Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Una realidad mal contada

    Una realidad mal contada
    [25-06-2014 10:58:19]
    Enrique Díaz Rodríguez

    (www.miscelaneasdecuba.net).
    Yunio José Babastro Ibel es un cubano que carga sobre sus hombros el
    prejuicio de toda una sociedad. Toqué a su puerta en busca de una
    noticia al ver el deplorable estado de su casa ubicada en Avenida 89 #
    12810 Marianao.

    Fue fácil constatar las pésimas condiciones en que vive, desde un baño
    donde una cubeta plástica hace las veces de mueble sanitario, hasta un
    techo de tejas apoyado en paredes de madera podrida, intuí casi al
    momento un artículo de interés.

    Inicié el dialogo con él, para darme cuenta que más que una noticia, era
    la historia de un ser humano en defensa de su dignidad. Me confesó que
    era homosexual y que por favor respetara eso.

    Yunio tiene 27 años y su cuerpo exhibe las huellas de la necesidad. Me
    narra sus vivencias en la calle. Cuenta de una Habana nocturna con
    jóvenes que para poder vestir y comer se prostituyen. De las palizas
    recibidas por la policía, el maltrato y humillación del que ha sido
    objeto, y de las veces que ha sido detenido acusado de prostitución, de
    la miseria y pobreza en la que viven muchos que como a él, les es negado
    un lugar en la sociedad cubana. De cómo el vender su cuerpo, se torna en
    el único recurso para poder subsistir. (Nombra el número 1717,
    refiriéndose al auto patrullero que con regularidad lo detiene).

    Cuando le pregunto por un empleo, responde indignado “¿qué empleo, de
    qué empleo tú me hablas?, si yo tengo tres títulos y no los puedo
    ejercer; cada vez que voy a solicitar un trabajo, nada más de verme y de
    saber mi condición de homosexual, me lo deniegan’’.

    Comienzo nuevamente el diálogo, esta vez preguntándole sobre la ayuda
    que les brinda Mariela Castro.

    Con una ligera sonrisa me responde que todo es mentira, que Mariela solo
    busca la fama internacional y continuar enriqueciéndose “Ella cuenta con
    todo el apoyo, pero lo que vivo yo es la realidad, coño, Mariela Castro
    tiene que salir a la calle a ver cómo vivimos, y de qué vivimos’’.

    Ante la pregunta de que si cree que su situación es única responde, ”hay
    que ir a La Habana para que veas cuántos homosexuales residen en
    cuarterías, en condiciones infrahumanas, en la más completa miseria’’.

    Continúa explicando que todo en el país se mueve en base a la moneda
    fuerte(CUC), que el dinero que se paga no es nada comparado con la
    inmensa necesidad que la gran mayoría tiene, se pone de ejemplo al decir
    esbozando una lastimosa sonrisa “¿desde cuándo no me como una langosta?
    sal de ahí’’.

    Le pregunto si él pudiera hacer algo por la sociedad y que si cree que
    el país pudiera hacer más por ellos.

    Responde que ante todo sería con dignidad, que él mantiene a pesar de
    todo una autoestima muy alta. Que sí, que el ejemplo está en muchos
    homosexuales que son profesionales con inmensos valores morales y
    humanos, y que duda mucho que el gobierno no conozca la problemática de
    sus ciudadanos.

    Me dispongo a partir con otra imagen formada de ese mundo tan
    desconocido y prejuiciado, cuando con un sincero apretón de manos me
    confiesa el nombre por el que le conocen en las calles “Linda”.

    Source: Una realidad mal contada – Misceláneas de Cuba –
    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/53aa8f2b3a682e16a4d00d44#.U6q3EfmSwx4

    Tags:

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *