Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    El travesti ‘mejor hecho’ de La Habana

    El travesti ‘mejor hecho’ de La Habana
    YUSIMÍ RODRÍGUEZ LÓPEZ | La Habana | 14 Feb 2016 – 10:46 am.

    Nos hace esperar cuando vamos a entrevistarla. Debe darle el almuerzo a
    su madre que sufrió un infarto cerebral y una fractura de cadera. No
    puede valerse por sí misma y depende para casi todo de Kirian.

    Su madre quería nombrarlo Alejandro, pero su padre lo inscribió como
    Jesús Irmino “En la escuela, me decían Jesús; en casa, Alejandro; pero
    yo me llamo Kirian”.

    DDC: Creo que a diferencia de otros travestis no tuviste un ambiente
    familiar muy hostil, al menos con tu mamá. La transexual Wendy Iriepa me
    contó que cuando la botaron de su casa, tu madre y tú la acogieron.

    Tuve que superar la mentalidad de otra generación y enseñarle el lado
    humano de quienes somos diferentes. Papá nunca hubo, desde muy pequeña.
    Tengo hermanas y hermanos, pero mi familia me negó por mucho tiempo,
    tengo primos que no conozco.

    Con los amiguitos del barrio jugué bolas, a la pelota, nadé… Cuando voy,
    me besan, me abrazan.

    En la escuela fue diferente. En 1990, a los 13 años, me salió la hembra
    que tenía dentro. Nunca fui varón… pero tuve que aprender a fajarme como
    uno.

    DDC: ¿Novios?

    Muchos. Ninguno lo asumía en público, por miedo.

    DDC: ¿Los profesores, la dirección de la escuela?

    Muchos eran muy homofóbicos; me escondían cuando llegaba visita del
    municipio o la provincia. A los concursos me llevaban porque no tenían a
    nadie más. Cuando terminé noveno grado, se me negó la entrada al IPVC
    (Instituto Preuniversitario Vocacional).

    DDC: ¿No será que no aprobaste las pruebas de ingreso?

    No necesitaba hacerlas. Había ganado concursos provinciales de Español,
    Matemática, Biología e Historia. Así y todo me preparé, pero mi
    evaluación político-moral decía que era muy afeminado, con tendencias a
    la homosexualidad.

    Es un hombre

    A los 16, Kirian conoció a Wendy Iriepa, quien la llevó a las primeras
    consultas de transexualismo en el Hospital Fajardo. A esa edad comenzó a
    tomar hormonas. Sus senos ahora “son implantes, de hace dos años”.

    Estudió Economía. Al tecnológico iba en jeans, suecos, pelo recogido,
    aretes y uñas largas. Se libró del uniforme con una carta de la consulta
    de transexualismo.

    Nunca ejerció de economista. “De niña quería ser cirujana. Leía libros
    de biología, anatomía, medicina general… Me troncharon la vida al no
    dejarme entrar al IPVC. Estudié por el título y complacer a mi madre”.

    “Después aprendí modelaje y maquillaje; trabajé con varios diseñadores
    hasta que en 1996 entré en La Maisón. Me dieron clases Astorga, Lázara,
    Grisel… Tengo la inmensa satisfacción de haber trabajado con los
    diseñadores Rafael de León, Agustín, Abraham”.

    En 1996 Kirian se presentó al casting de Cubamodas, pero no lo dejaron
    desfilar.

    “Los diseñadores de La Maisón me conocían. Pero estaban también los de
    Industria Ligera. Cuando ya me habían escogido, alguien dijo ‘Es un
    hombre’. No pude desfilar”.

    Aunque no estuvo en los Habanamodas (como se llamó el evento después),
    desfiló en La Maisón, la Macumba, desfiles privados y hoteles. En 2001
    decidió retirarse.

    Cuestiones incómodas

    Kirian relata que en algunos locales no se dejaba entrar a los
    travestis. “Se nos asociaba con drogas, prostitución, a mí me dejaban
    porque era Kirian”.

    Sin embargo, cuando permitían pasar a los travestis, les cobraban la
    entrada “más caro”.

    DDC: ¿No hay cierta transfobia en eso?

    Muchísima.

    DDC: Voy a hacerte una pregunta incómoda. Wendy me contó que se
    prostituyó en los noventa…

    Fui prostituta.

    DDC: ¿Por qué? En el caso de Wendy lo entiendo, la botaron de su casa…

    No sé. A veces, debemos pensar en lo que hicimos; no de forma negativa,
    sino reflexiva. Creo que esa etapa de mi vida fue producto de todo lo
    injusto que viví por ser diferente. Eso no es pretexto ni salvoconducto.
    Pienso que caí en un vacío. Pero están quienes prostituyen su mente y
    eso no se señala.

    DDC: Según Wendy, los turistas pagaban 100 dólares por estar con un
    travesti.

    Los pagaban incluso solo por hacerle sexo oral a un travesti, sobre todo
    si estabas bien dotada.

    Léster Hamlet fue muy valiente

    A estas alturas, mi imagen de una Kirian engreída se ha desvanecido.
    Estoy frente a una persona con virtudes, defectos y valor para hablarme
    de las zonas más oscuras de su vida. Confiesa no sentirse ya tan cómoda
    con su cuerpo. Ha ganado peso y su anatomía masculina es más evidente.
    Ni así puedo verla como un varón: no tiene nuez de Adán, su voz es
    definitivamente femenina. Me parece una exbailarina de ballet.

    Pero no todo ha sido oscuridad. Cuando en 2007 vi Los dioses rotos, de
    Ernesto Daranas, y llegó la escena entre la protagonista y Bárbara, un
    travesti, casi brinqué en la butaca: “Coño, mira a Kirian”. Para
    entonces, ella tenía un camino recorrido en los medios audiovisuales.

    “Cuando Lester Hamlet tuvo el guión del video clip de la canción ‘Lola’,
    de Moneda Dura, me escogió para el protagónico. Creo que le exigieron
    hacerlo con una mujer, pero se negó. Fue muy valiente”.

    El vídeo, de 2001, ganó los premios Lucas, el del Movimiento Nacional de
    Vídeos y el Caracol. Estuvo censurado hasta 2008 porque la protagonista
    era un travesti.

    Kirian trabajó además en Havana Blues, de Benito Zambrano, en 2004. En
    2005, interpretó a una mujer guardaespaldas en el thriller H2O, de
    Leonardo Pérez, integrante del grupo de rap Frijol Negro, y trabajó en
    el mediometraje El hombre que hablaba con Marte, del actor y director
    Jorge Molina.

    “Hice de mujer y tuve mi primer desnudo en el cine, en una escena
    erótica con Jorge y Alianis”.

    El asunto de los genitales se resolvió con cinta adhesiva transparente.
    “Estuve quince días casi sin poder orinar, por la inflamación. Tuve que
    rasurarme completa, maquillarme el pubis… Los del equipo técnico me
    veían a través de la cámara y decían ‘¿pero tú eres un varón? Mira cómo
    se te ven esas tetas’”.

    Ese año también participó en la grabación del DVD de Frijol Negro, en el
    Teatro América. Fue modelo en el espectáculo y e hizo coros en uno de
    los temas.

    Kirian no se ha operado.”No me ha interesado. Disfruto de mis genitales,
    aunque psíquicamente soy una mujer. Muchos sexólogos plantean que hay
    muchas manifestaciones del travestismo. Una es travestirse para expresar
    la identidad sexual; eso está casi en la primera fase del
    transexualismo. Mi único problema con mis genitales es a la hora de
    actuar, ponerme una licra, un pantalón… Me masturbo normalmente y si
    alguna pareja quiere que lo penetre, lo hago. Soy una mujer con un pene”.

    Mujer o travesti… ‘no se sabe’

    En 2006, llegaron Los dioses… y Kirian cuenta que fue espectacular. “Al
    casting fueron actores que ni te imaginas, y como diez travestis. Al
    final, quedábamos cinco actores y yo, la única travesti. Veinte días
    después, me llamaron: ‘Niña, tú eres Bárbara’. No te imaginas cómo
    grité. Quería mucho hacer ese personaje. La de Bárbara es la historia de
    muchas amigas mías que no pudieron estudiar, que han ido presas…”

    El mismo año apareció en varios documentales cubanos y extranjeros. Uno
    de los más importantes fue Ella trabaja, premiado en el Festival de
    Jóvenes Realizadores. En el 2010, trabajó en Siete días en La Habana, en
    la historia dirigida por Benicio del Toro. Lo asesoró en el tema de los
    travestis y el transformismo, maquilló a las actrices y a los travestis,
    y tuvo una escena en la que aparece junto a Daisy Granados. En 2012,
    trabajó en Tres hermanos, de un director francés cuyo nombre “…no
    recuerdo. Ahí me llamo Fidelia y soy una diva”.

    Ante la pregunta de mujer o travesti, Kirian responde “no se sabe”.

    En la Bienal del 2009, fue un pincel humano en el performance Rosado
    Bravo, de la pintora venezolana Argelia Bravo, en el Teatro Bertolt
    Brecht. “Éramos dos travestis: yo vestida de Oshún y la otra de Yemayá;
    nos pintábamos el cuerpo de rosado y bailábamos con música en vivo de un
    grupo de mujeres que tocaban tambores. Después nos denudábamos y nos
    quedábamos con los senos y el pene afuera. Alguna gente se fue, pero
    muchos aplaudieron. Al final, ella plasmaba nuestros cuerpos desnudos
    sobre un lienzo en blanco”.

    Ese año se convirtió en el primer travesti en firmar un contrato con la
    televisión cubana. “Algunos actores habían hecho transformismo en
    televisión, pero siempre de forma humorística. Trabajé con Roly Peña, en
    un capítulo del policiaco Patrulla 444, titulado ‘El sospechoso’.
    Interpreté a un travesti que ha sido timado por alguien que resulta ser
    sospechoso en un asesinato”.

    “El personaje tenía algo de negativo; en un escena los policías lo
    tienen agarrado y muerde a uno… Luego se menciona la posibilidad de
    haber adquirido una infección de transmisión sexual por la mordida del
    travesti”.

    Aunque ese detalle del guión resulta algo transfóbico, Kirian afirma que
    se hizo “un trabajo espectacular con los asesores de la PNR”, y la
    presentaron como “la actriz… Fue todo muy respetuoso”.

    ¿Y nosotros dónde estábamos?

    En 2013, llegó Vestido de novia, su último trabajo en el cine… por el
    momento. Se interpretó a sí misma 20 años antes. “Fue revivir todos esos
    momentos e historias reales. Contarle a Marilyn (Solaya) lo que pasaba”.

    “La película significó mucho para mí. Hubo personas que me abrazaron al
    final. Una madre me agradeció porque su hijo había sido víctima de la
    homofobia; creía que eso lo había llevado a infestarse de sida y morir.
    Mis vecinos se encontraban conmigo en la calle y me preguntaban si todo
    lo que aparecía en la película había sido verdad. Cuando les contestaba
    que sí, preguntaban: ‘¿Y nosotros dónde estábamos?’”.

    “He tenido la suerte de que dos de los filmes en los que he trabajado
    han sido premio del público en el Festival del Nuevo Cine
    Latinoamericano: Los dioses rotos y Vestido de novia”.

    Como transformista, Kirian pertenece al proyecto Olimpo y es anfitriona
    de Reverse, único dirigido a mujeres lesbianas y bisexuales. Ha sido una
    de las primeras transformistas cubanas en trabajar para ese público.

    “En los medios, casi siempre se habla de la prevención para los hombres
    gays y bisexuales. No se habla de las mujeres. Tuve que buscar
    información para hacer promoción de salud entre ellas”.

    DDC: ¿Disfrutas trabajar para ellas?

    Tanto como trabajar para público masculino.

    DDC: ¿Alguna se ha fijado en ti?

    Muchas, y es espectacular. Me enamoran, me mandan cartas, me dan besos
    cuando canto. Me identifico mucho con ellas y ellas conmigo.

    DDC: Viviste una época de mucha represión a homosexuales y trans. Muchos
    dicen que ya no hay asedio policial, pero hay travestis que cuentan que
    sí los asedian.

    En los sitios de encuentro como Malecón y el Bim Bom, la Policía no se
    lleva a ningún travesti. El problema es que ellas están prostituyéndose
    o en una zona que es proclive a eso.

    DDC: En Cuba la prostitución no figura como delito en el Código Penal.

    Pero se asocia con drogas, corrupción de menores, robo…

    DDC: ¿Consumiste drogas cuando te prostituías?

    No, aunque el cliente quizás lo hacía. Otros necesitaban que los orinara
    para obtener placer sexual; algunos necesitaban usar una prenda
    femenina, había coprófagos; una vez, encontré un masoquista. Fue una
    experiencia fatal.

    DDC: Debe ser difícil salir de ese mundo, si una puede ganar 100 dólares
    en una noche, cuando aquí los salarios son de 20 al mes.

    Iba presa si seguía en la calle. Tengo amigas que aún están allí. Se han
    complicado dentro, o han salido y vuelto a caer. Gracias al CENESEX, vi
    que había otras cosas que hacer con mi vida.

    DDC: ¿Qué sueño te queda?

    Que se apruebe el matrimonio entre personas del mismo sexo. Conozco
    personas que llevan juntas 15 o 20 años; uno fallece y el otro no tiene
    derecho sobre la casa. Son personas que han trabajado para esta
    sociedad, ciudadanos honestos, incluso revolucionarios.

    DDC: Tu carné de identidad aún dice Jesús Irmino y te identifica como varón…

    Quisiera que se reconociera mi identidad, sin tener que cambiar mis
    genitales.

    DDC: Muchas personas homosexuales sienten que deben agradecer estos
    cambios a Mariela Castro.

    No solo a ella. También a todo un equipo de personas que trabajan en el
    CENESEX, la Dra. Ada Alfonso, la documentalista Lissete Vila. Creo que
    Mariela es una mujer espectacular, pero muchas personas han trabajado.

    DDC: Cuando entrevisté a Manuel… (Maridalia) dijo que las cosas han
    cambiado gracias a la Revolución. Lo encuentro contradictorio; fue
    dentro de la Revolución que los homosexuales fueron reprimidos.

    Por eso es una revolución erradicar los errores del pasado. Yo misma soy
    una revolución.

    Aunque las opiniones de Kirian sobre Mariela Castro y la Revolución
    cubana difieren de las de Wendy Iriepa, siguen siendo muy amigas. La
    política no se ha interpuesto entre ellas. “No estuve en su boda porque
    estaba fuera de La Habana, pero le regalé el vestido que usó”.

    Source: El travesti ‘mejor hecho’ de La Habana | Diario de Cuba –
    www.diariodecuba.com/cultura/1455210063_20157.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *