumbre presenta una redacción contradictoria.
    Ejemplo: Art. 108 “Los padres tienen el deber de educar a sus hijos y el
    derecho a escoger la educación que reciban conforme a sus valores
    propios y creencias religiosas.”

    Art. 55: “Las iglesias, instituciones religiosas y otras organizaciones
    sociales tendrán derecho a fundar, dirigir, administrar y hacer
    funcionar escuelas, centros de enseñanza y de formación, siempre que
    cumplan con las siguientes condiciones: a) la gratuidad de los estudios
    que ofrezca si se trata de las enseñanzas primaria, media, técnica
    profesional y universitaria.”

    Resulta claro que si los padres tienen el derecho de educar a sus hijos
    también tienen el derecho de emplear su patrimonio en ello. Pero si se
    exige que la educación privada de cualquier tipo (aún la no religiosa)
    sea gratuita entonces es claro que se les impide ejercer ese derecho
    pues las escuelas no estatales tendrían que vivir del aire o contar con
    fondos propios de gran envergadura para poder subsistir con el producto
    de sus rentas. Absurdo e imposible.

    Payá escribe mucho y confuso. Se presta a la polémica. ¿Será de ex
    profeso? Quien lo critique debe saberlo y por ello no vale la pena
    entrar en demasiados detalles pues sería contraproducente. La crítica a
    Payá de abanderado de la religión suena hueca cuando se examinan las
    propuestas y el crítico debe saberlo a no ser que también ande en la
    misma onda de provocar discusiones inútiles. En materia constitucional
    de la Cuba futura hay que discutir conceptos básicos. Si no se está de
    acuerdo con algún concepto deben aducirse razones sólidas y no
    adjetivos. Es asunto serio y debe tomarse en serio con ponderación y
    reflexión. Una constitución perdura cuando un pueblo la siente y la
    defiende como cosa propia, que le permite vivir en paz y libertad. Al
    hacerlo defiende al tribunal que la protege y la aplica. Para defender
    la constitución es preciso tener standards de conducta y amplitud de
    miras. Andemos claros: Tan malo es imponer religiones como imponer ateísmo.

    * Alberto Luzárraga es abogado, banquero internacional y miembro del
    U.S. Association for Constitutional Law. Reside en Nueva York.

    http://www.lanuevacuba.com/archivo/luzarraga-93.htm

    Tags: ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *