Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    ‘Rompiendo el silencio’, una mirada ‘selectiva’ a la violencia contra la mujer

    ‘Rompiendo el silencio’, una mirada ‘selectiva’ a la violencia contra la
    mujer
    YUSIMÍ RODRÍGUEZ LÓPEZ | La Habana | 24 de Enero de 2017 – 10:24 CET.

    En diciembre de 2016, la Televisión Cubana comenzó a transmitir los
    martes por la noche la serie de factura nacional Rompiendo el silencio.
    Aquí, el silencio que se rompe —o se intenta romper— es el de la
    sociedad y, específicamente, las mujeres, sobre la violencia contra ellas.

    La violencia contra la mujer es un fenómeno generalizado al punto de ser
    visto como normal e incluso legítimo en sociedades patriarcales y
    machistas como la nuestra. Es innegable que la Revolución Cubana
    representó avances importantes para las féminas, como la libertad de
    optar por un aborto, mientras en muchos países de la región y del mundo
    esta práctica es aún ilegal, incluso si la mujer (o la niña) ha sido
    violada, o el embarazo pone en peligro su vida. Pero en la misma medida
    que no logró extirpar el racismo de nuestra sociedad, pese a haber
    proclamado su erradicación, la Revolución no significó el fin del
    machismo ni de la violencia contra las mujeres en Cuba. Por mucho
    tiempo, lo que ha existido es silencio y falta de cifras sobre esta
    realidad, que ha cobrado vidas en el país.

    Rompiendo el silencio, dirigida por Lucía y Rolando Chiong (el último
    también guionista junto a Legna Pérez), no es una denuncia de la
    violencia contra la mujer sino de las distintas formas de esta, incluso
    las que tendemos a pasar por alto y a no identificar como tal, como la
    “bienintencionada” tiranía de quienes creen saber qué es mejor para
    nosotras.

    El programa ha abordado tanto el maltrato físico como el psicológico; no
    ha circunscrito la violencia contra la mujer a espacios marginales, a
    víctimas y victimarios con bajo nivel educacional. Ha sido acertado al
    presentar una diversidad de edades, razas y entornos familiares, como
    evidencia de lo variado y complejo del tema. También al incluir un caso
    de violencia contra una mujer transexual, violencia muy conectada a los
    patrones machistas, homofóbicos y transfóbicos que aún imperan en Cuba.

    La proyección de ese capítulo en la pantalla chica demuestra que ya es
    posible tratar esos temas en nuestros medios. Pero no puedo evitar
    preguntarme qué habría pasado si en vez de la violencia contra una mujer
    transexual por parte de su pareja (y previamente de su propia familia),
    se hubiese reflejado la que sufren las transgénero que ejercen el
    trabajo sexual a manos de clientes y de la policía.

    Al presentar este caso, la dirección del programa logra romper
    estereotipos negativos sobre las transexuales y mostrar parte de los
    problemas que enfrentan aún después de operadas. Pero queda intacto el
    silencio sobre esas otras que no encuentran más alternativa que la
    prostitución, que son explotadas por un proxeneta, que quedan indefensas
    ante clientes abusivos, y además son objetos de redadas policiales.

    El capítulo sobre el hombre que se vale de internet para aprovecharse de
    una adolescente tiene el mérito de alertar a los padres y los jóvenes
    que vean Rompiendo… en vez de alguna serie coreana. Pese a ello, resulta
    poco verosímil que tantas personas en Cuba puedan usar internet desde
    sus casas.

    En el caso de la adolescente se dice que lo tienen en casa debido al
    trabajo del padre, pero que el vendedor de chucherías también lo tenga…
    Bueno, quizás fue uno de los afortunados escogidos para el experimento
    de internet en el hogar.

    Sin embargo, para mí las preguntas más importantes surgen al final: ¿hay
    leyes para castigar a individuos como el que aparece en el programa?
    ¿Está tipificado ese delito en nuestro país? ¿Será que los directores
    prefirieron la solución de que el individuo huya para evadir la cuestión
    legal?

    La idea del programa es de aplaudir y la dramaturgia ha sido atinada al
    recurrir al suspenso en ocasiones y no conformarse con una intención
    didáctica. Sin embargo, la dramaturgia ha cojeado por momentos. No es
    del todo creíble la forma en que una ciega identifica finalmente a su
    violador, ni que el personaje que va a la cárcel termine viendo a las
    tres mujeres a las que de alguna forma ha violentado, en el televisor de
    la prisión, participando en una Jornada por la No Violencia contra la
    Mujer. Resulta un poco facilista, además, que todas las víctimas
    terminen acudiendo a estas jornadas. Por optimista e inspirador que
    pueda resultar, es falso que todas las mujeres violentadas logren
    salirse de ese círculo vicioso.

    No se puede hablar de Rompiendo el silencio sin mencionar el tema de
    presentación de Telmary Díaz y Amaury Ramírez Malberti: un ejemplo de
    buen rap, con ritmo pegajoso, pero sobre todo buena letra y buena rima.

    Espero queden aún muchos capítulos para romper el silencio, o al menos
    la parte que es permisible romper, sobre la violencia contra la mujer en
    Cuba. Como siempre, la televisión cubana nos muestra el país que
    pretende hacernos creer: no hay, al menos en los capítulos vistos hasta
    ahora, ni la pobreza ni la marginalidad que generan violencia en muchos
    hogares. En esta sociedad, la violencia parece ser provocada solo por
    los patrones machistas y patriarcales heredados y reproducidos al
    interior de las familias. No hay violencia policial. Las mujeres cubanas
    sufren muchos tipos de violencia, pero, según lo visto en Rompiendo…, no
    por manifestarse en oposición al Gobierno.

    El informe anual del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH),
    radicado en Madrid, muestra que durante 2016 ocurrieron 5.273
    violaciones de derechos humanos contra mujeres. Más de la mitad de las
    9.120 registradas por la organización. Las cifras evidencian un
    incremento de la violencia motivada por manifestar oposición al
    Gobierno, en el último año. Pero mientras la televisión siga siendo
    propiedad de un Estado, que según la Constitución, es guiado por el
    Partido Comunista, esa violencia no será mostrada; muchos silencios
    continuarán intactos.

    Source: ‘Rompiendo el silencio’, una mirada ‘selectiva’ a la violencia
    contra la mujer | Diario de Cuba –
    www.diariodecuba.com/cultura/1485182568_28356.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *