Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Previenen a turistas del pillaje y el “gardeo” en Cuba

    Previenen a turistas del pillaje y el “gardeo” en Cuba
    Una pareja de cronistas de viajes en el sitio travelpulse.com les
    advierten de las trampas que pueden encontrar en sus paseos por la isla.
    Rolando Cartaya
    septiembre 01, 2015

    La publicación digital especializada en viajes Travel Pulse dice que en
    general viajar a Cuba es una experiencia extraordinaria, aunque hay un
    puñado de aspectos difíciles o frustrantes para los que el viajero debe
    estar preparado, varios de los cuales tienen que ver con la necesidad de
    los cubanos de complementar sus magros salarios.

    La doble moneda

    Según la pareja de experimentados cronistas de viaje que firma el
    artículo, Nick y Dariece, tener que bregar con dos tipos de moneda es
    frustrante y confuso. Se preguntan cómo se las arreglan los cubanos para
    hacerlo a diario, y recomiendan que, para superar esta molestia en Cuba,
    uno empiece a estudiar los dos tipos de billetes antes de viajar, y se
    entrene dividiendo entre 25. “Hay dos monedas, CUC (peso convertible) y
    CUP (peso moneda nacional). El CUC es lo que probablemente más va a
    utilizar durante su viaje, y está equiparado al dólar estadounidense,
    mientras que un CUP es el equivalente a 4 centavos de dólar ¿Parece
    confuso? Lo es”.

    Estafas de poca monta

    Los autores señalan que aunque no todos los cubanos están interesados en
    el dinero de los visitantes, en La Habana resulta obvia la presencia de
    jineteros y jineteras (no se refieren a la prostitución) que esperan
    sacarles unos dólares. Esto ?dicen? puede ser un poco frustrante para
    quien quiere conocer a la gente y conectarse con ella.

    Sobre todo en la capital, precisan, es mejor no hacer caso a quienes se
    le acerquen en la calle. “Estos timadores le llevarán a su restaurante
    favorito, le mostrarán “auténticos” puros Cohíba, o le ofrecerán una
    visita con guía, pero muy a menudo los productos y servicios que ofrecen
    estarán muy por debajo de lo que promocionan, y al final del día, usted
    puede terminar con mucho menos plata en el bolsillo y un poco amargado”.

    Y tampoco son sólo los jineteros los que tratarán de exprimirle unos
    cuantos pesos convertibles. “Si compra algún refrigerio o agua en las
    tiendas es probable que le cobren el doble o que no le den el vuelto
    correcto. En ese sentido una treta común es devolver pesos moneda
    nacional (CUP) en lugar de convertibles (CUC)”. Nick y Dariece señalan
    que la clave para seguir disfrutando del viaje sin dejarse irritar por
    las trampas es entender que la vida en Cuba es dura y que esta gente no
    le está cartereando, sino tratando de “rebuscarse” unos pesos más.

    Precios para turistas

    Aunque uno pudiera creer que la doble moneda de Cuba es un método para
    fijar los precios a los turistas, los cubanos también tienen que lidiar
    con esta frustrante y a menudo confusa realidad, señalan los autores.
    Generalmente, si usted paga 5 CUC por una comida en un restaurante, un
    ciudadano local también tiene que pagar el mismo precio.

    PeSin embargo, cuando se trata de tarifas controladas por el gobierno,
    como las que cobran en los museos, fortalezas y monumentos históricos,
    pronto encontrará que los precios que cobran al turista en Cuba pueden
    ser bastante más altos. Los vacacionistas pagan una cantidad en CUC,
    mientras que los lugareños pagan la misma cantidad… pero en CUP. Eso
    significa que para los visitantes extranjeros es 25 veces más caro.

    Hay que tener en cuenta ?advierten? que los salarios más altos en Cuba
    pagan alrededor de $25 dólares mensuales, por lo que resulta
    relativamente más asequible para los visitantes que para los cubanos ver
    los lugares de interés en la isla.

    Los peores tipos de precios para turistas son los no oficiales. Debe
    esperar que le cobren más por todo, “desde una botella de agua hasta una
    carrera de taxi, así que prepárese para regatear, tómelo a la ligera y
    diviértase: Todo forma parte de la experiencia (de viajar a Cuba)”.

    Vendedores callejeros de servicios

    Estos suelen diferenciarse un poco del jinetero promedio porque en
    realidad están proporcionando un servicio legítimo, como paseos a
    caballo, taxis, tours a pie, etc. “El problema es que en algunas
    ciudades (particularmente Trinidad y el casco histórico de La Habana)
    pueden ser tozudos. En cada esquina uno escucha ‘¿Taxi, moto,
    coco-taxi, paseo a caballo, tour a pie, guía?’ Lo mismo le interrumpen
    en medio de una conversación, como le abordan mientras está cenando para
    tratar de venderle sus servicios”.

    La única alternativa, según los cronistas de Travelpulse, es reservar a
    través de Infotur o de las oficinas de Cubatur, que son empresas estatales.

    Mal Servicio

    “En un restaurante cubano, no espere servicio rápido ni con una
    sonrisa”, advierten Nick y Dariece, aparentemente después de
    experimentar el trato en los restaurantes y cafeterías administrados por
    el Estado. “Después de un tiempito aquí uno puede empezar a creer que el
    concepto de la sonrisa en horas de trabajo no existe para los cubanos”.

    “Por supuesto, algunos sitios turísticos han logrado capacitar a su
    personal muy bien y usted puede encontrar algunos excelentes camareros
    en Cuba, pero en general recibirá un servicio brusco y a veces hasta
    grosero”. Y lo peor es que un cargo del 10 por ciento por el servicio
    suele ser añadido a la cuenta en los restaurantes frecuentados por
    extranjeros, “una propina que casi nunca es bien ganada”. Los autores
    señalan que esa mala reputación se puede comprobar en todo el sector de
    los servicios en Cuba donde las bienvenidas suelen ser frías en
    restaurantes, bares, cafeterías y hoteles estatales.

    Sin embargo, si se los trata bien, los camareros y bartenders cubanos
    ceden y pueden mostrar una afable sonrisa, como la de los cubanos
    comunes que son hospitalarios, amables y amistosos aunque, al parecer,
    no cuando están trabajando.

    Source: Previenen a turistas del pillaje y el “gardeo” en Cuba –
    http://www.martinoticias.com/content/cuba-turismo-inconvenientes/103391.html

    Tags: , , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *