Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    El CENESEX pide penalizar a los clientes, pero la Policía enfila a las prostitutas

    El CENESEX pide penalizar a los clientes, pero la Policía enfila a las
    prostitutas
    JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana | 4 de Abril de 2017 – 14:22 CEST.

    A la propuesta del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) de
    “penalizar a los clientes” de la prostitución le ha seguido un aumento
    de operativos policiales en diversos “puntos calientes” de La Habana.

    Zonas de los municipios Cerro, Centro Habana, Boyeros y Arroyo Naranjo
    han sido “marcadas” por las autoridades policiales, aunque los
    operativos “no se enfocan en la clientela, sino en nosotras nada más”,
    claró Yulexis, quien ofrece sus servicios sexuales en las proximidades
    de La Palma.

    “‘Penalizar’ a la clientela tampoco nos beneficiaría, y no hay que ser
    sabia para darse cuenta de eso. La razón de prostituirnos es económica,
    así que esa medida no solucionará nuestro problema y mucho menos creo
    que sirva para erradicar la prostitución”, añadió.

    La idea de “penalizar a los clientes” fue retomada en el Simposio
    Internacional Violencia de Género, Prostitución, Turismo Sexual y Trata
    de Personas, celebrado en La Habana en enero pasado. Mariela Castro
    Espín, directora del CENESEX, ya la había esbozado en una entrevista en
    2012 en la que elogió la “experiencia sueca” al respecto y dijo que “que
    ha demostrado efectividad en la disminución de la explotación sexual”.

    “¿Ahora también quieren decidir con quién tengo relaciones sexuales y en
    qué gasto mi dinero? Si quieren ‘combatir’ la prostitución tienen que
    empezar por mejorar la situación económica de 11 millones de cubanos”,
    dijo Gerardo, un cliente habitual de la avenida Santa Catalina, en el Cerro.

    Aunque el Código Penal cubano no incluye la “prostitución” como figura
    delictiva, castiga con confiscación de bienes y hasta 20 años de cárcel
    el proxenetismo, la pornografía, la trata de personas y la corrupción de
    menores. Estos delitos se consideran más graves si son cometidos por
    agentes policiales, trabajadores del turismo y la salud, entre otros.

    “Entre robar, vender drogas o pedir limosna, preferí ‘luchar’ de esta
    manera el dinero y la comida de mis hijos”, señaló Lena, quien ejerce la
    prostitución en las cercanías de la calle Reina, en Centro Habana.

    “Sobrevivir de manera ‘decente’ en este país es sinónimo de robarle al
    Estado, que es algo muy común para todos los cubanos. Robar no es más
    digno que prostituirse y lo que pasa es que Mariela Castro nunca tuvo
    que elegir entre estas dos opciones”.

    ¿Prostitutas o trabajadoras sexuales?

    Ninguna de las mujeres entrevistadas conocía la calificación de
    “trabajadora sexual” o la existencia de la organizaciones como la Red de
    Mujeres Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe (RedTraSex),
    que denuncia las violaciones de los derechos de las prostitutas.

    También Olga Lidia Pajares, funcionaria de una sede municipal de la
    Federación de Mujeres Cubanas (FMC, controlada por el Gobierno),
    desconocía la existencia de RedTraSex.

    Pajares celebró la iniciativa de Castro Espín porque cree que
    significará “orden y prácticas morales acorde a nuestra sociedad
    socialista”.

    Consideró la funcionaria que una alternativa a la situación de estas
    mujeres es precisamente la FMC, “que funge como organización que
    desarrolla políticas y programas encaminados a lograr el pleno ejercicio
    de la igualdad de la mujer en todos los ámbitos”.

    La RedTraSex presentó el pasado 18 de marzo, ante la Comisión
    Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un informe en el cual instó a
    que los estados adopten leyes que reconozcan la actividad de las
    trabajadoras sexuales como lícita y generen políticas públicas para
    mejorar las condiciones de trabajo de estas mujeres.

    La audiencia fue considerada de “carácter histórico” por la relatora de
    la CIDH sobre los derechos de la mujer, Margarette Macaulay, “ya que es
    la primera vez que se aborda este tema en este ámbito”.

    Macaulay dijo que se debe progresar “en la protección de los derechos de
    las trabajadoras sexuales […] y que el trabajo sexual debería ser
    descriminalizado”.

    “¿’Trabajadoras sexuales’ y un sindicato de prostitutas en Cuba para
    defender nuestros derechos? Eso no ocurrirá jamás en este país; ni en
    sueños. Eso estaría en contra de ‘las conquistas de la Revolución’”,
    dijo Arley, quien suele prostituirse en zonas cercanas a Santiago de las
    Vegas.

    “Y si van a empezar a penalizar a los clientes, tendrán que empezar con
    los propios policías que acceden a nuestros ‘servicios’, y de gratis”,
    advirtió.

    La RedTraSex alertó en su informe que muchas veces la aplicación de las
    leyes se traduce en operativos que terminan “perjudicando a las
    trabajadoras sexuales”, y que lo indigno es la forma en que son tratadas
    por fuerzas policiales y estructuras de justicia.

    Una realidad que también sufren las mujeres cubanas que sobreviven
    prostituyéndose.

    “Aunque no existe el delito de prostitución, se nos detiene por
    ‘conducta predelictiva’, y ello nos puede llevar a la cárcel”, mencionó
    Letis, de Monte y Cienfuegos.

    “El solo hecho de sobrevivir en Cuba ya es un riesgo, ya es un delito.
    Pero tranquilos todos porque clientes nunca faltarán: siempre nos
    quedará la alternativa del soborno”.

    Source: El CENESEX pide penalizar a los clientes, pero la Policía enfila
    a las prostitutas | Diario de Cuba –
    www.diariodecuba.com/cuba/1490905393_30035.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *