Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Paranoia en el Partido Único

    Paranoia en el Partido Único
    Los militantes siguen yéndose en masa de las filas del Partido que un
    día se dijo era inmortal
    Sábado, julio 16, 2016 | Luis Cino Álvarez

    LA HABANA, Cuba.- Habría que ser demasiado ingenuo para creer que algo
    medianamente positivo saldrá de las reuniones a las que el régimen ha
    llamado por estos días para debatir los documentos aprobados por el VII
    Congreso del Partido Comunista (PCC), la Conceptualización del Modelo
    Económico y el Plan de Desarrollo hasta el año 2030.

    Cada vez que a los cubanos de a pie —o casi descalzos de tan rotos que
    tienen los zapatos—, sin voz ni otro voto que no sea el que depositan
    sin ganas ni esperanzas por los delegados de circunscripción del Poder
    Popular, oyen hablar de debates, se sienten como mal pagados extras
    contratados para rellenar escenas de batallas y que de pronto se ven en
    una comedia en la que no tienen cabida frente a las cámaras, ni siquiera
    un segundo, entre los asistentes al banquete de la boda del consabido
    final feliz.

    Pero siempre hay ilusos que dicen que sería imperdonable no aprovechar
    esta oportunidad que graciosamente nos concede el gobierno para hacernos
    escuchar. Confían en que sus opiniones serán tenidas en cuenta para
    desestatizar, desburocratizar y acabar con ese “aparataje descomunal que
    ha decomisado la sociedad”, como decía Alfredo Guevara, un comisario que
    estaba autorizado por el Comandante, que era amigo suyo, a majaderear de
    vez en cuando. ¡Como si no supiéramos que con el fin de ese aparato, al
    quedarse totalmente sin puntos de apoyo, se vendría abajo el sistema entero!

    Es realmente conmovedor el candor de los que creen en la perfectibilidad
    del socialismo castrista, cual si fuera la segunda venida de Marx, a
    pesar de la refutación del marxismo en toda la banda que son los 57
    años de flujo y reflujo del régimen castrista.

    Los que creen en los debates se hacen preguntas para las que ni los
    únicos que pudieran ser capaces de responderlas, los jefazos, tan
    ocupados como están en seguir aferrados al poder y ganar tiempo a toda
    costa (sabrá Dios para qué), parecen tener la respuesta.

    Pero ellos aseguran confiar en que la revolución no los defraudará,
    esperan que aun queden dirigentes con honra en el partido y que estén
    dispuestos, pese a los riesgos, a tener en cuenta sus criterios.
    ¡Infelices! Parece que no saben que la capacidad de crítica individual
    de los militantes del Partido está reducida a los baches en las calles
    (que son de Fidel), los problemas con el pan y las guaguas y si acaso,
    ciertos chismes que amenizan y ponen pimienta a las reuniones de los
    núcleos. Porque las críticas gordas y el momento y lugar adecuado para
    hacerlas se deciden “arriba”. Y por supuesto que no es precisamente en
    estos debates, de los cuales los asistentes quieren salir lo más rápido
    posible.

    Los retranqueros de la ortodoxia suicida, que lograron imponerse en el
    VII Congreso, hace mucho que se taponaron los oídos para no escuchar las
    críticas. ¡Y todavía hay zoquetes que hablan de la posibilidad de que
    haya democracia en el PCC!

    La honestidad y la discrepancia todavía cuestan el carné rojo y que le
    cuelguen al más bienintencionado de los militantes comunistas, si se
    pone quejoso, el peligroso cartelito de “conflictivo”, con todo lo que
    ello implica.

    Los cebaderos de corruptos, las piñatas planificadas y los guateques de
    mentirosos han roto todos los récords. Para qué perder el tiempo, para
    qué volvernos locos, con la cuestión de la honra y la doble moral si
    definitivamente lo que hay, también en el Partido, tanto como en casa de
    cualquier jinetera y su chulo, que en los ratos libres se dedica a
    carterear, es una absoluta y total falta de moral.

    A veces, de tan mal como sale todo, he escuchado especulaciones acerca
    de algún plan siniestro urdido por sectores de la burocracia política
    más retrógrada para destruir al Partido desde adentro.

    ¡Cuánta paranoia! ¡Qué ganas de complicarlo todo! Que avisen, entre
    tantos fósiles caprichosos y retrógrados que patinan en el mismo charco,
    quiénes son y dónde están los progresistas, los reformistas tapaditos,
    porque no se ven asomar por ninguna parte…

    Mientras, los militantes siguen yéndose en masa (por enfermedad, vejez,
    problemas personales, los nervios jodidos, insomnio crónico, depresión
    perenne, disfunción eréctil, etc.) de las filas del Partido que se dijo
    era inmortal, y los jóvenes se niegan a ser captados para la UJC,
    quedan algunos militantes que creen estar más a la izquierda que Lenin
    y Stalin juntos, que no entienden qué pasa, que echan de menos la
    explicaciones que creen merecer, que se ponen paranoicos y se sienten
    marginados por la dirección del Partido luego de que empezó el coqueteo
    con los yanquis, y temen que con tanto oportunista y burócrata
    cleptómano presto al reciclaje como hay, el reculateo termidoriano y la
    restauración capitalista estén a las puertas de lo que queda del fidelismo.

    Conozco uno, militante de larga data, que me ha confesado que teme que
    los jefazos históricos, de tan viejos y cansados, y como no acaban de
    morirse, hayan decidido encallar como las ballenas y dejar que se vaya
    al carajo su versión del socialismo, que fue como el cuento de la buena
    pipa, y más después que les dio por pretenderlo próspero y sostenible.

    luicino2012@gmail.com

    Source: Paranoia en el Partido Único | Cubanet –
    www.cubanet.org/destacados/paranoia-en-el-partido-unico/

    No tags for this post.

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *