Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Precios discriminatorios: ¿cuánto cuesta qué?

    Precios discriminatorios: ¿cuánto cuesta qué?
    FERNANDO DÁMASO | La Habana | 14 de Julio de 2017 – 13:37 CEST.

    El engendro de las dos monedas (CUC y CUP) y sus diferentes aplicaciones
    (1×24, 1×10, 1×2 y 1×1), según convenga al Gobierno, además de sembrar
    el caos en los controles económicos, posee un componente inmoral para
    quienes lo sufren.

    Obviando el injusto y conocido “cobrar el salario en CUP y tener que
    comprar en CUC”, así como los exagerados precios de los productos,
    existen otras manifestaciones no menos arbitrarias, como el 12.5% (10
    por gravamen y 2.5 por trámites) que se le quita a cada dólar al
    cambiarlo por CUC.

    Un ciudadano cubano residente en el exterior debe pagar su pasaporte a
    un precio cuatro o cinco veces superior al que lo paga un residente en
    la Isla, que es de 100 CUC, y debe prorrogarlo cada dos años al precio
    de 20 CUC, o sea, un pasaporte, que tiene vigencia solo por seis años,
    en realidad le cuesta 140 CUC.

    Al residente en el exterior, sumados el precio inicial y las prórrogas,
    le cuesta mucho más. Además, quien reside en el exterior, cuando visita
    el país, desde el mismo aeropuerto debe pagarlo todo en CUC, tal vez
    como una sutil forma de castigo por residir fuera de él, y como un
    reconocimiento indirecto a que fuera se vive mejor y se logran mejores
    resultados económicos que viviendo aquí.

    Visitar un museo tiene un precio en CUP para los cubanos y el mismo, en
    CUC, para los extranjeros y cubanos residentes en el exterior. El Museo
    de la Revolución, por ejemplo, cuesta 8 CUP a los cubanos y 8 CUC (192
    CUP) a los extranjeros y cubanos residentes en el exterior; asistir a la
    ceremonia del cañonazo de las 9.00 PM en la fortaleza de La Cabaña,
    cuesta igual que la entrada al museo anterior; la entrada al Acuario
    Nacional cuesta 10 CUP y 10 CUC (240 CUP), en uno y otro caso, mientras
    el acceso al Zoológico de La Habana, 2 CUP y 2 CUC (48 CUP), también en
    uno u otro caso.

    Estos precios discriminatorios también se aplican en muchos otros
    centros culturales, musicales, de variedades, deportivos, etcétera. La
    atención médica a los extranjeros se presta en clínicas y hospitales que
    les cobran en CUC. El extremo se produce cuando, al entrar a un
    desabastecido y mal atendido establecimiento gastronómico estatal, al
    extranjero o cubano residente en el exterior se le pretende cobrar 2 CUC
    (48 CUP) por un vaso de refresco a granel de cola, que se vende al
    cubano residente en 2 CUP.

    Hasta en el Cementerio de Colón, cuyo acceso a los visitantes siempre
    fue gratuito, se cobran 5 CUC a cada extranjero, aunque no forme parte
    de un grupo conducido por un guía turístico. Para asegurarlo, la entrada
    de éstos solo se permite por la puerta principal de la Calle Zapata, no
    estando permitida por ninguna de las otras tres puertas restantes.

    El extranjero, además de esta discriminación monetaria, deberá enfrentar
    el acoso turístico, tanto institucional como particular que, en forma de
    músicos ambulantes, floristas, personajes disfrazados, vendedores
    ilegales de cigarros (tabacos), medicinas y ron, gestores de
    habitaciones, restaurantes y paladares y hasta de prostitución femenina
    y masculina, le cae encima como enjambre de moscas.

    No rechazo el que se cobre la entrada a determinados sitios de interés,
    con el objetivo de ayudar económicamente a su mantenimiento, ya
    demostrado el fracaso de la política de gratuidades, erróneamente
    aplicada durante años, pero debe ser mediante precios únicos para unos y
    otros, como se hace en todos los países del mundo, y no mediante esta
    forma de apartheid monetario.

    El mal, como una epidemia, se ha extendido hasta los taxistas, sean
    estatales o particulares, quienes cobran a todos, por un viaje hasta o
    desde el aeropuerto (17 km), 25 CUC de día y 30 CUC de madrugada, 15 o
    20 CUC desde el Nuevo Vedado hasta La Habana Vieja o viceversa, e igual
    si cruzan el puente de la Calle 23 o alguno de los túneles hacia el
    Municipio Playa o viajan hacia las playas del Este (25 km). Un viaje
    individual en taxi a Varadero (140 km) cuesta 100 CUC y, si es
    colectivo, 20 CUC por persona. En esta última variante: a Trinidad (335
    km) 30 CUC, a Viñales (189 km) 20 CUC y a Cienfuegos (254) 25 CUC.

    Este caos monetario, establecido y propiciado por las autoridades,
    parece ser una más de las muchas originalidades del “socialismo próspero
    y eficiente”, ahora además, “soberano, independiente y democrático”,
    según las últimas precisiones oficiales, donde se discrimina entre
    nacionales residentes, nacionales ausentes y extranjeros.

    Esta realidad deja bastante en entredicho la proverbial hospitalidad de
    los cubanos, tan utilizada en la propaganda turística estatal.

    Source: Precios discriminatorios: ¿cuánto cuesta qué? | Diario de Cuba –
    www.diariodecuba.com/cuba/1500032267_32488.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *