Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Prostitución, ¿delito o deleite?

    Prostitución, ¿delito o deleite?
    LUNES, 28 DE JULIO DE 2014 00:25 ESCRITO POR HILDEBRANDO CHAVIANO MONTES

    Cuba actualidad, El Vedado, La Habana, (PD) Una de las primeras tareas
    que se impuso la revolución cubana fue erradicar la prostitución,
    considerada una lacra del pasado republicano que no tenía ninguna
    justificación de existir en la sociedad más justa que se iba a
    construir. Las prostitutas serían a partir de ese momento, una fuerza
    más, integrada a la construcción de la nueva sociedad.

    Las mujeres dedicadas al oficio más antiguo fueron reubicadas como
    taxistas, obreras, oficinistas, trabajadoras del campo y costureras.
    Pero a pesar de los cambios impuestos, muchas siguieron dedicando sus
    tiempos libres a lo que mejor sabían hacer, mientras fueron atractivas
    para los hombres solteros, y los casados aburridos.

    Una cosa si fue de notar: esas mujeres eran respetadas o al menos
    toleradas por la sociedad antes de su repentina transformación en
    patriotas revolucionarias. Las veían algunos con pena, otros con
    lujuria, pero nadie las repudiaba, no eran perseguidas como delincuentes.

    Aún después del cambio, fueron aceptadas en sus nuevos roles y se
    convirtieron en federadas, cederistas y milicianas.

    Las jóvenes del siglo XXI en Cuba, la que menos, termina sus estudios
    secundarios, muchas hacen el bachillerato y hasta se convierten en
    profesionales egresadas de las universidades. Desde los catorce años de
    edad son miembros de los Comités de Defensa de la Revolución y de la
    Federación de Mujeres Cubanas. Toda su vida se la han pasado escuchando
    discursos sobre la moral socialista y el internacionalismo proletario,
    pero han crecido en medio de las penurias pre y post periodo especial,
    comiendo poco y mal y vistiendo con lo que dejó alguna pariente mayor.

    Entonces se produce un proceso a la inversa en el desenvolvimiento de
    las jóvenes, la revolucionaria hija de trabajadores y dirigentes
    revolucionarios, descubre que para hospedarse en un hotel de lujo,
    visitar lugares turísticos que no sean campismo popular o las Playas del
    Este, vestirse a la moda y comer langosta o carne de vacuno, debe
    explotar el recurso más codiciado por viejos lascivos y adinerados
    venidos de lejanas tierras allende los mares.

    De este trabajo, porque lo es, vive la joven y sus padres que no
    preguntan de dónde sale el jabón con que se bañan o los espaguetis con
    queso parmesano que hacía tanto tiempo que no probaban. Tantos años de
    estudios para llegar a ser una prostituta culta y bastante sana como una
    vez dijo alguien de cuyo nombre no quiero acordarme.

    Entonces, ¿a qué viene tanta persecución policial, actas de advertencia,
    restricciones de acceso a lugares o zonas frecuentadas por turistas y
    vedadas para los nacionales? Para esto se inventó una nueva figura
    delictiva que ni siquiera aparece en las leyes penales: “proclive a la
    prostitución”. Basado en ella, los agentes de la policía se creen en el
    derecho de exigir favores monetarios o en especie a estas “trabajadoras
    sociales”, se convierten en proxenetas o chulos, como se les conoce,
    solo con mostrarse permisivos y protectores de estas prostitutas del
    siglo XXI, en nada diferentes a las de los siglos XIX y XX.

    Parece que ser proclive a la prostitución es algo así como ser proclive
    a la gripe, que necesita cuidados especiales. Es posible que no todas
    las jóvenes que pasean a altas horas de la noche por esas zonas o
    lugares prohibidos, estén ejerciendo la prostitución, pero de ser así,
    ¿qué? La práctica de este oficio no se considera siquiera una
    contravención, pero de acuerdo con la línea de pensamiento del que
    inventó el mencionado disparate jurídico, la proclividad o tendencia a
    la mendicidad de los ancianos que buscan algo que llevarse a la boca en
    los contenedores de basura también podría merecer un acta de advertencia.

    Para Cuba actualidad: hildebrando.chaviano@yahoo.com

    Source: Prostitución, ¿delito o deleite? | Cuba noticias
    actualidad.Periodismo independiente. –
    http://www.primaveradigital.org/primavera/cuba-sociedad/sociedad/11179-prostitucion-idelito-o-deleite-.html

    Tags: , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *