Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    El gago de los chismes (II)

    El gago de los chismes (II)
    JUEVES, 24 DE JULIO DE 2014 11:42 ESCRITO POR VÍCTOR MANUEL DOMÍNGUEZ

    Cuba actualidad, Centro Habana, La Habana, (PD) Finalizado el entreacto,
    y ansiosos los baletómanos y reguetoneros que se agolpan entre las
    ruinas de la sala de cuidados intensivos del hospital “Freyre de
    Andrade” (Emergencias), como gorgojos en el arroz normado por la libreta
    de racionamiento, es preciso perfilar la figura de El gago de los chismes.

    Este personaje omnisciente (trabaja para el DTI y la policía política),
    fue sembrado ahí, junto al lago de albañales, para monitorear y pasar la
    información, con pelos y señales, de cuanto proxeneta, prostituta,
    bugarrón, gay o contrarrevolucionario, deambule por esa zona de alta
    peligrosidad.

    Sorprendido infraganti en el alevoso apuñalamiento de una pacífica res,
    delatado por vender mariguana en el Parque Central, y robarse un
    contenedor de tampones Mariposas para el comercio ilegal, entre otros
    delitos menores, ante la disyuntiva de cárcel o trompetear, decidió
    escoger la delación.

    Impune ante cualquier redada o fisgoneo por parte de la policía y la
    Seguridad del Estado por su labor de informador, el gago de los chismes
    es quien narra, arrepentido de su vergonzosa misión, los sinsabores que
    Sugfrido, Odette y su séquito de prostitutas, tienen que sufrir para que
    un yuma las saque del país.

    Sin embargo, y como muestra de su transformación en hombre de bien,
    apuesta porque las jineteras primero hagan millonarios (en bulbos de
    penicilina) a poderosos y letrados cuentapropistas cubanos que a un
    extranjero. Pero no siempre las cosas salen bien. Los actos restantes lo
    dirán.

    Tercer Acto
    Se celebra la fiesta en los jardines de La Tropical, donde Sugfrido
    deberá elegir esposa. Entra Soleida Papastamatiu Serova, reina madre del
    cerelac, junto a su hijo, príncipe del tamal, y el maestro de
    ceremonias, Antón Marikonovic Chang, da comienzo al festejo.

    Se presentan las jineteras. La reina madre le pide a Sugfrido que elija
    esposa. Él piensa en la mulatona Odette, se niega a escoger esposa y su
    madre se enfada con él, y le da en la cabeza con un palo de escoba. En
    ese momento, Antón anuncia la llegada de un noble desconocido. Es el
    barón Robertón de la Hoz y su hija Odile Bhar.

    El príncipe del tamal, hechizado por el mago comunista-manipulador de la
    Hoz, cree ver a Odette en Odile, aunque a esta última le faltan trasero
    y color. Él la escoge como su esposa, la reina madre acepta y Sugfrido
    le jura a Odile amor eterno. Robertón descubre su perfidia y muestra a
    Odette a lo lejos.

    Sugfrido se da cuenta de su terrible error y viaja desesperado en un P-5
    hacia el lago de albañales del Parque de la Fraternidad, soborna con
    cinco fulas, una empanadilla de guayaba y un refresco Ironber al gago de
    los chismes, y se abre paso entre borrachos, indigentes y estafadores
    que circundan el lugar.

    Cuarto Acto
    A las orillas del lago, las jineteras-tiznes esperan tristemente la
    llegada de Odette. Ella llega llorando desesperada, contándoles a sus
    amigas los tristes acontecimientos de la fiesta en La Tropical. Aparece
    Sugfrido y le implora su perdón. Reaparece Robertón reclamando el
    regreso de los tiznes al albañal.

    Sigfrido y Odette luchan contra él, pero todo es en vano, pues el
    maleficio no puede ser deshecho sin el autorizo de la policía y la
    brigada Lacra municipal. Los dos enamorados se lanzan al lago. Robertón
    muere a consecuencia de esa zambullida, del sacrificio de amor, pues se
    queda sin nadie a quien chantajear.

    Los otros tiznes son liberados del maleficio. Se ve aparecer sobre el
    lago los espíritus de Odette y Sugfrido, ya juntos para siempre, camino
    a la estación de ferrocarril. Dentro del vagón de proxenetas y jineteras
    que son deportados de la capital, la pareja ve en el rostro de cada
    policía el fantasma de Robertón.

    Tétrico final. Terrible realidad este ballet revolucionario contado por
    El gago de los chismes, bajo la filosa pluma y sonidos de Adolfa Chichí,
    la coreografía de Mayito Pitipoi, alias La Celestina, y dirección de
    Esquicia Aldonso. Pero no hay que llorar. Esto es sólo una pequeña
    muestra de la alta cultura nacional.

    Eso se los aseguro yo, Nefasto “El criticón”

    Para Cuba actualidad: vicmadomingues55@gmail.com

    Source: El gago de los chismes (II) | Cuba noticias
    actualidad.Periodismo independiente. –
    http://www.primaveradigital.org/primavera/cuba-sociedad/humor/11144-el-gago-de-los-chismes-ii-.html

    Tags: , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *