Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    El gobierno cubano gasta miles de pesos para reprimir y el pueblo en la miseria

    El gobierno cubano gasta miles de pesos para reprimir y el pueblo en la
    miseria
    [11-09-2013]
    Yusmila Reyna Ferrera
    Corresponsal de Misceláneas de Cuba

    (www.miscelaneasdecuba.net).- Semana tras semana el gobierno cubano
    gasta miles de pesos para asegurar la represión de la oposición en el
    país, potenciando sobre todo los fines de semana para violentar y
    detener a las Damas de Blanco y miembros de UNPACU, que se dirigen a
    misa de Santiago de Cuba, La Habana y en los últimos meses de Matanzas.
    La movilización de decenas de efectivos militares de la policía
    política, revolucionaria, tropas especiales, autos, guaguas,
    ambulancias, motos acompañados de un sin número de oficiales y de las
    bandas manipuladas para lanzar piedras, ofensas y dar palizas conocidas
    como Brigadas de Respuesta Rápida son comunes y observadas pasivamente
    por la población. Estas movilizaciones implican cientos de litros de
    combustible, meriendas, comidas, almuerzos dependiendo la hora en que
    finalicen los operativos, además de gastos de moneda convertible (CUC)
    en llamadas telefónicas para dar y recibir instrucciones del mando militar.

    Agregar, que cualquier otro día, hora y lugar a lo largo del país se
    suceden detenciones, asaltos a las viviendas opositoras, golpizas, etc.
    con exagerados efectivos para impedir cualquier manifestación pacífica,
    unido al patrullaje para la recogida de carteles, pegatinas, borrado de
    grafitis colocados por los activistas. Y desde luego la existencia y
    mantención por parte del Ministerio del Interior de miles y miles de
    agentes entrenados y de infiltrados en las filas opositoras, los
    primeros destinados no para asegurar a la Nación, sino para asegurar la
    represión, el miedo en su máxima escala que es el terror y los segundos
    manipulados para brindar todo tipo información y sabotear el quehacer
    opositor e incluso la vida personal de los líderes y activistas que más
    se destacan en el enfrentamiento pacífico.

    Procederes que no extrañan por ser propios de los gobiernos totalitarios
    como el cubano, que han permitido su permanencia en el poder, sino ¿de
    qué otro modo? Sin embargo mientras los gastos militares se incrementan
    para violar los derechos humanos universales millones de cubanos
    permanecen en la miseria extrema. De una punta a la otra de la Isla se
    derrumban casas, instituciones estatales y carreteras, la alimentación
    cada vez es más cara y escasa, los salarios responden menos al costo de
    la vida, y sobre todo en el Oriente permanecen sin viviendas miles de
    cubanos a casi un año del paso del Huracán Sandy, donde además el
    gobierno gastó una cifra insospechada para un acto político para dar
    imagen patriótica y de tranquilidad ciudadana, el 26 de julio recién. Y
    ni hablar de los nulos niveles de participación política directa en los
    asuntos de interés público, en la dirección de la economía y del país,
    del incremento constante de leyes y decretos para intentar detener la
    corrupción y obligar al pueblo a cumplir lo que no siente como norma
    social, etc., etc.

    Panorama que se sabe ha traído dentro de las muchas consecuencias una
    profunda desvalorización de la sociedad, aflorando múltiples y
    concatenados problemas sociales: robo, alcoholismo, prostitución,
    violencia en todas sus formas, discriminación, homofobia, junto a la
    inercia social por el miedo inducido y el atraso económico.

    Entonces, se imponen las interrogantes siguientes, qué clase de
    gobernantes tenemos, que se dicen los abanderados de los intereses del
    pueblo y se esmeran en silenciar las protestas del sector opositor, que
    exigen precisamente la reivindicación de los derechos de todo el pueblo
    y su salida de la pobreza, sin escatimar en gastos que debieran destinar
    a la sociedad, que es la que lo genera.

    Vale la pena preguntarse de dónde sale el presupuesto para todos esos
    gastos militares y a cuánto millones de pesos asciende al año, pero
    también si todos los oficiales implicados conocen estos datos, si
    reciben los mismos privilegios que los que los mandan o por el contrario
    a ellos, como a la mayoría del pueblo no le alcanza su salario para
    mantener dignamente a su familia mes tras mes, tienen igualmente que
    pasarse horas en una parada porque no hay transporte o porque no tienen
    dinero, al igual que el pueblo trabajador para coger uno carro. O si por
    otro lado, sus jefes tienen consideración para echarlos a la calle,
    cuando cometen un error, que puede ser simplemente no poder sabotear una
    acción opositora pacífica en un lugar visible para la población.

    La lista de preguntas podría ser enorme, pero tan solo estas se piensa
    bastan para poner en perspectiva el tema, y que si aún queda algún
    oficial honesto asuma sus responsabilidades, y comience si es que puede
    a cumplir con el rol social de proteger a la Nación o/y la tranquilidad
    ciudadana.

    Por otro lado, también para que esos observadores pasivos cambien su
    comportamiento igual que los que apedrean y los que chivatean, en
    función de no prestarse más a la violencia y violaciones de los derechos
    y mantenimiento de la miseria en la que ellos mismos también viven.

    A la oposición y sociedad civil cubana no le queda otra que continuar
    con su labor no violenta y de concientización del pueblo para que sean
    más los que protesten por la transformación del país, hasta que lo
    consigan, aun a expensas de seguir siendo reprimidos.

    Romper el círculo vicioso de la represión, que se repite
    sistemáticamente en Cuba depende de los esfuerzos de cada cubano, y de
    que al mirarse por dentro se pregunten qué es lo ético y aceptable, qué
    yo defiendo, por qué y qué gano. Pero sobre todo cómo vivo. Hacer las
    cosas bien, ajustadas a nuestros principios y deber son las garantías de
    que en un futuro seamos orgullo para nuestros hijos y para la Nación.

    Source: “El gobierno cubano gasta miles de pesos para reprimir y el
    pueblo en la miseria – Misceláneas de Cuba” –
    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/523017383a682e08ccbe6a22

    Tags: , , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *