Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Me llaman ‘Beyonce’ y soy un travesti

    “Me llaman ‘Beyonce’ y soy un travesti”
    LA HABANA.- A los homosexuales que se prostituyen en La Habana no le
    gusta cómo Mariela Castro, hija de Raúl los manipula por pura
    conveniencia política
    (EFE)
    LA HABANA.- IVÁN GARCÍA / ESPECIAL DLA

    Incluso en las noches frías, cuando las calles oscuras de su
    barrio están desiertas, Yusnier sale de faena. Ahora mismo, intenta
    calentar el cuerpo con un café fuerte y amargo que en un
    tenderete portátil vende una anciana desaliñada.

    Luego, encogido por la frialdad nocturna, el travesti recorre la avenida
    de un extremo a otro. A ratos, le hace señas con la mano a los
    vehículos que pasan rozando los 80 kilómetros por hora le hace sus
    propuestas sexuales. “Voy al grano. 40 pesos por sexo

    oral y 100 por una completa. Siempre aclaro que soy travesti, no quiero
    líos. Es que cuando salen de fiestas o discotecas, pasados de tragos,
    me confunden con una mujer.

    Mis clientes me llaman Beyoncé, por mi parecido físico con la
    cantante”. La primera vez que supo que le gustaban los hombres fue en
    una “escuela al campo”. “Allí inicié mi vida homosexual. Mi primer novio
    fue un profesor.

    Mi padre era muy comunista y mi madre más machista que cualquier hombre.
    Estuve escondiendo mi homosexualida hasta los 20 años. Cuando les conté
    la verdad, mi padre hizo un silencio que amenazaba lo peor: un estallido
    de cólera o una golpiza con
    cinturón militar”.

    Salir del closet

    Los padres de Yunier ya eran ancianos y el viejo solo atinó a decirle
    que él y su madre se lo imaginaban, pues nunca le habían conocido una
    novia y suponían que el dinero con el cual mantenía lo ganaba haciendo
    “indecencias”.

    Y le dijo que a esas alturas de su vida, que con su culo hiciera lo que
    quisiera.

    “Fue un alivio. Ahora hay una tregua tensa entre nosotros. Ninguno de
    los dos me pregunta sobre mi vida privada. Les doy todo lo que
    necesitan, al final, no hay amor como el de los padres”.

    La homofobia

    Todavía en Cuba la homofobia provoca que una madrugada cualquiera,
    una pandilla juvenil golpee con saña a gays y travestis en la calle.
    “Cuando veo a tres o cuatro muchachosebrios que vienen hacía mí, me
    mando a correr.

    No solo te golpean, también te roban el dinero, el celular y te quitan
    la ropa y los zapatos. Algunos son sodomitas y te violan. Los mejores
    clientes son los que tienen fama de bravucones.

    Uno de ellos es un tipo peligroso, presidario habitual. Es muy celoso
    y a veces amenaza con matarme”.Después que supo su parecido con Beyoncé,
    Yusnier intenta imitar en su manera de vestir y ademanes a la diva
    estadounidense.

    “Me sé su vida completa. Tengo toda su colección de discos y videos.
    Cuando me enteré que estuvo en La Habana, fui al hotel Saratoga donde se
    alojó. Me vestí y peiné como la noche queBeyoncé ganó su primer Grammy.
    Había muchísima

    gente. Ella se asomó al balcón de su habitación y saludó. Aún conservo
    su imagen en mi móvil”.

    Abuso policial

    A este habanero que se prostituye en la ciudad donde nació, no le
    gusta cómo Mariela Castro, hija del gobernante Raúl Castro, manipula a
    los homosexuales por pura conveniencia política.

    “Los ‘pájaros’ más viejos me han contado lo que sufrieron debido al
    rigor y homofobia de los comunistas.Eso no se puede borrar de un plumazo.

    En esos grupos oficiales solo aceptan a quienes la mayoría de los gays
    en Cuba no están de acuerdo con el régimen comulgan con la
    revolución. Pero la mayoría de los que nos prostituimos estamos en
    desacuerdo

    con el Gobierno y deseosos de largarnos de Cuba”, señaló. A menudo, la
    policía les hace pasar un mal rato. “Saben que ejercemos
    la prostitución, algo ilegal

    Entonces nos amenazan y meten miedo. Groseramente nos cachean y nos
    conducen a la unidad para levantarnos un acta. Pero nunca llegamos a la
    unidad, nos obligan a tener relacionescon ellos en cualquier descampado.
    Los mayores‘bugarrones’de Cuba están enrolados en la policía”,asegura.

    El frío otoñal ha alejado a los clientes. “Hoy he tenido un día de
    perro. Me voy a la cama”, dice y se aleja. Mientras, en su celular
    escucha I Am… Sasha Fierce, de Beyoncé. No podía ser otr a forma.

    Source: “Me llaman ‘Beyonce’ y soy un travesti” :: Diario las Americas
    :: Cuba –
    http://www.diariolasamericas.com/4847_cuba/2831342_me-llaman-beyonce-y-soy-un-travesti.html

    Tags: , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *