Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Las aventuras de JR La cara oculta de Gary Glitter

    MÚSICA

    Las aventuras de JR La cara oculta de Gary Glitter
    El ‘rey del glam’ fue un pervertido la mayor parte de su vida. Sus
    víctimas: niñas de 14 años o incluso menos
    JULIÁN RUIZ Actualizado: 25/11/2014 03:14 horas

    Gary Glitter juró en hebreo cuando, una mañana del 17 de noviembre del
    año 1997, un sargento entró en su casa de Bristol, le arrestó y le
    confiscó un ordenador portátil Toshiba. Al decrépito, y en
    semi-bancarrota, ‘rey del glam’ se le había ocurrido llevar a reparar su
    ordenador, infectado de virus, al establecimiento de PC World en Cribbs
    Causeway, no muy lejos de Bristol. En el sitio de reparación, el técnico
    John Royce encontró fotos mórbidas, inenarrables y deplorables en los
    archivos del ordenador, fotos obtenidas desde el 3 de enero de 1997 al
    18 de noviembre del mismo año. Más de 4.000. Más de la mitad de ellas
    con chicas o casi niñas haciendo pornografía y algunas también de chicos
    muy pequeños. Otras fotos eran de orgías de niños y niñas jóvenes, de
    hasta nueve o diez personas.

    Gary Glitter fue a la cárcel, pero no por mucho tiempo. Incluso se había
    librado de una acusación con pruebas de una mujer de 34 años, casada y
    con hijos. La mujer presentó pruebas contra Paul Francis Gadd, el
    verdadero nombre de Gary Glitter, cuando tenía 14 años, con fotos de
    deplorables escenas sexuales. El nombre de la mujer sigue bajo secreto
    del sumario, aunque ahora sabemos que es el de Alison Brown.

    Cumplidos sólo cuatro meses en la cárcel, Glitter se encerró en el
    pequeño yate que todavía conservaba en Bristol. Le cambió de nombre y le
    dio la propiedad a un amigo. Así empezaba una larga travesía por el
    mundo que comenzó precisamente en España. Gary Glitter atracó en el
    puerto Sotogrande, donde van muchas estrellas del pop a ‘proteger’ su
    dinero en el paraíso fiscal que proporciona Gibraltar. Se estableció con
    toda impunidad ante las autoridades españolas, con su rebautizado yate,
    ahora llamado CrueltrickII. Una vez localizado por la policía inglesa
    que le seguía los pasos, se escondió en el puerto de Gibraltar. No por
    mucho tiempo, porque se sentía todavía perseguido. Huyó aterrorizado y
    se atrevió a cruzar el Atlántico hasta llegar a Cuba, una isla que bajo
    el régimen castrista no le iban a perseguir. Como es de suponer, no se
    conocen muchas fechorías de Glitter en La Habana y en su puerto deportivo.

    Su boda cubana

    Sí sabemos que un par de años más tarde se casaba con la cubana Yudenia
    Sosa Martínez, en la primavera del año 2001. Durante semanas y semanas,
    Gary Glitter se había recorrido todos los bares de prostitución en La
    Habana, en busca de las mejores chicas menores de edad. En uno de sus
    bares conoció a Yudenia, que tenía ya 21 años, según dice ella misma.
    Cuando Glitter se cansó de La Habana ya le había comprado a ‘su esposa’
    un piso justo en el mismo Malecón. Se gastó una fortuna. Más de 20 mil
    libras, que hace catorce años, e incluso ahora, sigue siendo una
    barbaridad en Cuba. Yudenia tuvo un hijo de aquellas relaciones al que
    le puso el nombre de Gary Jr.. Pero lo cierto es que el ‘amado padre’ no
    conoce todavía al pequeño que tiene 12 años.

    Glitter siguió su viaje por el mundo. Se sabe que estuvo en México,
    Sudáfrica, Zimbabwe, Colombia, Portugal, Brasil, Venezuela y Tailandia.
    Hasta que descubrió que en Camboya no tendría problemas con la
    extradición ni con la policía inglesa. Tampoco con la prostitución
    infantil. Se instaló en una maravillosa mansión en la provincia de
    Jandal, no muy lejos de la capital Panom Pen. Se ha escrito mucho sobre
    la posibilidad de que Glitter, con habilidad, estuviera pagando un suelo
    mensual al ministro de cultura camboyano, que vaya casualidad, vivía en
    otra mansión cercana y también amaba la pedofilia. Pero, al final, el
    ministro fue depuesto y ante el posible escándalo se le recomendó ‘al
    rey del glam’ que abandonara el país.

    La cárcel vietnamita

    Se refugió a finales del año 2003, en una casa cerca del mar, en Vung
    Tau, en Vietnam. En principio, su locura por el sexo se mantuvo en plan
    discreto, hasta que le dio por acudir a un bar llamado Labyrinth, al que
    acudían prostitutas y también turistas ingleses. Gary Glitter incluso
    llegó a cantar allí en varias ocasiones. Hasta que un británico con
    esposa vietnamita le reconoció y hubo una pelea. Glitter se asustó. Pero
    aunque no acudiera más, varios ‘paparazzi’ se enteraron donde estaba
    Gary Glitter y empezaron a hacerle fotos con chica jóvenes, algunas casi
    niñas. Una fotos saltaron a los tabloides británicos y el gobierno se
    asustó al ser representado como un gobierno corrupto que permitía la
    prostitución infantil. La policía turística de Vung Tau se aprovechó
    para acusarlo de haber abusado de dos chicas de diez y once años.
    Trataron de inculparle incluso de violación, un delito que estaba
    castigado con la pena de muerte en Tailandia. A partir de ese momento,
    no se sabe si incluso Glitter recibió el apoyo de algún mandatario,
    porque las acusaciones se quedaron en “abusos sexuales” tan sólo . Casi
    un año se tardó en que el tribunal publicara la sentencia. Una vez en la
    cárcel, tras varias de las apelaciones de sus abogados, Gary sólo pasó
    tres meses en prisión.

    El 19 de agosto del año 2008, Gary Glitter volvía a estar libre en la
    ciudad de Ho Chi Min , la vieja Saigón. No quería volver ni loco a
    Inglaterra. Pero cuando salió de la prisión de Thu Duc , la policía
    vietnamita le escoltó hasta el aeropuerto y le metió en un vuelo hacia
    Londres, vía Bangkok. Cuando llegó a la ciudad tailandesa adujo a la
    policía que tenía problemas cardíacos y una enfermedad grave en los
    oídos. La policía tailandesa le metió un día después en un vuelo hacia
    Hong Kong. Pero allí, los chinos tampoco le quisieron admitir, a pesar
    de que según él había sufrido un ataque al corazón en el mismo
    aeropuerto. Las autoridades le metieron en otro avión hacia Bangkok al
    día siguiente.

    Realmente , las autoridades tailandesas no sabían que hacer con el
    ‘pedófilo’ con fama en todo el mundo. Cuba, Camboya y las Filipinas ,
    los tres países donde había vivido más, se negaron a concederle asilo.
    Así que los vietnamitas le metieron en un avión directo a Londres.
    Glitter llegó el 22 de agosto del año 2008. Las autoridades inglesas ya
    le habían incluido en la lista de los más peligrosos criminales del
    Registro de Ofensas Sexuales.

    Las viejas relaciones sexuales

    A partir de aquellos momentos, la policía inglesa desarrolló una intensa
    y tardía lucha contra los pederastas. Que tuvo como objetivo hasta Pete
    Townshend de los Who, al descubrir la policía que el guitarrista tenía
    fotos de pornografía infantil. Nadie sabe como Townshend se libró de
    aquello. Pero el escándalo más sonado fue cuando se descubrió el el
    disco-jockey de la BBC, el famoso Jimmy Saville, durante años, durante
    sus dorados ‘Tops of the Pop’ había sido un depredador de jóvenes. Un
    pedófilo de manga ancha. Algo escabroso, pero eso se descubría un año
    después de que el presentador hubiera muerto. Vaya eficacia de Scotland
    Yard.

    En las investigaciones también aparecía Gary Glitter en aquellos
    ‘felices años setenta de pedofilia infantil’. Saville se había
    aprovechado de niñas de de 13 y 14 años, en su camerino de la BBC. Pero
    se descubrió que su compañero de fatigas, en muchos casos, era Gary
    Glitter. El ‘rey del glam’ también le había acompañado en aquellas
    ‘orgías infantiles’. El 28 de octubre, Gary Glitter fue arrestado una
    vez más. Le sacaron de la cárcel en el mes de diciembre, pero el 5 de
    junio de este año fue una vez más acusado de pedofilia, nada menos que
    con ocho cargos.

    Recientemente, el pasado 10 de noviembre, Glitter apareció de nuevo en
    la corte penal y negó todo de lo que se le acusaba. El juez dictaminó
    que definitivamente, Paul Gadd, alias Glitter, comparecería en juicio el
    próximo 12 de enero. Le espera la cárcel, pero esta vez, en Inglaterra.
    Aunque, ahora mismo, Gary Glitter vive como ‘un rey’ en Marylebone.
    Tiene 70 años y algunos problemas con el corazón, tan sólo en muchos
    eventos deportivos, su sensacional Rock and Roll del año 1972 todavía le
    da unas doscientos mil euros por derechos de autor, aunque el gran autor
    de la canción fuera el gran productor Mike Leander. Y al grupo difunto
    Oasis se le ocurrió utilizar recientemente su canción ‘Hello, Im back
    again’, con un ‘sampling’ y eso le ha hecho ganar en los tribunales casi
    dos millones de euros.

    Tras salir del infierno del sureste asiático y de la cárcel vietnamita,
    Gary Glitter, en el 2001, lanzó su último disco, titulado ‘On’. Pobre en
    ideas y en resultados. De su etapa vietnamita se desprende, según sus
    palabras, que era un fiel budista. Pero todo parecía una falaz defensa.
    En ‘Rock and roll’, Glitter chillaba: “Eres mi inspiración, eres el
    corazón de mi deseo, puse mi alma en el fuego y ahora voy a pasar mi
    vida… “. Parece una confesión.

    Source: La cara oculta de Gary Glitter | Cultura | EL MUNDO –

    Tags: , , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *