Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Yumas en La Habana ¿ya vienen llegando?

    Yumas en La Habana: ¿ya vienen llegando?
    En lugar de una mejora después del restablecimiento de las relaciones,
    en la Avenida del Puerto todo se acabó
    miércoles, septiembre 23, 2015 | Víctor Manuel Domínguez

    LA HABANA, Cuba.- ¿Sirvió de alivio la visita papal para los
    menesterosos, buquenques, prostitutas, cuentapropistas, vendedores
    furtivos, paseantes, comensales y trabajadores de Habaguanex S.A que
    vieron como los cafés Isaman, La Bahía y Casa Blanca, fueron cerrados
    porque sus vertimientos contaminan el ecosistema marino del litoral en
    torno a la Avenida del Puerto de La Habana?

    ¿Será creíble que después de alrededor de 25 años enclavados de frente
    al Castillo de la Real Fuerza y de espaldas al Cristo de la bahía, el
    orine de los comensales y los residuos de los tres kioscos sean la causa
    verdadera del cierre de unos establecimientos que daban vida y recreo a
    la gente?

    Para la mayoría de los 34 trabajadores de Habaguanex S.A que laboraban
    ahí durante 12 horas, en días alternos, y por 295 pesos al mes en moneda
    nacional, esa no es la razón. Según especulan algunos, el cierre es
    motivado por la supuesta avalancha de cruceros cargados de turistas, que
    no deben mezclarse con todos los estratos de la sociedad cubana que
    proliferan en ese lugar.

    Cuando el río suena…

    Cuentan los trabajadores que, desde el anuncio del restablecimiento de
    las relaciones Cuba-USA el pasado 17 de diciembre, un chismorreo
    creciente comenzó a rondar las desvencijadas carpas de los kioscos, sus
    emergentes cocinas, y la escasez de insumos que ponían el servicio en
    estado de alarma.

    No obstante, los trabajadores siempre sacaron adelante, con recursos
    propios, un servicio de calidad. “Lo hacíamos todo. Desde remendar las
    carpas o pagar de nuestros bolsillos para que lo hicieran, hasta comprar
    vasos, platos y lo que hiciera falta a la hora de atender al público,
    expresó una ex mesera del lugar.

    Por su parte, un cocinero señaló: “Nos sacaban el quilo. Pero este lugar
    era tranquilo. Había personas de todo tipo, como en cualquier parte del
    país, y nunca hubo problemas. Cerraron los kioscos para alejar a la
    población de los turistas que vendrán. Otro apartheid. Sueñan con llenar
    la bahía de cruceros”.

    Asimismo, una cajera apuntó: “Nos han crucificado como regalo a la
    visita del Papa. El viacrucis de 34 familias comienza hoy, pues
    enviarnos para la casa con el 100 % del salario de septiembre, dicen que
    el 60 % en octubre, y después quién sabe hasta que nos reubiquen, es una
    medida inconstitucional”.

    Reunidos el pasado lunes con los funcionarios que decidieron cerrar los
    kioscos de la bahía, los trabajadores escucharon las razones torcidas,
    los argumentos prefabricados y las mentiras tronantes de quienes los
    condenaron al desempleo, después de más de dos décadas laborando en
    Habaguanex S.A.

    Ya vienen llegando

    Para las ‘trabajadoras sexuales’ (jineteras) es un duro golpe el cierre
    del lugar. Entre los tres kioscos se movían a diario decenas de
    extranjeros que tenían la posibilidad de ‘enganchar’. Sin presión
    policial, rondaban a sus presas con discreción, hasta lograr aunque
    fuera un pollo, una cerveza, o un ‘Cuba libre’.

    Yaneisis, una visitante habitual, quien se jacta de haber levantado
    “puntos” que la llevaron hasta La Maisson, El Pedregal y El Diablo Tun
    Tun, y le compraron ropas, blúmeres, zapatos, aceite y otros artículos
    de “primera necesidad”, tras este despelote del cierre, tendrán que
    cambiar de escenario.

    “Si hasta hoy sólo ligábamos tembas con ganas de descansar, o uno que
    otro joven parrandero que pagaba un cuarto donde matar jugada por cinco,
    diez dólares y para de contar, ahora el negocio se jodió. Al menos aquí.
    La lucha sigue porque hay que vivir. No importa si tengo que cogerlos al
    desembarcar”.

    Por su parte, las floristas, los arrendadores de autos viejos y los
    vendedores de discos, confituras, tabaco, ron y otros productos dicen
    que les cayó arriba una salación. En este lugar, sin apenas ganancias,
    hacían el diario que les daba para comer. Ahora tendrán que desandar la
    Habana Vieja como Eusebio Leal.

    El criterio general de los afectados es que la cosa va de mal en peor.
    En lugar de una mejora después del restablecimiento de las relaciones,
    en la Avenida del Puerto todo se acabó. Trabajadores, visitantes y el
    constante ajetreo del lugar quedó en el pasado. Según la mayoría, los
    yumas ¿ya vienen llegando?

    vicmadominguez55@gmail.com

    Source: Yumas en La Habana: ¿ya vienen llegando? | Cubanet –
    https://www.cubanet.org/destacados/yumas-en-la-habana-ya-vienen-llegando/

    Tags:

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *