Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Cuidado con el turista

    Cuidado con el turista
    La policía puede detenerlo a usted por acoso al visitante y el juez
    condenarlo por peligrosidad social
    viernes, marzo 13, 2015 | Reinaldo Emilio Cosano Alén

    LA HABANA, Cuba — (Cuba Sindical) Un matrimonio de argentinos y un
    cubano conversaban despreocupadamente en el Parque Central de La Habana.
    Un policía se acercó, pidió al cubano mostrar el carnet de identidad.
    Comprobada la nacionalidad, lo detuvo e introdujo en el auto patrullero
    ante las miradas estupefactas de los porteños que no entendían la
    detención. Un transeúnte intentó consolarlos: “¡Los cubanos no podemos
    conversar con extranjeros en la calle!”

    Un español caminaba por Guanabo, playa al este de La Habana tomado, de
    la mano de su novia cubana. El auto patrullero se detuvo y obligó a la
    muchacha a montar. Había“recogida” de jineteras (prostitutas) y
    proxenetas. Los uniformados no atendieron el reclamo del turista, que
    pedía ser conducido con su pareja a la estación, adonde llegó al rato.

    El abogado independiente René López Benítez, residente en La Habana,
    explica sobre el tema:“El delito Acoso al turista queda comprendido en
    el Código Penal (Ley 62) dentro del acápite de Peligrosidad Social en la
    figura general Acoso a las personas. No hay pautas absolutas. La Ley
    interpreta cada caso, aunque nunca contra lo establecido por el Código.
    Señala en general qué hacer, e instruye en particular”.

    “La fiscalía y la policía confeccionan el expediente del presunto
    infractor para ser presentado al tribunal. Debe contemplar no menos de
    tres Cartas de Advertencia policial al presunto delincuente, además de
    una investigación sobre su conducta social, si trabaja o no trabaja,
    estando apto, su nivel de vida en correspondencia con sus entradas
    económicas, lugares públicos, centros de recreación visitados turistas
    por extranjeros, entre otros aspectos. Tratándose de consideraciones,
    siempre queda margen para la subjetividad, el error de apreciación, que
    deberá dilucidarse en el tribunal”.

    Salvador Valle Carbó, un mecánico automotriz de Campo Florido, Habana
    del Este, acompaña en ocasiones durante su trabajo a Camilo, un amigo
    taxista. Valle comenta: “Camilo tiene licencia de taxista. Estaciona su
    taxi, como otros, cerca de hoteles, bares (“El Floridita”),
    restaurantes, museos de la Habana Vieja, el Malecón, el Vedado, los
    lugares más concurridos por extranjeros, a la espera de clientes. Pero
    existe un absurdo: el taxista tiene que dirigirse al extranjero, o a
    cualquier otro ciudadano, para ofrecerle su servicio y propuestas de
    lugares a visitar y precios, pero esa breve conversación puede ser
    interpretada por el vigilante como Asedio al Turista. Si a éste le
    parece, multará, y hasta detendrá y acusará al chofer. Incluso está
    prohibido al taxista particular conducir a extranjeros fuera de la
    ciudad, digamos a Varadero, u otra playa turística. Solo está autorizado
    en carros estatales, o si el taxista es privado, el auto tendría que ser
    (norte)americano, antiguo, de los llamados Clásicos, de las décadas de
    1950 o anteriores, inscriptos en un registro estatal especial y llevar
    una pegatina identificativa en el parabrisas. Complicación para el
    botero (taxista particular) que realiza su trabajo en medio de tantas
    dificultades”.

    Juan Carlos González Leiva, abogado no oficialista, residente en Ciego
    de Ávila, dice: “El Asedio constituye un delito en cualquier parte, al
    traspasar normas sociales y jurídicas. Pero en Cuba a veces se
    distorsionan los términos, al perseguirse la prostitución y el
    proxenetismo, especialmente cuando un nacional se dirige a un
    extranjero. Una simple relación amistosa puede ser malinterpretada como
    delito”.

    De no rectificarse la mentalidad oficialista, una sencilla conversación
    entre un nacional y un extranjero en espacio público puede ocasionar un
    problema.

    ¿Qué pasará con el aumento de visitantes extranjeros?

    Source: Cuidado con el turista | Cubanet –
    http://www.cubanet.org/destacados/cuidado-con-el-turista/

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *