Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Tragedias generacionales

    Tragedias generacionales
    MIÉRCOLES, 27 DE NOVIEMBRE DE 2013 00:26 ESCRITO POR AIMÉE CABRERA

    Cuba actualidad, Centro Habana, La Habana, (PD) Las tradiciones cubanas
    han desaparecido en su mayoría. Otras costumbres, aliadas a la
    desinhibición y a la imitación de lo foráneo, aunque sus consecuencias
    sean nefastas, se imponen en la familia y la sociedad.

    Cuando un comunicador social asevera que “el país registra cifras
    ínfimas de actos de maltrato infantil, abuso lascivo y sexual, en
    comparación con otros países”, le hace el juego al secretismo del
    gobierno, que mueve cielo y tierra para aparentar lo que no es.

    Este tipo de violencia, junto a la de género o la que se desencadena
    contra ancianos indefensos e incapacitados, no puede ser registrada con
    veracidad en estadísticas, por el temor y la vergüenza de parte de los
    afectados y sus familiares.

    Aunque últimamente al periodismo oficialista se le han permitido ciertas
    flexibilidades, divulgar temas como este todavía es tabú.

    En el afán por esconder detalles del hecho, sus principales hacedores
    salen ilesos pues se desconoce quiénes son capaces de llevar a cabo
    actos tan reprochables.

    En los países donde los diarios dan a conocer estos actos, se logra
    desenmascarar a los inculpados con fotos y testimonios que ayudan a los
    abusados y a quienes no tuvieron el valor de decirlo en un principio y
    apoyar a la justicia para que sancione con toda su fuerza conductas que
    dejan huellas imborrables en niños y adolescentes.

    En Cuba sucede todo lo contrario.

    Un spot televisivo recogió una de las artimañas de este tipo de persona
    depravada. Aparecía un amigo de la familia, al que todos estimaban, el
    cual llevaba regalos a una pequeña y la intimidaba para abusar de ella a
    sus anchas.

    Siempre han existido personas con esas características y en el presente
    estos comportamientos se han incrementado por la indolencia de “no
    cuidar tanto, que eso es cosa de viejos”.

    Se dan casos de niñas que se visten y actúan con desenfado mientras
    salen solas o en grupos a la calle, así como varones que llegan tarde en
    la noche a la casa porque estaban “jugando en casa de un amigo” y los
    adultos no corroboran qué de cierto hay en lo que dicen o hacen.

    Sonado fue el caso en Alamar de un anciano que daba dinero a niñas por
    solo mirarlas desnudas. La alerta ocurrió un poco tarde, cuando algunos
    vecinos se dieron cuenta de que niñas vestidas con el uniforme de
    primaria visitaban muy a menudo el apartamento del depravado.

    Hay muchachitas van de la mano de padres que las muestran como manjares
    a los que tengan bastante dinero. Y si son extranjeros, mejor.

    Es denigrante ver ese tipo de confabulación en que los padres se
    convierten en proxenetas y matronas de su propia descendencia. “Dejan
    hacer” a jóvenes o casi niñas aunque sepan que practican la prostitución.

    Según el reportaje Cuando se hiere la inocencia, de Ana María Rodríguez
    Cruz, publicado el 13 de noviembre en el periódico Juventud Rebelde, en
    Cuba, donde la población menor de 16 años es de 2 260 751, existen tres
    centros de protección a niñas, niños y adolescentes, los cuales están
    ubicados en tres de las 14 provincias del país: La Habana, Santiago de
    Cuba y Villa Clara. Sin embargo, no se dice la cifra de los internados
    en los mismos.

    Se especifica que el de la capital fue creado en el año 2005. No se da
    fecha de cuando hicieron los demás, se supone que fue después de 2005.
    ¿Y antes qué?

    El trabajo de la periodista abunda en opiniones dadas por oficiales del
    Ministerio del Interior (MININT), que es el encargado de supervisar
    estos centros que no siempre son de protección y de verdadera asesoría
    pues los que cuidan, en general, carecen de la preparación y abnegación
    necesaria para asistir a quienes sufren secuelas demasiado terribles
    para su poca edad.

    Algunos muchachos tendrán la dicha de salir recuperados de estos centros
    supeditados a la Dirección de Menores del MININT. Pero puede que otros
    sufran similares abusos en los mismos.

    No se dice qué medidas se toman contra los padres que dejan a los
    menores del sexo masculino desandar las calles de noche, agredirse,
    abusar unos de otros, o propiciar la prostitución en las hembras. No se
    dice qué medidas se toman con los adultos que victimizan a estos chicos.

    Quizás el reportaje de Ana María Rodríguez Cruz tenga una segunda parte,
    para el bien de todos.

    Para Cuba actualidad: aimeecabcu2003@yahoo.es

    Source: “Tragedias generacionales | Cuba noticias actualidad.Periodismo
    independiente.” –
    http://www.primaveradigital.org/primavera/cuba-sociedad/sociedad/9217-tragedias-generacionales-.html

    Tags: ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *