Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    El fin de una historia

    El fin de una historia
    Los ganadores principales de esta maniobra son Barack Obama y Raúl
    Castro. Dos figuras que siempre han tenido un ojo puesto en la Historia
    Roberto Madrigal, Cincinati | 19/12/2014 2:45 pm

    Para ver más allá de la retórica, la grandilocuencia, las posturas y la
    gravedad de los gestos, en lo que respecta a la política y los
    políticos, hay que ponerse un lente de cinismo y otro de escepticismo.
    Como dice una de las definiciones de la política que puede encontrarse
    en el diccionario de la Real Academia Española: “Arte con que se conduce
    un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado”. En
    otras palabras, farsa y manipulación.
    El 17 de diciembre de 2014 culminó un largo proceso de más de un año,
    que en silencio tuvo que ser y en el cual estuvo involucrado hasta el
    Vaticano. El gobierno americano, presidido por su presidente electo
    Barack Obama, anunció, en trasmisión televisiva, simultáneamente con el
    dictador cubano Raúl Castro, que sus gobiernos habían decidido reanudar
    las relaciones diplomáticas a nivel de embajada, que se habían roto hace
    casi 54 años. No hay dudas que se trató de un momento histórico.
    Elucubrar, discutir, especular, ponderar y adivinar las razones que tuvo
    cada gobierno para finalmente dar este paso, llenaría volúmenes escritos
    con interminables discusiones. La política tiene muy poco de ética y se
    mide en ganadores y perdedores, y en la defensa de los intereses de cada
    nación. No debe olvidarse que los americanos (bueno, más bien Peirce y
    William James) inventaron el pragmatismo y los políticos estadounidenses
    siempre se han regido por ese principio filosófico.
    Los ganadores principales de esta maniobra son Obama y Raúl Castro. Dos
    figuras que siempre han tenido un ojo puesto en la Historia. Obama, con
    ser el primer presidente afroamericano de Estados Unidos y con su premio
    Nobel, ya lo tenía garantizado, pero siempre ha querido más. Ahora se
    convierte en el líder que acabó con el último lastre de la guerra fría.
    A los ojos futuros de la Historia abrió las puertas a una nueva visión
    política, rompiendo el inmovilismo que acarreaba una política longeva
    que apenas dio resultados y a la cual se oponían casi todos los
    gobiernos del mundo.
    Castro al fin ocupa un lugar en la Historia que siempre le negó su
    hermano mayor. Se convirtió en el dictador de turno que consiguió,
    gracias a su zorruna estrategia de cambios sin movimiento, ser
    legitimado por el gobierno de Estados Unidos sin ceder un milímetro en
    su línea política, manteniendo firme el carácter represivo y
    antidemocrático de su gobierno. Nueve presidentes americanos se lo
    negaron a su hermano. No en balde apareció ante las cámaras altanero y
    enfundado en su traje militar. No podía perder la oportunidad de mostrar
    ante el mundo su orgullo de anciano criminal. Mucho tuvo que esperar
    para alcanzar su momento.
    A pesar de que ahora comienza un proceso de tecnicismos y ajustes que
    traerá muchas sorpresas, para los americanos las ganancias, en un
    principio, están en la posibilidad de colocarse en posición ventajosa
    para cuando en 2018 se retire Castro del poder (como ha anunciado y si
    es que llega vivo a esa fecha), de ocurrir una pseudotransición, poder
    tomar control de renglones económicos y decisiones políticas que les
    beneficien y estar mejor armados para lidiar con otra posible migración
    masiva. Los bancos americanos se beneficiarán del uso de tarjetas de
    crédito que podrán hacer los visitantes americanos a Cuba. Algunos
    empresarios comenzarán sus cabildeos para futuras inversiones. Se
    fumarán más tabacos cubanos y se tomará más ron producido en la Isla.
    Habrá más espías mejor ubicados en la Isla y el gobierno tendrá una
    información más confiable de lo que allá sucede. Garantizan una
    presencia que hasta ahora les ha eludido.
    Castro asegura un aumento en el ingreso monetario que traerán esas
    visitas, por muy limitadas que sean, así como el incremento de las
    remesas de los exiliados. Este reconocimiento le asegura poder seguir
    usando a su antojo la represión contra cualquier expresión disidente.
    Ahora empuñará con más firmeza el hacha sobre las cabezas de los
    cubanos. Usará gran parte de los fondos para afirmar el futuro de sus
    familiares más cercanos y el de sus cúmbilas en el poder. De momento, el
    camino está despejado. Su ministerio favorito, el del Interior,
    recuperará un poco de su lustre, ya que tendrán que afilarse para
    vigilar a los nuevos visitantes. Por otra parte, acaba de perder su
    excepcionalidad, ahora se le tratará como a otro sátrapa más.
    El gran perdedor, como siempre, es el pueblo cubano, que no cuenta para
    nada en estas negociaciones. Algunos se ilusionarán pensando en grandes
    milagros que nunca llegarán. Muchos volverán a su nada cotidiana sin
    remedio. Quizá, dentro de no mucho, habrá más dólares circulando y una
    cierta minoría de los cubanos de a pie verán mejorar sus vidas un
    poquito, no mucho. Puede que los trasiegos entre las dos orillas traigan
    consigo un poco más de ropa y de alimentos, pero no mucho más. Se
    intensificará la desigualdad social. Pero nada de esto le importa al
    gobierno americano (no me refiero a Obama, sino a todos, a los once
    presidentes que han desfilado a lo largo de la continuidad del
    castrismo), y mucho menos al cubano.
    Otros perdedores, en un futuro mediato, serán las cadenas hoteleras
    europeas. A los Meliá, los Iberostar, los Barceló y tantos otros, les
    debe preocupar que más temprano que tarde puedan ser sustituidos por los
    Hilton, los Mariott, los Westin y otros conglomerados americanos. Los
    turistas canadienses, italianos, españoles y mexicanos puede que pierdan
    el favor de las jineteras, de los pingueros y de los menores edad de
    quienes abusan, quienes probablemente pondrán sus servicios a
    disposición de los americanos.
    No hay muchos más cambios de momento. El embargo continúa y la Ley de
    Ajuste sigue en pie por ahora, aunque el hecho de elevar la sección de
    intereses a nivel de embajada puede facilitar las deportaciones y las
    extradiciones entre ambos países. Las negociaciones que ambos gobiernos
    han llevado a cabo en secreto a lo largo de estos años, tendrán lugar
    ahora por canales más abiertos, más regulados y más transparentes.
    No menciono a los otros obvios ganadores, Alan Gross y el innombrado
    Rafael Sarraff Trujillo. Este último parece haber sido la verdadera
    razón del intercambio de prisioneros. Ni a los obvios perdedores, los
    tres espías restantes, que han salido muy rosaditos de su prisión
    americana y quienes tras posar como payasos en algunos mítines
    triunfalistas que se llevarán a cabo en las próximas semanas, pasarán,
    como se merecen, al olvido y a ser triturados por la maquinaria
    castrista a la cual sirvieron.
    No hay mucho más. El optimismo es para los ilusos y los delirantes que
    compran utopías. El pesimismo queda para los que han visto su tiempo
    pasar, los que se cobijaron en la inercia de una política que se volvió
    anacrónica e inútil. Las diferencias fundamentales entre ambos gobiernos
    se mantienen inalteradas.
    El 3 de enero de 1961 Cuba y Estados Unidos rompieron relaciones
    diplomáticas. Yo me encontraba en Miami con mis abuelos. Esa noche mis
    padres urgieron que se me regresara y el día cuatro salí para La Habana
    en un avión DC-4 de Pan American junto a otras cinco personas. Cuando
    aterricé vi una inmensa fila de gente esperando abordarlo a su regreso a
    Miami. Escuché que los 116 asientos disponibles habían sido vendidos. Me
    tomó diecinueve años y un asilo regresar. Esto es el fin de una historia
    que para mí comenzó muy mal y que no tiene un final feliz, a pesar de
    haber sido escrita a la sombra de Hollywood.

    Source: El fin de una historia – Artículos – Opinión – Cuba Encuentro –
    http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/el-fin-de-una-historia-321270

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *