Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    El re-aburguesamiento del Vedado

    El re-aburguesamiento del Vedado
    agosto 23, 2016 4:25 pm

    El Vedado, La Habana, Aleaga Pesant, (PD) Grandes sortijas de oro en los
    dedos de las manos, más un sinfín de collares del mismo metal que
    pudieran degollarla o electrocutarla, según el caso, contrastaban con su
    negra piel. Con su bello rostro, topado por el pelo lacio a fuerza de
    keratina y su short, de donde despuntaban los cachetes de las nalgas con
    cierto tatuaje, dirigía, con acento rural en la voz, la cuadrilla de
    operarios que desmontaban de un camión los muebles que vestirían su
    nuevo apartamento de planta horizontal, en uno de los altos edificios
    con vista al mar de la Calle Primera.

    No es una excepción. Los nuevos ricos, al calor de las reformas
    económicas de la dictadura militar comunista, compran apartamentos en El
    Vedado, definido como el barrio más importante del país. Es como la
    capital de la capital.

    El Vedado se caracterizó por ser un modelo de desarrollo urbano durante
    la Republica (1902-1958), por la combinación armoniosa de calles y
    avenidas pobladas de árboles, portales y casa señoriales de los más
    variados estilos donde predomina el eclecticismo. Su evolución durante
    los años 40 y 50 del siglo XX, lo llevó a combinar edificios,
    restaurantes, cines, escuelas, instituciones públicas y hospitalarias
    que completaron su trama urbana, y al que agregaron el encanto de
    paseos, parques y calles arboladas con hermosos monumentos a patriotas y
    personalidades, y monumentales residencias.

    La primera regla del restaurador es no tocar nada, pues cambiaría la
    esencia y visión de la época, según la Doctora en Artes, Concepción
    Otero Naranjo.

    Pero parafraseando el título de la pieza de Moliére, casi nunca el
    burgués es gentilhombre. Eso sucede con los nuevos ricos, compuestos por
    jineteras, pingueros, choferes o porteros de embajada, que invaden El
    Vedado. Lo primero que hace la horda de recién llegados, es desmantelar
    paredes y pisos destruyendo obras que durante medio siglo mantuvieron la
    belleza y el confort, a pesar del abandono.

    Los remodelamientos que sufren ahora mismo los edificios del Vedado
    están cargados del mismo mal gusto e inseguridad que trasmiten los
    excesos de cadenas y prendas de oro de quienes las portan.

    Esas joyas y nuevas propiedades que dejaron de ser lo que eran para
    convertirse en símbolo de pobreza ética y estética, comenzaron a
    preocupar a los vecinos.

    Ante el esfuerzo constructivo del Contingente Tío Rico McPato (Scrooge
    McDuck), de nuevos ricos que invade la zona, las autoridades no pueden
    hacer nada, pues como dice el refrán, “con dinero, baila el mono”. Y de
    la corrupción no hablaremos en este artículo, pues no es el tema.

    Hace cincuenta y tantos años la media burguesía alta republicana vio
    intervenidas sus propiedades y los revolucionarios se apoderaron por la
    fuerza de los apartamentos y residencias del Vedado. Los antiguos
    rebeldes de verdeolivos se fueron reciclando en funcionarios…, y
    funcionarios…, y funcionarios, beneficiados por su participación en las
    estructuras del poder.

    En el reaburguesamiento del Vedado ganan espacios los restaurantes,
    cafeterías, clubes y bares, peluquerías y spas. Dan una nueva y
    revitalizada imagen al barrio, lo que no implica que se componga la
    urbanística (calles, aceras, sistemas de aguas, electricidad, telefonía
    o gas), o el sistema de transporte mejore o diversifique. Aunque en
    honor a la verdad, el transporte en el Vedado es más fluido y con
    mejores y más modernos autos que en el resto de la ciudad, por ser sitio
    de paso entre el este y el oeste, y porque también los hijos de
    “Monsieur Jourdain” compran los mejores almendrones que circulan por la
    ciudad, a precios más altos que un moderno Masserati.

    Lo llamativo de este proceso es que si bien la población original es
    desplazada por otra de mayor nivel adquisitivo, eso no implica que se
    esté dando un proceso de transformación urbana, que enriquezca el
    territorio con nuevos edificios, casas, escuelas, clínicas, avenidas o
    soluciones urbanas. La invasión no tiene ni la capacidad ni el interés
    de desarrollar un hábitat más sólido, por lo que solo piensa en sus
    casas dormitorios como ridículos bunkers de paso.
    aleagapesant@nauta.com; Aleaga Pesant

    Source: El re-aburguesamiento del Vedado | Primavera Digital –
    primaveradigital.net/el-re-aburguesamiento-del-vedado/

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *