Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    La carroña y El Piri

    La carroña y El Piri
    Un barrio de contrastes, La Puntilla, reúne todo lo que se necesita para
    ilustrar el territorio post-socialista: ruinas, putas y choferes de turismo
    viernes, julio 18, 2014 | Marcia Cairo

    LA HABANA, Cuba. – La Puntilla es un microcosmos que refleja la nueva
    Cuba: las diferencias de clase que hace medio siglo el socialismo
    prometió eliminar, resurgen cada día con más fuerza.
    En este barrio de Miramar hay casas elegantes, con garajes y autos
    modernos. En algunas viven mujeres cubanas casadas con extranjeros; en
    otras, médicos de renombre, dueños de nuevos restaurantes o cafeterías,
    autorizados ahora por el gobierno, gente que se dedica a rentar
    habitaciones, choferes de guaguas de turismo, músicos, artistas de cine.

    En medio de ese ambiente hay un solarcito escondido, una antigua posada
    (motel) convertida en vivienda donde hay gente pobre: costureras,
    plomeros, albañiles, parqueadores, y los que hacen comidas para vender,
    sin licencia para no pagar impuestos.

    Hay cuatro edificios de microbrigada en las esquinas, donde viven
    personas que se adaptan al sistema, pero nunca tendrán dinero para
    comprarse un auto, ni para viajar.

    15 familias pudieran caer al vacío

    Como testimonio de la decadencia acumulada durante las más de cinco
    décadas de vida en socialismo, está también lo que queda de Riomar, que
    fuera un lujoso edificio de 11 pisos y 201 apartamentos hasta la década
    del 60, donde vivían cubanos de clase media. Su extenso lobby
    (recepción) tenía buró, pizarra con teléfonos e intercomunicadores.
    Había salones para fiestas, cafeterías, dos piscinas (ahora vacías y
    mugrientas), duchas y baños exteriores. Colectores de basura en cada
    piso con incinerador en el sótano. Empleados que se encargaban de
    recoger la basura, y de mantener limpios las piscinas y pasillos.

    Ahora el edificio es una amenazadora ruina que se cae a pedazos: parece
    haber sido bombardeado. De los 201 apartamentos, solo quedan quince
    habitados, en el bloque central. Los cuatro bloques restantes están
    deshabitados y parecen destinados a convertirse en montañas de
    escombros; que quizás arrastren en su caída al bloque central, donde aún
    viven quince familias.

    Los edificios del CIMEX y el otrora CUBALSE que también están en el
    barrio son construcciones comerciales que sirven al estado, con
    múltiples oficinas y trabajadores. En los bajos del CIMEX hay tiendas,
    un mercado y dos bancos. Ambos edificios se mantienen sólidos porque el
    gobierno los remoza con regularidad.

    El Centro Comercial La Puntilla se erige en la calle 1era entre A y B.
    Tiene cafetería en los bajos, y muchos departamentos, incluyendo
    restaurant en el último piso, que funciona también como discoteca. Hace
    unos años hubo un incendio que provocó daños considerables, por lo que
    estuvo cerrado un buen tiempo.

    De noche hay dos opciones para los que quieran divertirse: está la
    discoteca de La Puntilla y el Río Club, -el Johnny’s, como se le llamaba
    antiguamente–. En ambos centros nocturnos se ve gente de todo tipo:
    grupos de amigos, parejas, los que se aventuran para ligar, pero
    predominan las jineteras (prostitutas) con extranjeros y sus proxenetas.

    Las madrugadas en el barrio son “moviditas”: hay carreras de autos en la
    calle, escándalos que salen de borrachos de los bares, broncas con la
    correspondiente aparición de la policía. Los gritos y las malas palabras
    despiertan a los vecinos.

    La carroña y El Piri

    La playita de la Puntilla, hasta finales de la década del 90, era
    solitaria y limpia. Poca gente solía ir a bañarse y a disfrutar de la
    tranquilidad del lugar. Después que se hizo el Centro Comercial, la
    playa se convirtió en un vertedero: todos los restos de la construcción
    del edificio fueron a parar a la costa. Ahora abundan pedazos de
    concreto, cabillas oxidadas y un sinnúmero de piedras. Eso sumado a todo
    lo que la gente tira: papeles, latas, zapatos rotos, pomos plásticos,
    trapos, frutas, hasta animales muertos. Además, es un lugar escogido por
    los practicantes de las religiones afrocubanas para lanzar ofrendas al
    mar, animales muertos y frutas que la corriente devuelve a la orilla y
    se pudren al sol. Por suerte, hay muchas aves carroñeras que se
    alimentan con estos restos.

    Hace solo tres meses, en la playa se instaló un nuevo vecino debajo de
    una placa, con unas paredes que la sostienen. Una extraña construcción
    -para llamarlo de alguna manera. Los huecos o ventanas están tapados con
    cartones, pero por las hendijas se deja ver el basural que existe
    dentro. Grandes cantidades de latas de refresco y cerveza vacías llenan
    el exiguo local y una tendedera llena de ropa lo atraviesa de lado a lado.

    Los parqueadores de la zona me cuentan que el tipo apareció un día y se
    quedó. Lo único que saben de él es que es alcohólico y le apodan “El
    Piri” y llegó de las provincias orientales. Dicen que tiene mal carácter
    y habla poco. Se la pasa recogiendo todas las latas que encuentra y
    luego las vende, para sobrevivir. Anda con unas enormes bolsas de
    basura, apestando a ron.

    Lava su ropa en el mar, y come por ahí lo que encuentra, hasta donde le
    alcanza el bolsillo. Duerme en unas deplorables condiciones, arriba de
    unos viejos y sucios cartones, en un sitio lleno de ratas que parecen gatos.

    “El Piri” aporta un elemento que faltaba al barrio, para completar la
    imagen de la nueva Cuba post-socialista: nuevos ricos, jineteras,
    obreros que subsisten y una legión de indigentes.

    Source: La carroña y El Piri | Cubanet –
    http://www.cubanet.org/destacados/la-carrona-y-el-piri/

    Tags: , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *