Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    En La Habana subterránea nada detiene las carreras clandestinas

    En La Habana subterránea nada detiene las carreras clandestinas
    Ni las autopistas sin iluminación y repletas de baches ni el control
    policial frenan las competencias ilegales en Cuba, al contrario, añaden
    dosis extra de adrenalina
    LA HABANA.- IVÁN GARCÍA
    Especial

    Con una parte de los 1.200 pesos convertibles que ganó en una carrera de
    autos en la primera semana del otoño de 2014, Eduardo encargó un stock
    de piezas de primera calidad en Panamá a un proveedor particular.

    En una antigua carpintería transformada en un taller de reparaciones de
    autos, junto a un grupo de mecánicos, Eduardo pone a punto su Lada 2107
    para una carrera pactada el próximo fin de semana.

    En la puerta lateral del añejo auto ruso, una pegatina de colores
    brillantes dice: “No es lo mismo hablar del diablo que verlo venir”. El
    joven conductor es un apasionado a la velocidad y sus gestos imitan
    descaradamente al actor Vin Diesel, que encarnó el papel de Dominic
    Toretto en el filme estadounidense Rápido y furioso.

    Con sus botines de cuero, un vaquero gastado y unas gafas oscuras,
    Eduardo selecciona con sus amigos el tramo de la autopista nacional
    donde se efectuará la competencia.

    “Esta carrera es pan comido. El tipo es un lento, un bitongo hijo de
    papá, porque tiene un Audi de 2006 modificado cree que va a coger mango
    bajito conmigo. La carrera es de tres millas y la apuesta de dos ‘lucas’
    ‘[dos mil pesos convertibles]. Generalmente se cuadra con la ‘meta’
    [policía] para que cuide la zona. Se le da veinticinco o treinta
    chavitos [cuc] y nadie nos molesta”, explica Eduardo.

    Según Pavel, un tipo desgarbado que habla con una calma desesperante,
    las carreras ilegales de autos y motos se practican en La Habana desde
    mediados de los años 80.

    Expectación

    “La gente de la selección nacional de motocross solía pactar por la
    izquierda carreras de motos. No corría tanto dinero como ahora. El que
    perdía pagaba el combustible, la comida y la bebida. En los años 90, la
    expectación por las carreras fue en aumento. Existe un público numeroso
    que está al tanto de la cartelera y se da cita para observarlas. Casi
    siempre hay exhibiciones de conducción, parando el automóvil en dos
    ruedas o dando giros constantes. El plato fuerte es la velocidad. Corren
    entre tres y cinco autos, el ganador se lleva todo el dinero. También
    asisten jineteras y dos de ellas se cuelgan del brazo del vencedor. En
    una carrera mediocre se gana 150 ó 200 cuc Pero las de ‘grandes ligas’
    no bajan de 1.000”, señala Pavel.

    A mediados de 1990, al amparo de la noche, un grupo de fanáticos del
    vértigo se concentraba en un
    café de la Avenida 26, en el barrio habanero de Nuevo Vedado, para
    efectuar competencias de velocidad en plena vía urbana. “Las carreras
    llegaban hasta una cafetería en la Calle 12. Las apuestas fluctuaban de
    100 a 500 dólares, a veces más. Los asiduos eran hijos de ministros y
    generales intocables que residían en la zona. La policía se hacía la de
    la vista gorda”, recuerda Sergio, quien desde hace 18 años se dedica a
    promocionar carteles de carreras ilegales.

    Generan otros negocios

    Las carreras de autos y motos generan otros negocios,más o menos
    clandestinos, como la modernización o modificación de la mecánica del
    vehículo. “Las piezas se traen en contenedores desde Miami o Panamá.
    Cualquier pieza modificada que usted busque, una persona te la trae a la
    puerta de tu casa. Además de adrenalina, el negocio de las carreras
    mueve dinero y mujeres. Se tratan de evitar las broncas producidas por
    los que se pasan de tragos”, comenta Eduardo.

    Causas de accidentes

    El mal estado de las vías en Cuba, auténticas minas terrestres, es una
    de las causas de algunos accidentes provocados por las carreras de
    autos. En 2014, la Dirección Nacional de Tránsito reportó 1.294
    accidentes con 746 fallecidos y 8.831 lesionados, 59 defunciones y 595
    heridos más que en 2013. Sólo en el verano del año pasado, según
    estadísticas de la policía de tránsito, 3.977 conductores dieron
    positivo en pruebas de alcohol. A las desvencijadasautopistas y
    carreteras, se suma el deficiente estado técnico del parque vehicular en
    la isla.

    Como promedio, un auto tiene más de 30 años de explotación. Y muchos,
    como los legendarios autos norteamericanos, alcanzan los 70 años. Aunque
    solo la carrocería es antigua. El 80% tiene motores modernos de
    petróleo. Pero en La Habana subterránea, nada detiene a tipos como
    Eduardo, ni las autopistas sin iluminación y repletas de baches ni el
    control policial. Al contrario. Eso le añade una dosis extra de
    adrenalina a las carreras ilegales de autos

    Source: En La Habana subterránea nada detiene las carreras clandestinas
    :: Diario las Americas :: Cuba –
    http://www.diariolasamericas.com/4847_cuba/3070798_habana-subterranea-nada-detiene-carreras-clandestinas.html

    Tags:

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *