Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Cloaca cubana

    Cloaca cubana
    JOSÉ PRATS SARIOL | Miami | 16 Feb 2016 – 8:00 am.

    “Debajo de la nariz lo que tiene es una cloaca”, me dice Orlando de un
    primo recién llegado a Miami. Parece que el actual porciento de
    emigrantes maleducados, de vulgaridad y grosería vomitivas, es más alto
    que el de aquellos presos embarcados a la fuerza cuando Mariel, en 1980.
    Parece que se trata de una oleada víctima de un mayor deterioro
    espiritual, cultural, educacional.

    Con varias diferencias: ninguno cree que carece de la más elemental
    urbanidad, ninguno toma por malas palabras las más fuertes cochinadas.
    La naturalidad con que las usan indica la cotidianidad de su existencia;
    tan normales como tener maestros improvisados, oír una canción casi
    porno o sentarse en el contén a tomarse una botella de lo que aparezca.

    Hace unos días oí una discusión en Hialeah entre dos jóvenes acabados de
    llegar a la segunda ciudad cubana. Las cloacas son laboratorios suizos
    al lado de las exquisiteces que se regalaban. Confieso que algunas nunca
    las había oído; y mi vida no ha estado, precisamente, dentro de una
    probeta aséptica. Me daría pena repetirlas hasta en un congreso mundial
    de lexicógrafos especialistas en inmundicias verbales.

    Pero esa fetidez de palabras viene orlada de bellezas. Que exhiben con
    la misma naturalidad. Uno de ellos, al que un amigo le dio trabajo antes
    de recibir el Permiso, vanagloriaba sus testículos —con la otra palabra—
    porque le sacaba gasolina al tanque de un montacargas para rellenar el
    de su flamante transportation. Que el montacargas fuera del mismo amigo
    que le había echado una mano, nunca le pasó por la cabeza a este asere
    en camiseta negra sin mangas, jean lleno de zippers, gorra ladeada de
    los Marlins y una palabrita indecente que repetía cada diez.

    La lengua de albañal contaminó también el alma del sujeto. Era lógico.
    No se pueden cultivar esas flores y no poner una florería. Ni piensa en
    los sacrificios de sus familiares para sacarlo… En el mismo sentido
    vuelan sus protestas —también floridas— contra la indiferencia de muchos
    cubanos emigrados hacia los recién llegados. Egoísmo por egoísmo,
    desgraciadamente, bajo la milenaria máxima de “sálvese quien pueda”. Con
    un gracioso añadido de guapería de barrio —en Hialeah, Miami Springs, La
    Pequeña Habana y otras zonas— donde parece que al salir de Cuba les
    nacieron agallas, porque en el caldero castrista no tiraron ni un
    hollejo de naranja a la dictadura.

    La cloaca —porciento alarmante— también se abre para cuentos heroicos,
    donde el más aguerrido samurai es una paloma rabiche; que se narran
    —todavía me zumban los oídos— con tal profusión de penes —bajo su nombre
    chino— que invitan a una manifestación de jineteras.

    Lo mismo sucede cuando describen placeres y comodidades, donde uno se
    pregunta por qué salió de aquel paraíso… Aunque en este aspecto solo
    se trata de una charlatanería que se remonta a los chistes de Guillermo
    Álvarez Guedes sobre los que dejaron atrás mansiones que retan la
    imaginación de Julio Verne; los noveles agregan epítetos excrementales a
    que en su casa el inodoro descarga y siempre allí, en un clavo, está de
    guardia el periódico Granma, en pie de lucha; a que consiguen libras de
    jaboncitos de hotel para cambiar por anfetaminas y hacer el amor, aunque
    reducen el acto a un solo infinitivo, cuyas vocales estiran con gestos
    reguetoneros.

    Nunca me gustó —citan mal a Martí— lo del vino agrio pero nuestro. Mucho
    menos las cloacas pueden inspirar el menor chovinismo. Aunque sí lástima
    y caridad cristiana. Pero suelen ser caldo para hipocresías políticas y
    religiosas; lamentos televisivos con rápidas solicitudes de fondos
    federales…

    ¡Sí, ya sé: Bastante bien están llegando los cubanos de las ruinas! Lo
    mismo —con lógicos matices— se ha dicho de anteriores arribazones, como
    si el carácter cíclico del deterioro fuera una maldición eterna… Y es
    hasta increíble que la chusma aún sea minoría, lo que añade la hipótesis
    de que va a peor.

    El primo de Orlando —contextualizada la cloaca— no tiene la culpa, pero
    mis oídos tampoco. Ni mis ojos al verlo manotear, destapar la fosa como
    si fuera a regar un perfume.

    Source: Cloaca cubana | Diario de Cuba –
    www.diariodecuba.com/cuba/1455315270_20191.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *