Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Todos los lugares están llenos de prostituta

    Todos los lugares están llenos de prostitutas
    LOURDES GÓMEZ | Santiago de Cuba | 28 Feb 2014 – 12:35 pm.

    Muchos cubanos ven con buenos ojos el enlace con un extranjero. Es el
    medio más asequible para salir del país y de la pobreza.

    Kornelia está indignada. Ella, que durante varios años ha venido a Cuba
    desde Múnich en plan solidario —contribuyendo con donaciones de
    juguetes, material escolar, herramientas, etc., para mejorar la calidad
    de vida de los trabajadores—, ella que cree en la justeza del sistema,
    no puede dar crédito a lo que sus ojos han visto, en esta, su última
    visita: “Todos los lugares que visito están llenos de prostitutas”, me
    dice, “son una plaga y nadie lo ve”.

    Kornelia viene de una gira por la Isla, está en Santiago por pocos días.
    Le pregunto que cómo sabe que son prostitutas y me responde más exaltada
    aun: “todas las parejas son de viejos sexagenarios con niñas de entre 18
    y 25 años, eso no es normal en ninguna parte del mundo, eso es
    prostitución”, concluye.

    Ante mi escepticismo, no por la existencia del fenómeno sino por la
    amplitud a la que ella se refiere, me invita a visitar diferentes
    lugares nocturnos de la ciudad y no tengo más que darle la razón. Con
    gran dolor reconozco que la temporada alta del turismo en Santiago se ha
    convertido en la temporada de cazar o casarse con un “yuma”.

    ¿Qué está pasando? ¿Por qué estas jóvenes se prostituyen?

    Los cubanos tenemos, al menos en teoría, acceso gratis a la educación y
    la salud, y la comida mínimamente asegurada por la libreta, entonces
    ¿qué necesidades tienen estas jóvenes que se prostituyen? Hablé con
    algunas de ellas durante estas noches. Maidi, de 18 años, dice que “es
    la única manera de comprarme las cosas que necesito, mis padres no
    pueden, yo no me voy a conformar como ellos”.

    Katerine, de 21 años, confiesa que ya está prometida para casarse con
    Richard, un austríaco de 68 años: “Me compró mi apartamento con todo
    dentro, mira mi anillo de compromiso de un quilate, trabajando nunca
    hubiera conseguido nada, mi familia está amontonada en un apartamentico,
    y yo con de todo”.

    Están por doquier, en hoteles de cuatro y cinco estrellas, en clubes y
    cafeterías en divisas y hasta en la playa. Andan en pequeños grupos de
    dos o cuatro con un mismo modus operandi, se sientan a consumir una
    bebida ligera a la espera de turistas solitarios al cual se acercan para
    pedirle fuego o cualquier otra cosa, es el primer paso para entablar una
    conversación.

    Pero no nos engañemos, los turistas lo saben —existen guías sobre cómo
    actuar—, y vienen a buscar lo que quieren: obtener chicas baratas, sobre
    todo ante la ambigüedad de las leyes cubanas que no terminan de
    reconocer el asunto como un serio problema social.

    Los que sí lo reconocen y hablan claramente del tema son los dueños de
    las casas particulares dedicadas a rentar a los turistas. Tienen reglas
    impuestas por la Oficina de Inmigración para controlar el comercio
    sexual; la más importante es que un turista solo puede inscribir en la
    casa una chica para quedarse con él durante su estancia.

    Magalis, dueña de una de estas casas, dice que “los peores son los
    italianos, son una plaga, tienes que estarlos vigilando porque si te
    descuidas te entran una muchacha diferente cada noche, yo en estos
    momentos solo alquilo a matrimonios, bastantes sustos he pasado ya, no
    voy a perder mi licencia, ni mi casa, por ningún viejo baboso”.

    Es claro para todos que los italianos son los más numerosos, su invasión
    es tal que se les ve tomando el sol cada mañana en el parquecito frente
    a los edificios 18 plantas de Garzón, donde viven muchos de ellos. Se
    trata de jubilados que han encontrado aquí su paraíso terrenal. Sus
    pensiones son aquí verdaderos tesoros que les permiten no solo comprar
    casas, sino también tener todas las chicas que quieran.

    ¿Y qué hace el Gobierno? ¿Existen estadísticas sobre esto?, pregunta
    Kornelia. La realidad es que de eso no se habla, en la prensa nacional
    es un tema tabú, evidentemente resulta complicado para los comunistas
    reconocer que su sistema falla, que millares de jóvenes prefieren
    prostituirse para lograr sus sueños o ambiciones, que claramente no son
    pasarse la vida trabajando por míseros sueldos que no le sirven más que
    para pagar los insumos de la libreta de abastecimiento.

    Le explico a Kornelia, además, que los valores han cambiado, que muchas
    familias ven con buenos ojos el enlace con un extranjero porque al final
    es el medio más asequible para salir de la pobreza y del país, que es en
    todo caso lo que la mayoría de estas muchachas buscan.

    “Por lo menos en Dominicana ellas tienen su lugar y no estoy obligada a
    verlas, aquí no hay diferencias, es asqueroso”, comenta mi interlocutora
    para cerrar el tema.

    Kornelia se fue de Cuba sin entender muy bien lo que pasa, ella
    pertenece a ese grupo que idealiza a la Cuba revolucionaria, no puede
    comprender dónde se torció el camino y sobre todo cómo un Gobierno “tan
    transparente” cierra los ojos a una realidad que cada día golpea más.

    Lo peor es que las generaciones que vienen toman como modelo estos
    “valores”. Para un adolescente en la Cuba actual, relacionarse con un
    turista es el camino perfecto para llegar a vivir bien; el trabajo y la
    dignidad son estupideces revolucionarias.

    Source: ‘Todos los lugares están llenos de prostitutas’ | Diario de Cuba
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1393587338_7374.html

    Tags: , , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *