Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Boletín de la música underground en Cuba 08-10-2015

    Boletín de la música underground en Cuba
    [08-10-2015 22:42:58]

    (www.miscelaneasdecuba.net).- Lea más abajo.
    1. K’Bolá arremete contra la censura (Parte II)
    2. 5 el 5: más que un concierto
    3. Repensando la música cubana desde el movimiento urbano
    4. Reflexiones provocadas por Collage
    5. Que no se apague la luz de PMU
    6. Otros artículos
    7. El termómetro
    8. Cartelera

    K’Bolá arremete contra la censura (Parte II)

    El proyecto independiente K’Bolá arremetió contra la censura de la mejor
    manera que sabe hacerlo. Cerramos un artículo anterior sobre el tema con
    la frase que nos decía su principal organizador “queremos que el
    proyecto sea una especie de vitrina que muestre todo el rap que se hace
    en Cuba”, y ya se ven los resultados de la meta que se han propuesto
    estos muchachos y muchachas. K’Bolá, ha logrado mostrar en la escena
    cienfueguera a artistas underground procedentes de diversas regiones,
    que tienen incluso, sus propios proyectos, y en esta segunda parte de
    nuestro reportaje queremos mostrar la opinión y quehacer de algunos de
    ellos.

    Miguel Yaser Castellanos Guerrero fue el artista de spoken word que se
    presentó esa noche del 15 de septiembre en el patio del Teatro Terry de
    Cienfuegos. Sobre sus intenciones y experiencias declaró a PMU: “El
    proyecto del que formo parte se llama Darse Cuenta. Hasta el momento
    solo lo integro yo y todo el que quiera colaborar conmigo. Me gusta la
    frase ‘darse cuenta’ porque define mucho. Las mejores cosas que me han
    sucedido en mi vida yo las podría definir como un darme cuenta de algo,
    de las cosas que me hacen escribir o pintar, ha sido a raíz de darme
    cuenta de algo esencial o fundamental.

    Entre mis referentes más importantes está Saul Williams que es un
    artista de spoken word que escuché en los primeros años del 2000 y me
    gustó mucho. Entonces, con la marcha de los años fui adaptando el hip
    hop a mis necesidades particulares, tomando un poco del trabajo de la
    poesía que tiene que ver con el hecho de decir más bien lo
    imprescindible. Ese concepto me pareció más concreto y sintético.

    Realmente me cuesta tiempo alcanzar la satisfacción con un texto, esto
    lleva mucho trabajo, cambiando palabras, frases, es prácticamente un
    trabajo de escultura, de pensamiento sincero, duro. Para poner sobre
    un background, tengo ahora pocos temas, unos cuatro, porque los que hice
    en el pasado ya no me identifican. Con paciencia y sin apurarme
    demasiado, quiero que el día que salga un disco sea lo más artístico y
    serio posible.

    Ahora mismo soy un bicho raro, no tengo apenas lugares donde
    presentarme, porque tengo temas con enfoque más social que algunos
    prefieren interpretar como agresiones al gobierno, cuando en realidad
    ese no es mi propósito sino que, en realidad lo que trato es de tomar
    conciencia o compartir una conciencia que encuentro. Lamentablemente
    estamos en un contexto en que todo se politiza al extremo, lo cual
    lastra muchísimo el arte que se alcanza a hacer en este país. Por eso he
    sentido el rechazo, velado por supuesto, de alguna gente.

    Estuve hace poco en la peña de Obsesión en Regla y ahora con Carlitos en
    K’Bolá. El proyecto que Carlos dirige me ha gustado mucho y lo que ha
    sucedido hoy aquí me ha parecido explosivo. Evidentemente hay un público
    para el arte alternativo. Sin embargo, los espacios para eso son muy
    escasos en toda Cuba”.

    Acerca de la colaboración entre músicos alternativos Yaser nos decía:
    “Yo creo que estamos obligados a colaborar. Vivimos en una sociedad
    bastante devastada por crisis económicas y el efecto que eso ha
    producido en la psiquis de las personas y en las relaciones humanas es
    tremendo. Ojalá que nos demos cuenta que esa es la única alternativa que
    nos queda, la única cosa posible es colaborar. Lo que hizo Rolo fue una
    importante colaboración y esa es la única posibilidad de tender puentes
    y poder llevar cosas a cabo. Cerraron la peña de K’Bolá, pero ahora
    mismo están aquí porque mucha gente los ayudó y defendió, y eso también
    es una forma de colaborar. Muchos proyectos que han logrado caminar en
    estas circunstancias tan difíciles lo han hecho precisamente gracias a
    las colaboraciones. Eso es muy bueno y natural porque los alternativos
    estamos discriminados y es necesaria la solidaridad entre nosotros mismos”.

    Un rato después nos acercamos a Psiloscybe, rapero santaclareño que
    además del suyo propio, integra un proyecto llamado K-Oz Crew, formado
    por la mayoría de los raperos de esa ciudad y que trajeron sus
    propuestas a la peña de K’Bolá. “Yo llegué a ese proyecto de Santa Clara
    prácticamente de último, ya estaba casi completo y me invitaron a mí a
    hacer el intro. Entonces yo accedí enseguida y con orgullo, porque hacer
    la introducción de un disco es para mí uno de los temas más importantes,
    es el que rápidamente capta la atención y es el que la gente escucha
    primero para después ver lo que sigue. El disco está compuesto además de
    mí, por Yoan, FranDeli, El Yoyo, NikAO, Chico Pro, y de invitados El
    Rasta y Tito Corona. Todos juntos conformamos K-Oz Crew, que viene
    siendo algo así como la tribu del caos.

    Me llamo Carlos pero me conocen como Psiloscybe, somos un proyecto
    cubano argentino, otro muchacho y yo que nos juntamos para hacer música
    alternativa. El nombre proviene de la denominación del hongo que nace
    del excremento de las vacas, primero por las experiencias psicodélicas y
    por otro lado, por la idea de que venimos de la nada y estamos tratando
    de nacer y abrir una puerta a algo.

    Prefiero los temas políticos, que como yo lo veo están escritos en
    triple sentido, dando pie a varias interpretaciones. Voy con mi idea,
    pero me gusta que la gente trate de pensar las suyas propias. A la hora
    de crear, la originalidad pura es muy complicada, uno se va nutriendo
    con diferentes autores, incluso de autores cuyos pensamientos políticos
    y situación no tiene nada que ver con la nuestra, pero sus posiciones me
    resultan interesantes porque defienden su patria, sus orígenes, sus
    raíces y no aceptan la injerencia”.

    K’Bolá ha permitido este rico intercambio y entre sus planes futuros
    está invitar a nuevos artistas cada vez. Sus logros en materia de
    revitalización de la escena underground cienfueguera son indiscutibles y
    el público que prefiere la música alternativa lo agradece sobremanera.
    Con el ritmo que han impuesto, no creo que la censura se sostenga por
    mucho tiempo más.

    5 el 5: más que un concierto

    Corrían los primeros instantes del día 5 de agosto cuando me acerqué a
    este grupo de artistas que se encontraban en pleno clímax de
    celebración. ¿El motivo? Recién culminaba el concierto del día anterior
    y apenas comenzaban los festejos por el quinto aniversario de su grupo
    Los Negros Zulus de La AKDmia, nombre con el que se dieron a conocer
    hace un lustro.

    El concierto bautizado como “5 el 5” tuvo lugar en el Café Colonial de
    la ciudad de Colón, en la provincia de Matanzas. Allí se dieron cita
    varios de los exponentes del movimiento de hip hop cubano actual, entre
    ellos Qco el Gancho, La Negra, El Analista, La Fina, Mano Armada, El
    Temba (Cuentas Claras), La TipiK, El RadiKl, El Monopolio, DJ Lino, y
    por supuesto, los homenajeados de la noche.

    Con un público enardecido que coreaba el tema “No Tengo”, Los Negros
    Zulus concluyeron su presentación de auto-homenaje. Para la historia
    quedaban atrás dos horas de buen rap donde cada uno de los artistas
    presentes deleitó a un público entusiasta y sediento de hip hop cubano,
    ya que seis meses habían pasado desde el último evento de hip hop en la
    ciudad matancera. Un inconveniente un tanto incomprensible, pues Colón
    siempre gozó en décadas pasadas del título de Ciudad de Rap. Por
    entonces, esta ciudad contaba con uno de los movimientos más fuertes
    de rap en el país y un festival que era capaz de movilizar a toda una
    provincia trayendo la gran complicidad de un fuerte intercambio entre
    público y artista.

    Esta inactividad dentro del movimiento tiene diversos motivos, como la
    falta de apoyo y promoción por parte de las instituciones culturales,
    los escasos espacios disponibles para presentarse y la desaparición de
    todos los eventos provinciales de este género, que causaron la deserción
    de los primeros raperos, ahora veteranos, e inclusive de los nuevos que
    se fueron sumando en estos años al movimiento.

    Precisamente en este angosto panorama surge La AKDmia, con el objetivo
    inicial de homenajear con su primera producción a estos grandes, pero
    casi desconocidos del hip hop cubano. Durante este tiempo, hemos visto
    crecer y abrirse camino a estos alocados y versátiles muchachos por el
    siempre difícil panorama underground de la Isla. Por su empeño, cada vez
    son más tomados en serio y ya constan en su aval con tres nominaciones a
    los premios Cuerda Viva, y la participación en casi todos los eventos de
    música alternativa cubanos. Igualmente, podemos verlos como “mochileros”
    en la Autopista Nacional, llevando su arte a las provincias orientales,
    haciendo de presentadores en su gustado show Zulu Online, de locutores
    en el programa Rima Rimando de la emisora provincial Radio 26, o de
    Maestros de Ceremonia (MC) en su Peña mensual en el local de la AHS de
    Matanzas.

    Por primera vez en nuestra provincia y a pesar del historial del
    movimiento en la misma, una agrupación de este género logra tales
    reconocimientos, pero lo que resulta aún más importante es que ellos se
    mantienen fieles a esta cultura. Este compromiso los ha llevado a
    colaborar con la agrupación Zero Plastika, de Italia, y a lograr una
    alta interacción con sus fans en su página de Facebook, donde
    actualmente cuentan con más de 900 seguidores. Por esto también, Los
    Negros Zulus pueden presumir que en casi un lustro han compartido
    escenario con casi todos los grandes del hip hop cubano, se han
    presentando en casi todas las provincias del país, y produjeron el
    primer álbum compilatorio de hip hop matancero: MHH-013.

    Así que el pasado 5 de agosto, más que bienvenido fue el
    concierto-homenaje por el quinto aniversario de Los Negros Zulus de La
    AKDmia, grupo que necesita un mayor respaldo promocional, aunque esto no
    ha impedido que estos raperos sigan sumando seguidores y continúen
    exitosamente su camino. Porque además de su arte, ellos estimulan,
    apoyan y promueven los nuevos talentos del rap matancero, y sin pausa
    pero sin prisa, se han ganado su espacio y el respeto de muchos
    entendidos de la música en el panorama cultural cubano. Y sobre todo,
    Los Negros Zulus han revivido en la provincia de Matanzas, el verdadero
    rap underground cubano.

    Ver fotos del evento

    Repensando la música cubana desde el movimiento urbano

    En un acto de sinceridad inocente y con el único objetivo de ubicar y
    darle un sentido al movimiento de música underground desde una realidad
    objetiva, me tomo el atrevimiento de exponer algunas consideraciones
    personales a propósito de la existencia de la música urbana en Cuba.

    En primer lugar, la propia complejidad de los procesos económicos,
    sociales, tecnológicos y culturales que caracterizan la cotidianidad
    cubana, exigen no entender por separado el movimiento underground y su
    ubicación dentro de la música urbana producida en Cuba. No es interés
    caer en investigaciones filosóficas, sino comprender los factores que
    determinan el comportamiento de un fenómeno que afecta a una
    considerable parte de la sociedad.

    En segundo lugar, es conveniente definir a la ciudad como un espacio
    social donde la producción se considera su mayor expresión material, la
    cual configura la distribución y consumo de productos y servicios
    musicales a partir del establecimiento de relaciones entre sujetos. En
    este sistema, la distribución sigue siendo el proceso limitante de la
    cadena de producción. Por ello, la ciudad es un hormigueo humano con
    historias grupales e identidades que caracterizan al movimiento
    underground, complejidad determinada por el desarrollo de simbolismos
    que no son aceptados por la institucionalidad, afectando el desarrollo
    de este grupo y desarticulando la fisonomía urbana en la Cuba actual.

    En tercer lugar, no es un secreto que la agudización del conflicto
    social en Cuba a fines de la década del 80 tuvo su impronta en el
    desarrollo de lo que hoy conocemos como movimiento musical underground
    cubano. Situación que provocó a nivel social y cultural un punto de
    inflexión de prácticas contradictorias, que provocaron el surgimiento de
    diferencias sociales visibles en el llamado Período Especial,
    transformándose la realidad circundante de forma generalizada.

    Cuando se analiza el término underground provoca el pavor de toda
    palabra no hispana. Todo el mundo piensa en lo clandestino, subterráneo,
    al margen de la ley, lo marginal. En mi humilde interpretación, no es
    más que la imposición del poder para segregar algo que provoca
    perturbación o molestia para el establishment desde una silla, sin
    analizar las causas que lo definen como movimiento.

    En Cuba, la rumba fue underground y hoy es patrimonio inmaterial de la
    nación al imponerse por su propio peso. En su momento, la trova fue
    underground hasta que fue entendida como una gran masa de jóvenes con
    algo que decir por los tiempos que corrían. El rock fue underground por
    su rebeldía, estética y comportamiento de un pequeño sector dentro de la
    juventud en una isla netamente caribeña. Por último, la cultura hip hop,
    con el rap como punta de lanza, derivada de las luchas por los derechos
    civiles y la pobreza de la comunidad negra de los Estados Unidos,
    constituyó un movimiento underground, encajando a la perfección en las
    masas populares de la juventud cubana.

    Caldo de cultivo para aquellos jóvenes con necesidades comunicacionales,
    encontraron en la cultura hip hop, un hálito para canalizar todas sus
    angustias, contradicciones, desesperanzas y sueños de una generación que
    nació con las bondades del campo socialista y sufrió las consecuencias
    de su caída. Estos jóvenes se convirtieron en acuarelistas sociales de
    su tiempo, abordaron y criticaron cada trastorno de la sociedad como el
    racismo, la diferencia de género, emigración, prostitución, entre otros
    males que han provocado diferencias de clases muy lejanas de eliminarse.

    Si nuestra política se sustenta en la inclusión: ¿Por qué no se han
    generado circuitos sólidos de producción cultural para que nuestros
    talentos de barrio se conviertan en guerrilleros de la industria
    cultural cubana? El asunto es, ¿incluir a quién, en dónde, para qué?
    ¿Qué política cultural se ha pensado más allá de estos circuitos
    clásicos de inclusión? No quiero desatar una querella contra el
    oficialismo, pero son preguntas que más de una persona se hace, sobre
    todo, aquellos cubanos y cubanas que sienten amor por la música que los
    representa.

    En este sentido, la binomio movimiento underground-institucionalidad
    está muy lejos de llegar a un acuerdo en el desarrollo de políticas
    culturales. Pareciera que existe una conspiración para que la banalidad
    se apodere de las calles.

    En la actualidad, con los profundos cambios tecnológicos en los procesos
    de producción y consumo, se han generado otras situaciones a favor del
    movimiento underground, desarrollando la autogestión muchas veces más
    efectiva que las grandes instituciones que tienen carácter legal y
    estructura compleja para desarrollarse. Existen varios ejemplos que
    representan los nuevos emprendedores en el ámbito de la música, trabajan
    desde una estructura pequeña, de forma independiente y sin
    reconocimiento legal, obteniendo resultados considerables. Uno de esos
    ejemplos es esta revista (PMU) que viene a llenar un vacío en cuanto
    información y documentación de los movimientos musicales underground se
    trata. Existen otros: La Marca, quienes trabajan con el arte del tatuaje
    y también constituye una pequeña guarida para músicos sin
    reconocimiento, apoyándolos con conciertos y la construcción de
    carátulas de CD manufacturadas; y Guámpara Music, un colectivo de
    creación centrado en la producción de música urbana, entre tantos otros.

    Uno de los grandes aportes de la música underground a la música cubana,
    está en su fusión con todo el universo simbólico urbano y con elementos
    sonoros cubanos. Más allá de la ciudad como estructura material y
    realidad objetiva de un movimiento que ha dejado su impronta, capaz de
    ofrecer sentidos prácticos a la sociedad cubana, distribuir valores
    simbólicos e influenciar sobre las estructuras sociales, constituye el
    surgimiento de nuevas y complejas corrientes de pensamiento, nuevas
    formas de expresión y comunicación con el uso de la Red Offline e
    Internet, para revolucionar sus vías y contar episodios barriales,
    montados sobre “beats”.

    Reflexiones provocadas por Collage

    En el pasado mes de agosto, la peña EndoJazz, que tiene como anfitriones
    a los muchachos y muchachas del grupo Collage, cumplió su primer año de
    vida. El espacio se ha mantenido desde el 2014 en la preferencia de un
    público cienfueguero que busca expresiones nuevas, diferentes y
    alternativas de la música cubana.

    Los primeros lunes de cada mes, el joven proyecto integrado por
    talentosos músicos trae una nueva propuesta. Por eso el pasado 7 de
    septiembre, PMU se acercó a la calle sur del Parque Martí de la ciudad
    de Cienfuegos, para actualizar las miras de Collage en este segundo año
    de existencia que apenas comienza. Allí como siempre, encontramos muchos
    amigos, porque uno de los logros que ha tenido la agrupación es mantener
    un público fiel y conocedor del género que hacen. Ellos continúan
    haciendo su propia promoción y han incorporado un productor musical que
    está enrumbando el trabajo hacia algo más auténtico y más cubano. Acerca
    de este y otros temas estuvimos conversando con nuestra estimada y
    talentosa Diana Rodríguez, cantante, flautista y directora de Collage.

    PMU: Hola Diana, he visto ya la nueva adquisición del grupo, Ariel Perna
    Mencía. Una cara conocida, que ahora mismo está también en otros
    proyectos como K’achá, Kafé Mezclao, y que estuvo algún tiempo en
    Akupunktura. ¿Por qué Ariel para tu agrupación?

    Diana: Ariel está asumiendo ahora mismo dos roles en el grupo. Es
    nuestro bajista y productor musical. Ya habíamos trabajado anteriormente
    juntos en el proyecto audiovisual K’achá que él dirige y funcionó muy
    bien. Nuestro grupo necesitaba ya una producción, contar con alguien que
    nos ayudara a dar a conocer más nuestra música, y fue entonces que me
    acerqué a él y enseguida aceptó. Ariel también es muy buen bajista.
    Tiene unas condiciones técnicas excepcionales y ya hicimos con él la
    primera producción. Fue en el concierto por el primer año y todos
    quedaron muy contentos con el resultado, tanto los músicos como el público.

    PMU: ¿Me estás hablando entonces de la primera producción discográfica
    de Collage?.

    Diana: Exactamente. Hicimos un CD en vivo y un DVD. Ahora estamos
    inmersos en los últimos toques. Todavía no le hemos puesto ni siquiera
    nombre, estamos escuchando propuestas y pensando.

    PMU: Veía el cartel a la entrada del local que anunciaba una noche
    de latin jazz y durante el concierto, aunque escuché algunos estándares,
    noté una presencia mucho más fuerte de esa vertiente del género. ¿Estoy
    en lo cierto? ¿Es ese el nuevo camino?.

    Diana: Estamos ahora mismo dándole un giro a nuestra música. Con los
    estándares nos iba muy bien, pero el público también presiona para que
    hagamos otras cosas. Hemos dado entonces una, digamos, nueva estética a
    nuestra propuesta. Hacemos más latin jazz que en nuestros inicios, pero
    también hacemos otras cosas como funky, timba, y otros géneros propios
    de Latinoamérica. Como dice nuestro nombre, somos Collage y queremos
    hacer y mezclar varios géneros. Estamos ahora mismo en una faceta de
    renovación, tratando de balancear nuestros intereses como músicos y
    también los del público que se nos acerca.

    PMU: Después de un año de existencia de Collage y del establecimiento de
    un espacio en el que los amantes del jazz pueden disfrutar el género,
    imagino que habrán aparecido otras agrupaciones o músicos interesados en
    trabajar el género. ¿Ha sido así?.

    Diana: Realmente al inicio se produjo un gran alboroto, pero ese interés
    ha menguado y todavía Collage es la única agrupación de la ciudad que
    hace jazz. Creo que eso se debe en gran medida a que la mayoría de los
    músicos de la provincia se están dedicando a hacer géneros mucho más
    comerciales y que como se dice, están de moda. La invasión de esa música
    comercial ha tomado indiscutiblemente a Cienfuegos. Nosotros por nuestra
    parte, queremos llegar al público haciendo jazz y no otro género.

    Detrás de las últimas palabras de Diana advertí no solo el deseo, sino
    la necesidad de lograr intercambios y retroalimentaciones con otros
    músicos jazzistas o alternativos. Enseguida pensé en el famoso Festival
    de Música Alternativa que desde hace algunos años se realiza en
    Cienfuegos con una periodicidad anual y que agrupa a una serie de
    músicos nacionales que hacen este y otros tipos de música. El evento ha
    contado desde que se inició con el apoyo de la radio y la televisión
    nacional y regional, que desarrollan interminables y repetitivas
    campañas publicitarias desde el momento en que se está preparando hasta
    que se recogen las últimas tarimas. Sin embargo, volviendo a plantar mis
    pies en la tierra, y consciente de la cruda realidad, me invadieron las
    mismas insatisfacciones y las mismas preguntas de cada año. ¿Es ese en
    realidad un evento de música alternativa? ¿Por qué si se realiza en
    Cienfuegos, los únicos que reciben promoción son los artistas habaneros?
    ¿Cómo es posible que al evento no se inviten músicos cienfuegueros
    independientes que hacen este tipo de música? Y la peor de todas,
    ¿tienen sus organizadores estas mismas preocupaciones?.

    Supuestamente la razón de ser de un festival de música es precisamente
    crear las condiciones y el espacio en el que los músicos compartan
    experiencias y dinamicen la escena musical, mientras la televisión
    provincial sería la plataforma fundamental donde los músicos del patio
    lanzaran sus nuevas ideas y logros. Entonces, sucede lo contrario,
    nuestros muchachos de Collage apenas tienen promoción, a no ser la que
    ellos mismos gestionan. Para conocer sus nuevas maneras de hacer y
    entregar música es preciso que PMU llegue hasta su rincón de EndoJazz y
    solo así nos enteramos de la preparación de su primer CD y un DVD,
    producidos de manera independiente.

    Entonces, se generan en cualquier espectador inteligente otras dos
    interrogantes, ¿qué le ha aportado a los músicos cienfuegueros el hecho
    de que se realice anualmente un festival de música alternativa en la
    ciudad? ¿Les interesa realmente a los organizadores de la cita lo que
    sucede con los verdaderos creadores de música alternativa, entre ellos
    Collage? Hasta ahora, parece que la respuesta en ambos casos es negativa.

    Que no se apague la luz de PMU

    Desde muy niño, el amor a la música lo ha llevado latente. Su mayor
    inspiración siempre han sido Los Aldeanos, aunque no deja de repetir que
    a pesar de admirarlos, como compositor que es actualmente, le haría
    muchas variaciones a sus letras en aras de llegar a mucho más público y
    que la importancia de los mensajes se oigan de una forma mas armónica.

    Su nombre es Lisandro Padrón y aunque su carrera oficial no tuvo que ver
    para nada con la música sino con la informática, no hay una semana que
    no saque al aire una nueva composición o ayude a sus amigos del lejano
    barrio Managua, a subir canciones a redes sociales, o traerles noticias
    del ámbito internacional, ya que su trabajo permite que tenga una
    conexión a Internet con mucho más ancho de banda de lo que tiene un
    cubano corriente. “Mi posibilidad de tener un Internet más decente que
    la mayoría de mis amistades, provoca que los pueda ayudar mucho a darle
    publicidad a sus proyectos, a buscarle información de lo que los
    artistas internacionales están haciendo en estos momentos, incluso, de
    los mismos cubanos que muchas veces no sabemos o no tenemos noticias de
    su trabajo”.

    Más adelante, nos cuenta de su música. “Soy rapero de pura cepa, también
    toco la tumbadora y por un tiempo me dio por tocar guitarra. Pero a la
    larga me di cuenta que mi función como artista en sí, no tenía camino.
    Primero, porque no tengo el súper talento ni el dinero que hay que tener
    para triunfar, y segundo, el tiempo para hacerlo, pues para llegar lejos
    hay que dedicarle todo, preferiblemente dejando de hacer otras funciones
    que para mi vida eran imprescindibles. Entonces, me di cuenta que mi
    función radicaba más bien en escribir, en hacer ‘guiones’ por llamarlo
    de alguna manera, para que los que me rodeaban en ese momento pudieran
    salir adelante”.

    ¿Pero cómo se dio cuenta este joven compositor que su talento estaba en
    escribir y no cantar? “Eso fue complicado. Al principio no lo quería
    aceptar. Me gustan mucho los escenarios, cantar para un público, saber
    que soy reconocido, pero nada, mi primo me convenció que podía ser mucho
    más útil para todos sin en vez de salir a cantar, tratara de escribir
    para aquellos que sus letras tenían mala calidad, que me iba a ir mucho
    mejor y además, me iba a ahorrar mucho tiempo en mi vida para otras
    cosas necesarias en mí como mi carrera de informático en la CUJAE. Así
    que nada, opté por empezarlo a ayudar a él mismo con su grupo y de
    momento, sin yo mismo notarlo, todos los días aparecía alguien que
    quería que yo le escribiera sus canciones. La verdad, no sabía como
    reaccionar, fue un cambio drástico en mi vida”.

    Sobre el tema económico que puede reportar este trabajo para sí mismo,
    nos comentó. “Eso es relativo. Quiero empezar por decir que lo hago
    porque me gusta y me siento bien cuando mis canciones son cantadas por
    otros y dicen mi nombre al final del concierto a modo de agradecimiento.
    Pero bueno, siempre hay un desconocido que toca la puerta de mi casa a
    las 12 de la noche y quiere un tema para el otro día, a ese le tengo que
    cobrar aunque sea un precio mínimo, sino acaban conmigo. (Se ríe) Eso
    sí, a mis amigos del barrio de toda la vida no les cobro un centavo, ni
    tampoco a los que llevan tiempo conmigo trabajando. Creo que soy un poco
    sentimental por ese lado, lo más que hago es decirles que compren
    algunas cervezas o una botellita de algo para celebrar todos juntos,
    aunque no haya una justificación clara para hacerlo”.

    Todos los días salen nuevos talentos a cantar y Lisandro es uno de los
    exponentes claros que ayudan a estos muchachos a salir adelante, pero
    ¿cree este joven compositor que las letras actuales de los músicos
    conocidos o desconocidos van por buen camino? “¿La verdad?, van por
    pésimo camino a modo general. Casi todo es: ‘Mami, bájate el blúmer que
    llegó Papi’, o raperos que quieren decir tantas cosas que no dicen nada,
    o que lo dicen con una agresividad que lo que hacen es marcarse con una
    cruz la cual le va a pesar el resto de su carrera. Según mi punto de
    vista, lo primero en una canción decente es el ritmo de la misma. Uno
    como compositor debe escuchar la melodía y a partir de ahí, decidir si
    es factible sacarle una letra o no. Aquí vienen muchos jovencitos con
    ritmitos hechos en computadora que yo los he virado para atrás y les he
    dicho que si no vienen con algo decente, yo no les saco una palabra.
    Entonces, después que hallas un ritmo, mentalizas qué puede o no decir
    esa canción, es decir, la idea esencial. En mi caso, se la propones al
    artista y si le interesa y llegas a un acuerdo con él, empieza el
    trabajo. Pero ese proceso a veces puede durar una semana o más, si
    quieres algo realmente con calidad. Y ahí precisamente está el fallo de
    muchos compositores, que con tal de coger más y más trabajo, quieren
    hacer tres o cuatro composiciones en un día, lo que provoca que las
    canciones cubanas tengan letras tan degradadas”.

    Lisandro no quería culminar la entrevista sin antes agradecer al
    proyecto PMU por su labor con estos jóvenes cubanos que no cesan en sus
    ansias de salir adelante en la música. “Simplemente, quería dar las
    gracias, no por mí, yo realmente no necesito promoción, solo quería
    plasmar mis opiniones. Lo digo más bien por ellos, por los que no tienen
    un espacio, una salida. Creo que este proyecto les va a hacer ver la luz
    de alguna forma. Para serte sincero, no sabía que tenía tanta fuerza, yo
    lo conocía solo de referencia, pues había visto varias personas con las
    camisetas por las calles, pero ahora que entro a su Web, veo los eventos
    que se hacen, los artículos… la verdad, he quedado impresionado. Solo
    espero que no sea un proyecto a corto ni a mediado plazo, pues esto
    daría al traste que la luz se apagara para muchos que la necesitan para
    encontrar su camino”.

    Otros artículos:

    • Oigan sus sentidos, ahí está la clave
    • ¿Generación perdida?
    • Sin magia, Los Hechiceros se pegan…
    • Carpe Diem: jóvenes músicos que saben “aprovechar su día”
    • Contra viento y marea

    El termómetro

    Cancerbero

    Demons Have Come

    Cancerbero es una banda con base de operaciones en Jatibonico, provincia
    de Sancti Spíritus. Su música es una amalgama de sonidos extremos, pero
    los más reconocibles son el death metal y elthrash metal. En el ámbito
    internacional hay quienes denominan la fusión de estos géneros
    comodeathrash. Demons Have Come es un disco independiente que lleva
    algún tiempo circulando de mano en mano, pero que no ha recibido la
    atención necesaria, razón por la cual decidí reseñarlo.

    Resulta llamativo a primera instancia el nombre, y es que Cancerbero en
    la mitología griega es un monstruo con apariencia de perro de tres
    cabezas y cola de serpiente que custodia la Puerta del Hades (inframundo
    o averno). Siempre está vigilante y no permite que salgan los muertos o
    entren los vivos. Por la vileza que propone está música, bien nos
    permite imaginarnos frente a frente con esta colosal criatura que solo
    acata órdenes de su vil amo.

    Los artífices de esta propuesta fueron el líder y guitarrista Yosbel
    Martínez Narvaez, el bajista Adilis García Veitía y el vocalista
    Iskander Díaz Morales. Este trio demostró poseer talento para hacer una
    música brutal que irremediablemente te seduce a desatar un agitado mosh
    pit. Nadie espere interludios melosos, se trata de un verdadero tornado
    sonoro conquistándolo todo a su paso.

    Destacar que Demons Have Come es una producción con sonido favorable,
    atribuido más a la sinergia que desarrollaron los músicos, que a los
    procesos de grabación, mezcla y masterización. Ellos todo el tiempo
    supieron lo que querían conseguir y solo los desvió un poco las
    difíciles condiciones técnicas con que lidiaron. Siempre hago hincapié
    en este aspecto, ya que resulta extremadamente difícil obtener un sonido
    ciclópeo y a la vez cristalino fuera de un estudio profesional. Quien se
    acerque siquiera un ápice a los estándares en un estudio casero, merece
    mucho más que aplausos, porque está haciendo magia, sin lugar a dudas.

    La portada a mi juicio trasmite de qué van las cosas, pero no encanta.
    Me hubiese gustado un diseño donde apareciera Cancerbero a tamaño
    completo y exhibiendo sus fauces. También podían haber apelado a fuertes
    contrastes de color, sobre todo entre el blanco y el negro. Volviendo a
    lo plasmado, quiero señalar que al centro aparece la mortífera mirada
    del can como acechando en la penumbra para tomarnos desprevenidos.

    Ahora voy con la descripción de los temas, que son siete en total.
    Comienza “Madness” con undeathrash ultra veloz y profusas voces
    guturales. Puro odio está contenido aquí. Luego “Damned to Suffer” nos
    cercena el alma con los mismos ingredientes, pero luce más trabajada, o
    sea, con matices creativos. Los riffs son afiladísimos y las voces
    apabullantes.

    “Dreams of Devastation” tiene una apertura enigmática similar a un
    intro, luego parece emular por unos instantes el sonido doomy dark
    metal del disco Worship Him, de Samael. Después, estalla en cólera,
    alternando partes veloces con lentas. Prosigue el tema homónimo “Demons
    Have Come”, que a primera instancia parece muy lineal, pero a modo de
    grata sorpresa nos sorprende con un fugaz solo de guitarra. Acto seguido
    ralentiza, pero un riff enigmático nos seduce al punto que podemos caer
    en manos de los demonios. No por gusto fue escogido para dar nombre al
    disco.

    Luego, “Redemption” inicia machacón a más no poder, un tema realmente
    visceral. Las voces son extremadamente guturales, tanto que podemos
    creer que no canta un ser humano, sino un ente demoniaco en busca de la
    absolución de sus pecados para abrazar nuevamente la gracia del
    todopoderoso. Le sigue “Dirty Crime” haciendo alusión a su título, la
    música es cruda e iracunda, a excepción de unos breves pasajes pausados.
    Cerca del final denota experimentación, pero retorna a la usanza. Para
    finalizar irrumpe “Corpses Pronounce my Name” con un tratamiento similar
    al del tema anterior.

    Reitero, se trata de metal con esteroides, apto solo para los amantes de
    la música más austera que se cosecha en toda la isla. Aunque describí
    los temas, les recomendaré “Damned to Suffer” y “Demons Have Come”.

    Temas:
    1. Madness
    2. Damned to Suffer
    3. Dreams of Devastation
    4. Demons Have Come
    5. Redemption
    6. Dirty Crime
    7. Corpses Pronounce my Name

    Cartelera

    08 de octubre 2015: Concierto de Padrino y El Sicario, Peña de Rap con
    todos los hierros, en la Casa de la Cultura de Arroyo Arenas, La Lisa,
    La Habana, a las 8:00 p.m.

    10 de octubre 2015: Concierto del proyecto de música urbana Guámpara
    Music, en la Cancha de la UJC, cita en Peña Pobre y Ave. de las
    Misiones, Habana Vieja, La Habana, a las 5:00 p.m.

    13 de octubre 2015: Peña de los Negros Zulus de La AKDmia, en el Patio
    Colonial de la AHS de Matanzas, Callejón de la Sacristía, s/n, e/ Medio
    y Milanés, Matanzas, a las 8:30 p.m.

    13 de octubre 2015: Concierto Circulando el Cuadrado, con Rolo Rivera y
    la Fabrik Alternativa, en el Café Teatro Terry, Ave. 56 No. 2703 e/ 27 y
    29, Cienfuegos, Provincia de Cienfuegos, a las 9:30 p.m.

    14 de octubre 2015: Concierto acústico del Grupo Bouquet, en el Café
    Teatro Terry, Ave. 56 No. 2703 e/ 27 y 29, Cienfuegos, Provincia de
    Cienfuegos, a las 9:30 p.m.

    16 de octubre 2015: Concierto Macabro, con la banda de rock Obscuro, en
    la Casa del Joven Creador, calle Máximo Gómez No. 71 e/ Abraham Delgado
    y Narciso López, Ciego de Ávila, Provincia de Ciego de Ávila, a las 9:30
    p.m.

    17 de octubre 2015: Concierto de Liudmila Vega Vargas y New Alianza en
    la Peña de Mila, antiguo taller de reparación de motos del Equipo
    Nacional, Barrio La Concepción, La Lisa, La Habana, a las 9:00 p.m.

    29 de octubre 2015: Concierto de Franko’s en el Pepito’s Bar del Club
    Barbaram, Nuevo Vedado, Plaza, La Habana, a las 5:00 p.m.

    Palamúsica Underground (PMU) es una publicación empeñada en otorgarles
    espacio nacional e internacional a los creadores y artistas musicales
    del ambiente musical underground cubano. Publicamos artículos semanales,
    críticas de discos, noticias y fotos de conciertos, descargas y mucho
    más en nuestro sitio digital www.palamusicaunderground.com.

    Para mantenerte al día por nuestro servicio de correo electrónico sobre
    las últimas noticias de PMU, suscríbete a nuestro boletín
    electrónico aquí, o escríbenos a pmu@palamusicaunderground.com y pide
    que te agreguemos a nuestra lista de envío.

    Para mantenerte al día por SMS de los próximos conciertos underground,
    suscríbete a nuestras notificaciones de SMS aquí, o deja una llamada
    perdida al número 5-315-4326. Si en algún momento deseas salir de la
    lista, puedes hacerlo enviando un SMS al mismo número con la palabra SALIR.

    También tenemos un buzón de voz donde puedes escuchar de manera gratuita
    los próximos conciertos haciendo una llamada al número 5-380-5446.

    Si eres artista o fanático y deseas contribuir con PMU, tus noticias y
    artículos originales son bienvenidos. También nos interesan tus
    opiniones, comentarios y sugerencias. Solo escríbenos a través
    de www.palamusicaunderground.com, o a pmu@palamusicaunderground.com.

    ¡Ahora también estamos en el paquete semanal!

    Source: Boletín de la música underground en Cuba – Misceláneas de Cuba –
    www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/5616d5523a682e1464c03165#.Vhe39Hqqqko

    Tags: , , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *