Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Racista o qué?

    ¿Racista o qué?

    noviembre 14, 2012

    Rosa Martinez

    HAVANA TIMES — Cuando niña no hubiera aceptado que nadie me dijera que

    había racismo en Cuba. En la escuela me inculcaron que en mi país no

    había prostitución, miseria, drogadicción ni racismo.

    Desafortunadamente viví los años del período especial para ver resurgir

    las tres primeras, y del último pude averiguar que nunca dejó de existir.

    Ni siquiera mis padres, maestra de primaria una, carpintero el otro, me

    hablaron del racismo heredado de antaño.

    Desafortunadamente, el racismo que todavía perdura en nuestra Isla no

    está determinado solo porque los negros están relegados a empleos de

    segunda categoría y no llegan a ocupar puestos importantes en la

    sociedad cubana.

    En ocasiones los rezagos racistas se perciben más fácilmente en

    situaciones comunes y corrientes, como la que cuento a continuación.

    Mi niña y yo salíamos del círculo infantil con destino a casa. A mitad

    de camino decidí visitar primero una amiga enferma que vive cerca de la

    institución escolar.

    Conversé durante media hora con la enferma y me alistaba para partir

    cuando Gissel, dijo curiosamente: "mami ¡qué negro es Eduardo! es igual

    que Ángela".

    Me sorprendió el comentario de mi niña, pues pertenecemos a una típica

    familia cubana donde lo mismo te encuentras a un negro, un jabao o un

    trigueño, de todo menos un blanco de pura cepa. Que le llamara la

    atención lo negro que era Eduardito estaba más allá de mi entendimiento.

    Lo que sí sé es que mi amiga se molestó muchísimo y le dijo: Si Gissel,

    Eduardito es bien negro, pero tiene los mismos derechos que tú.

    Al principio sentí un poco de vergüenza por la situación en la que me

    había puesto mi niña, le respondí sin pensarlo dos veces: si, mimi, él

    es negro como Ángela, también como tu tío Fabián, tu prima Lina, y como

    unos cuantos más de la familia.

    Aunque mi primer pensamiento fue creer que mi hija iba ser racista,

    después me pregunté si en realidad ella era medio racista o mi amiga era

    medio estúpida.

    http://www.havanatimes.org/sp/?p=75173

    Tags:

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *