Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Víctimas “colaterales” de la moda

    Víctimas “colaterales” de la moda
    Desde siempre, la moda ha ejercido un férreo dictamen, casi una tiranía,
    sobre los humanos de ambos sexos
    martes, noviembre 24, 2015 | Felix Bonné Carcasés

    LA HABANA, Cuba.- Desde siempre, la moda ha ejercido un férreo dictamen,
    casi una tiranía, sobre los humanos de ambos sexos. Pero el mayor rigor
    lo han padecido las féminas. En el caso de las cubanas, sucedió sobre
    todo en la etapa que el régimen totalitario imperante en nuestra patria,
    denominó de manera eufemística: “Período Especial”.

    En ese aciago tiempo, quizás el desafío en el atuendo que debieron
    afrontar nuestras cubanas del patio fue el cambio brusco en los
    pantalones largos de terminación estrecha, que ellas llamaban “corte de
    tubito”, al nuevo “look” diferente de forma total, que se denominó:
    “pata de elefante”. Nuestras damas afrontaron con calma el reto y
    resolvieron la situación de ensanchar “el tubito” intercalando en la
    parte inferior de la prenda de vestir un pedazo de tela.

    Quizás lo más difícil y en lo que brilló la imaginación del llamado sexo
    débil fue en el arte de resolver estar en la moda, a pesar de la escasez
    de telas disponibles en ese momento.

    Incluso, aquellas que aún vestían luto, debieron conformarse con ser
    menos rigurosas y hasta verse obligadas a prescindir del mismo, aunque
    hay que decir que hubo momentos que el ingenio “combinatorio y
    adaptativo” logró pasar con éxito tan dura prueba.

    La veleidosa moda impuso otros retos, como el cambio en el calzado de
    “plataformas” a los tacones altos llamados “puyas”, que afectó a las
    mujeres que debían “luchar la calle” y ganar el sustento con su cuerpo,
    por el tiempo que permanecían paradas. Aquí se les ha dado el nombre de
    ‘jineteras’, pero han sido denominadas de diferentes formas, en otras
    épocas, por ejemplo esta actividad cuando se desarrollaba en la Segunda
    Guerra Mundial, los opresores japoneses en China, para el “solaz” de sus
    soldados, la llamaban cínicamente “damas para el confort”.

    ¿Quién no recuerda los llamados topes?, que en el gracejo de las cubanas
    insulares se les nombró “baja y chupa”; y a las sayas cortas “abre y coge”.

    Desde hace un tiempo, a fin de realzar la belleza en el peinado de las
    damas, ha llegado la moda de los “implantes y extensiones”; pero el pelo
    natural, se ha convertido en noticias, por dar origen a actividades
    delictivas espeluznantes, como éstas, verídicas en lo absoluto, que paso
    a contarles.

    En Santiago de las Vegas vive una bella joven, madre soltera de una niña
    de 4 años. Ella se vanagloriaba de unas trenzas larguísimas que eran su
    orgullo. Hace unos días en plena mañana, en la tienda que está ubicada
    frente al parque de esta localidad, mientras estaba comprando junto a su
    niña, se le aproximaron dos mujeres; una entretenía a la niña con un
    lindo juguete, la otra le dijo en un susurro al oído: “Para que no le
    pase nada a la niña, estate tranquila y ve al parque que hay dos mujeres
    que quieren proponerte algo”.

    Las dos mujeres que la esperaban le enseñaron un bello pañuelo de
    cabeza, la amenazaron y le cortaron las trenzas, le dijeron que no
    avisara a la policía, pues sabían todo sobre ella; su nombre, dirección
    y hasta las actividades ocasionales a que se dedicaba. Con posterioridad
    le devolvieron la niña y desaparecieron.

    La muchacha estuvo unos días encerrada en su casa, pero finalmente hizo
    la denuncia en la Unidad de la Policía, se le pidió que ayudase a
    confeccionar un retrato hablado de las cuatro delincuentes, pero aún las
    maleantes no han sido capturadas.

    Otro caso, aunque no tan truculento como el anterior, fue el de una
    enfermera y una auxiliar del Hospital Psiquiátrico del municipio de
    Boyeros, conocido como “Mazorra”. Ellas con el pretexto de limpiar de
    piojos la cabeza de algunos pacientes ingresados y que tenían cabello
    abundante, se lo cortaban y luego lo vendían a peluqueras conocidas.

    Fueron descubiertas y expulsadas pero no las presentaron ante los
    tribunales, pues quizás la administración quiso evitar algún tipo de
    sanción por el evidente poco control en el Centro, algo bien conocido
    por la muerte de varios pacientes hace ya algunos años.

    Como se ve la moda puede tener aristas peligrosas.

    Source: Víctimas “colaterales” de la moda | Cubanet –
    www.cubanet.org/actualidad-destacados/victimas-colaterales-de-la-moda/

    Tags: ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *