Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Tocando a los intocables

    Tocando a los intocables
    PABLO PASCUAL MÉNDEZ PIÑA | La Habana | 15 Ago 2013 – 9:30 am.

    Abusos de poder y billetes de 5 CUC: la Policía Nacional se ha vuelto
    una institución inoperante y corrupta.

    Somos tan peliculeros que al hablar de corrupción policial, lo primero
    que viene a nuestras mentes es el Chicago de los años 30, la ley seca,
    Al Capone, Eliot Ness, Kevin Costner, Robert de Niro y Sean Connelly.

    Pero fuera de la pantalla, los verdaderos intocables transitan por
    nuestras calles uniformados de color azul, montados en automóviles
    patrulleros de la marca Geely o en potentes motocicletas Guzzi. Y no es
    mera palabrería: un 80% de los consultados para este trabajo opina que
    la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) es una institución inoperante y
    corrupta que abusa del poder de manera impune.

    Raúl Castro, en su discurso del pasado 7 de julio ante el Parlamento,
    abordó el tema de la crisis de valores morales y la indisciplina social
    generalizada, y reclamó a los órganos estatales y del gobierno ?entre
    ellos la Policía— “a ser los primeros en dar ejemplo de apego
    irrestricto a las leyes y así reforzar su autoridad ante la sociedad”.

    “Basta ya de miedo a buscarse problemas en el cumplimiento de nuestros
    deberes”, aseveró enérgicamente el general/ presidente, mientras urgía a
    asumir una mentalidad de orden, disciplina y exigencia.

    Qué le pareció el discurso a cada quien se convirtió en una pregunta
    recurrente en las calles, que generó, entre otros comentarios,
    innumerables agravios y críticas a la PNR.

    Destapando la caja de pandora

    XL tiene 43 años y conduce un taxi estatal. YP es un chofer
    cuentapropista de 39 años que maneja un “almendrón”. Ambos solicitaron
    el anonimato y se consideran presas fáciles de los policías corruptos.

    Coinciden en que cuando estos les notifican injustamente, “no vale la
    pena discutir”, saben que están obligados a entregarles 5 CUC junto a la
    licencia de conducción.

    “Hay que resignarse a pagarles ese impuesto”, se justifica XL, alegando
    que ya una vez le retiraron la licencia por seis meses y tuvo que
    “arañar el mármol”. No puede estar alejado del timón porque tiene dos
    hijos que mantener.

    YP, por su parte, cita que el propio Código del Transito es la patente
    de corso. “Si sobrepasamos los puntos/multas, nos retiran la licencia.
    ¿Y de dónde vamos sacar los frijoles? Ellos abusan del poder y nosotros
    tenemos que apretar el fondillo y darle a los pedales. No existe un
    mecanismo imparcial para las reclamaciones, la policía siempre tiene la
    razón”.

    Más allá, un arrendador cuentapropista anónimo, de 55 años y residente
    en el Vedado, creó un mecanismo para defenderse del chantaje policial.
    Desde la ventana de su apartamento ha filmado a los policías
    extorsionando a los travestidos, jineteras y vendedores de drogas.

    Cuenta que en una ocasión trataron de sacarle dinero a uno de sus
    clientes, acusándolo de introducir una prostituta menor de edad en su
    casa. Él buscó a los policías y les advirtió de la existencia de los
    videos con copias para entregárselos a sus jefes y, apunta, la solución
    fue “un remedio santo”.

    Brutalidad e indolencia

    Yulearni Tamayo, de 31 años, fue una “okupa”. Con sus dos hijas menores
    se introdujo en un apartamento vacio de la calle San Mariano, número
    364, en la barriada capitalina de Santos Suarez. Fue multada por la
    dirección del Instituto de Vivienda y se le conminó a abandonar el
    recinto, orden que no acató.

    Nunca olvidará que de madrugada y mientras dormía fue despertada por un
    estruendo. Trató de encender la luz pero habían cortado la electricidad.
    De súbito varios policías se arrojaron sobre ella, alcanzó a abrazar a
    sus hijas de dos y cuatro años, que gritaban aterrorizadas, y en el
    forcejeo mordió la mano a un guardia, recibiendo un puñetazo en la cara.

    Un energúmeno con más de 100 kg de peso ?ella pesa 45 kg? la proyectó
    contra el piso y le dio un pisotón en la nuca mientras le gritaba:
    “Negra, ¿te creíste qué te quedarías con el apartamento?” Yulearni fue
    esposada y trasladada a la unidad policial de Aguilera, donde sufrió un
    desmayo.

    Más tarde la llevaron a dos hospitales del municipio 10 de Octubre (La
    Dependiente e Hijas de Galicia). En ambos centros le diagnosticaron una
    fractura en el brazo, pero inexplicablemente los médicos certificaron
    una leve contusión.

    Fue puesta en libertad, las cefaleas se exacerbaron y sus familiares la
    llevaron al hospital Manuel Fajardo. Yulearni afirma que al declarar que
    “fue golpeada por la policía”, los médicos se negaron a atenderla.

    Tomaron la decisión de llevarla al hospital Calixto García, alegando
    falsamente “que se cayó de una escalera”. El médico que la reconoció
    exigió la verdad sobre el caso: Yulearni presentaba una fractura
    cráneo-medula-espinal severa con peligro para su vida.

    El policía responsable alertó a sus colegas de la unidad de Aguilera y
    enseguida el cuerpo de guardia fue tomado por los uniformados. Un Mayor
    del MININT penetró en la sala de terapia intermedia, donde Yulearni
    permanecía bajo observación, amenazándola en presencia de otros pacientes.

    La suboficial Orquídea Mestre y el teniente Rolando Romero, los guardias
    que por poco la matan, ni siquiera fueron requeridos por sus superiores;
    en cambio, ella fue juzgada y sancionada a tres años de privación
    domiciliaria por agresión a las autoridades.

    Actualmente Yulearni vive con sus dos hijas menores en un edificio en
    ruinas y bajo condiciones infrahumanas, en la calle Carmen, número 355,
    en la misma barriada. Desde que la golpearon se agudizó su padecimiento
    de epilepsia. Hoy, en el apartamento de donde la expulsaron, vive una ex
    funcionaria de la Dirección Municipal de Vivienda que fue sancionada por
    corrupción.

    Un imposible

    Raúl Castro pronunció en su discurso que “se ha abusado de la nobleza de
    la revolución”. Sin embargo, un ex primer oficial del MININT cataloga
    las palabras de ironía, apuntando que “la violencia es el principal
    recurso de la ingeniería social del régimen”.

    A este ex oficial no le sorprendió que Castro exonerara de
    responsabilidades a los dirigentes históricos, considerados los
    verdaderos causantes del problema. “Traer policías orientales de baja
    instrucción y nula profesionalidad a La Habana ha sido un error
    garrafal, cuya principal consecuencia es la pérdida de autoridad de
    quienes para hacerse respetar necesitan abusar del poder. Recuperar las
    normas de convivencia social y los valores morales perdidos desde hace
    más de veinte años será imposible de lograr con una policía tan
    desacreditada.”

    “El único recurso que le queda a Raúl, afirma, es sacar al ejército del
    estado de hibernación en que se encuentra, aunque resulte lógico que tal
    decisión solo será tomada en casos de máxima emergencia nacional, cuando
    peligre el poder del Estado”.

    Source: “Tocando a los intocables | Diario de Cuba” –
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1376551828_4653.html

    Tags: , , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *