Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    El jineterismo es una forma de genocidio

    Publicado el miércoles, 08.07.13

    El jineterismo es una forma de genocidio
    GEORGE R. PORTA

    Hace muy poco, durante una visita a unos amigos, tuve el lamentable
    privilegio de escuchar a un “extranjero” cubano residente en Miami,
    alabar las extraordinarias cualidades de las jineteras de mi patria.
    Aclaró que no le gustan las negras, aunque negó ser racista, sino las
    mulatas claras, de pelo lacio, jóvenes—apostillando que le apenase la
    dificultad que representa encontrar alguna quinceañera que tuviese su
    himen intacto. Este sujeto dispone de proveedores a los cuales solicita
    los servicios de esas muchachas antes de viajar a la Isla. A vuelta de
    correo electrónico recibe fotos para seleccionar la que más le provoque.
    Ha pensado en llevar a uno de sus hijos aun soltero, pero éste tiene
    temor a las enfermedades venéreas a las que su padre obviamente no teme.
    El resto de la historia fue una aburrida cadena de eventos: Actualizar
    la visa, comprar el pasaje a alguna de las varias agencias
    cubano-miamenses de la ciudad que especulan con el dudoso turismo
    cubano, salir como cualquier otro hijo de vecino por el aeropuerto de
    Miami para arribar al cuestionable paraíso “islado” media hora más tarde.

    Comprendo que el alcohol suelte la lengua y nuble el sentido común y en
    circunstancias diferentes quizás este “cubano” desnaturalizado
    estadounidense no hubiese contado las mismas cosas del mismo modo.

    Tengo la convicción de que el mundo ha perdido demasiado como
    consecuencia de la opresión de la mujer. También tengo la convicción de
    que nuestro machismo—que es una forma de auto mutilación emocional y
    moral—sea la otra cara de la opresión que ha venido sufriendo y sufre la
    mujer.

    La Real Academia Española ofrece la siguiente definición de la palabra
    genocidio, Etimológicamente la palabra procede del griego ã?íïò (genos)
    que significa estirpe, y del latín cid?um, que a su vez procede de
    caed?re, matar. Por eso define la voz genocidio como “exterminio o
    eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia,
    de religión, de política o de nacionalidad”. La muy venerable
    institución excluye ambos el género y la pobreza como motivos, pero no
    cuesta mucho reconocer que tanto los pobres sean cada vez más numerosos
    y más pobres y en creciente desventaja precisamente por serlo, cuanto
    que las mujeres continúen en desventaja por ser mujeres a pesar del
    ruido que se haga para aparentar lo contrario.

    El genocidio, en su peor variable consiste en masacrar cruelmente la
    dignidad de las personas de un grupo, su auto percepción y su auto
    estima, sobre todo instilando en las mismas el sentimiento de ser
    mercancía para ser adquirida por el mejor postor o postora. La
    prostitución en ese sentido pudiera ser una execrable forma de genocidio
    aunque sea socialmente tolerada.

    Una de mis experiencias clínicas de la destructividad moral y
    psicológica de la prostitución me la proporcionó otro cubano, de casi 70
    años de edad, cuyos hijos residentes en Miami querían que se quedase
    permanentemente con ellos. El pobre hombre argüía que debiera regresar a
    Cuba, aunque deseara quedarse en Miami, porque no regresando sentía que
    abandonaba a su suerte otra hija que se dedicaba al jineterismo para
    sostener a su madre víctima de dos derrames cerebrales. Si él no
    regresaba nadie podía cuidar a la madre para que la hija “trabajara”.

    La prostitución como necesidad de sobrevivencia—quién puede
    negarlo—representa una forma de explotación inhumana y participarla de
    cualquier forma es un crimen de lesa dignidad tan grave como quitar la
    vida físicamente hablando.

    Es cierto que haya muchas más familias cubanas que no viven del
    jineterismo, aunque en Cuba sobrevivir puede obligar a cualquiera a
    hacer cosas que fueran impensables en otras circunstancias. Pero es
    igualmente cierto que el desarrollo de la prostitución como elemento de
    la industria turística cubana, su ejercicio intencional o no y su
    disfrute constituye un crimen que debiera ser sancionado igual que
    cualquier otra forma de violación de los derechos humanos.

    Es inexplicable que aún no haya sido denunciado en Ginebra o en
    cualquier otro foro internacional este gobierno que de facto tolera
    impunemente el jineterismo si es que no lo autoriza solapadamente.

    Debo insistir en que aquel “extranjero” descendiente de cubanos,
    profesional respetable en nuestro medio de Miami que mencioné al inicio
    de este artículo, me parezca que no sienta en sus venas el latido
    doloroso de lo cubano ni que conozca de esa masculinidad auténtica que
    ama sin tener que oprimir a la feminidad que se revela con todo derecho
    en la intimidad libre de presiones o desventajas.

    Psicoterapeuta

    Source: “GEORGE PORTA: El jineterismo es una forma de genocidio –
    Opinión – ElNuevoHerald.com” –
    http://www.elnuevoherald.com/2013/08/07/1539331/george-porta-el-jineterismo-es.html

    Tags: , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *