Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    El chantaje de las carreras universitarias

    El chantaje de las carreras universitarias
    ORLANDO FREIRE SANTANA | La Habana | 5 de Marzo de 2017 – 08:59 CET.

    El Ministerio de Educación Superior (MES) acaba de dar a conocer las
    plazas que serán otorgadas para el próximo curso 2017-2018 en las tres
    modalidades que abarca este tipo de enseñanza: curso diurno, curso por
    encuentro, y la educación a distancia.

    Como ha venido sucediendo últimamente, los aspirantes a ingresar en el
    curso diurno deberán aprobar las pruebas de ingreso, que comprende las
    asignaturas de Matemática, Español e Historia de Cuba. Pero, además de
    lo anterior, los estudiantes engrosarán un escalafón de acuerdo con las
    notas que hayan obtenido en la enseñanza preuniversitaria. Lógicamente,
    las plazas para las distintas carreras se otorgarán según el orden que
    el estudiante ocupe en el referido escalafón. Eso significa que, aun
    aprobando las pruebas de ingreso, algún estudiante pudiera quedar sin
    carrera universitaria.

    Sin embargo, el MES anuncia, con bombo y platillo, una novedad para el
    proceso de ingreso a la Universidad: en lo adelante las muchachas que se
    incorporen al Servicio Militar Femenino tendrán asegurada su carrera con
    solo aprobar las pruebas de ingreso. Es decir, no serán sometidas al
    escalafón. Según declaró al periódico Granma el señor René Sánchez,
    director de Ingreso y Ubicación Laboral del MES, “la intención
    fundamental es que esas muchachas puedan acceder a las especialidades
    más atractivas”.

    Al constatar las preferencias que disfrutarán las jóvenes egresadas del
    Servicio Militar en un asunto tan sensible como el acceso a la educación
    superior, cualquiera podría ser presa de la siguiente interrogante:
    ¿estarán tan necesitadas de féminas las Fuerzas Armadas (FAR), al
    extremo de ofrecerse semejante gancho?

    En realidad, es poco probable que exista tal necesidad. Después de
    concluidas las aventuras internacionalistas de los militares cubanos,
    las unidades militares de la Isla recuperaron sus plantillas habituales,
    e incluso sobraba personal. Por otra parte, en los centros de enseñanza
    de las FAR se prepara actualmente una cantidad nada despreciable de
    cadetes del sexo femenino.

    Entonces todo indica que el afán de las autoridades por incorporar a las
    jóvenes a la vida militar responde al interés de apartarlas de las
    “desviaciones” que suelen afectar a muchas muchachas en esas edades
    juveniles, y que en el contexto cubano se identifica en lo fundamental
    con la práctica de la prostitución.

    A propósito, trascendió que en días recientes la Policía ha actuado
    contra las chicas que merodeaban los portales del Palacio Central de
    Computación y la calle Águila, sitios del municipio de Centro Habana no
    frecuentados por extranjeros. Eso confirma que ya la prostitución dejó
    atrás aquella etapa en que solo advertíamos a las jineteras corriendo a
    la caza de un yuma —como se les llama comúnmente en Cuba a los
    extranjeros—, para transformarse en un fenómeno masivo y que apreciamos
    en cualquier parte.

    De acuerdo con el testimonio de algunas de esas jóvenes, la primera
    captura por parte de la Policía significa una carta de advertencia para
    que no continúen en esa actividad. Pero si son declaradas reincidentes
    podrían ser conducidas a un centro penitenciario. Una medida que, entre
    otras cosas, viola el Código Penal cubano, pues ese cuerpo legal no
    reconoce como delito a la práctica de la prostitución. Solo penaliza el
    proxenetismo, o sea, aquellos que explotan a las prostitutas en
    beneficio propio.

    También habría que agregar que, alarmados ante el avance de este
    flagelo, los gobernantes buscan desesperadamente la manera de
    combatirlo. No hace mucho, en una Mesa Redonda de la televisión cubana,
    la directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), Mariela
    Castro, declaró que estaba en estudio la posibilidad de penalizar al
    cliente de la prostitución. Algo que, según ella, había dado buenos
    resultados en algunos países europeos.

    De todas formas, y como quiera que el interés por las carreras
    universitarias no está presente en todo el universo juvenil de la Isla,
    debido principalmente a que se mantiene la famosa “pirámide invertida”
    en la sociedad, es muy probable que los sesudos de la maquinaria del
    poder estén buscando ya otro gancho con que atrapar a nuestras jóvenes.

    Source: El chantaje de las carreras universitarias | Diario de Cuba –
    www.diariodecuba.com/cuba/1488677738_29418.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *