Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Generaciones contra el tiempo

    Generaciones contra el tiempo

    Lunes, 08 de Octubre de 2012 01:48

    Escrito por Amarilis C. Rey

    Cuba actualidad, Managua, La Habana, (PD). En más de medio siglo de

    régimen comunista, son varias las generaciones en la isla que han visto

    sus sueños rotos. La carrera contra el tiempo es difícil, sobre todo

    cuando se vive sin esperanzas.

    Mónica, de 26 años, paga una licencia al Estado para vender baratijas.

    También debe abonar diez pesos diarios por utilizar un poco más de un

    metro cuadrado de un espacio público para su gestión de venta. Es un

    área desprovista de árboles, así que bajo una sombrilla trata de

    protegerse de los fuertes rayos del sol durante todo el día. Su frente

    está constantemente humedecida por el sudor, pero debe sonreír cuando

    llega un cliente.

    Nació en la Unión Soviética, cuando sus padres estudiaban en ese país.

    Es graduada de técnico medio en informática y gastronomía. Además pasó

    cursos de higiene y epidemiología y sabe algo de inglés e italiano. Pero

    Mónica asegura estar decepcionada, ya que con sus conocimientos no puede

    satisfacer sus más perentorias necesidades.

    "Comencé a trabajar en informática cumpliendo con mi servicio social por

    casi dos años, pero comprendí que no resultaba. Después de estudiar por

    cuatro años, debes pagar esos estudios que te dieron en teoría

    ¨gratuitamente¨, ganando 250 pesos mensuales que no alcanzan para nada.

    Son diez dólares, que no te da para vivir un mes, no es un salario ni

    medio, solamente en desodorante, champú y otros productos para el aseo

    personal se te va el dinero.

    "Por eso dejé todo y me embullé con unas amigas y fuimos a vender por

    las calles, entre otras cosas, ropa, discos y artículos del hogar.

    Cuando aquello, te estoy hablando de hace algunos años, no daban

    licencias todavía.

    "Al cabo de un tiempo, y por insistencia de mis padres, que querían me

    vinculara nuevamente a la vida laboral, quise retomar la informática, y

    me presenté en la Escuela Latinoamericana de Deportes. En aquel momento

    en el país las plazas estaban congeladas. Presenté mi título en el

    departamento de recursos humanos y me dijeron que solamente había plazas

    para limpiar el piso y que con mi título yo no estaba calificada para

    desempeñar esa plaza.

    "Y con respecto a mis títulos de la culinaria, no he tratado de

    conseguir trabajo porque una plaza de dependiente cuesta 200 o 300

    dólares. Aquí el comercio y la gastronomía son como una mafia. Pagas por

    una plaza 300 dólares, pero sabes que dependes de lo que te puedas

    llevar. A esos empleos se va a robar, pues lo que ganas no alcanza. O

    vas a subir un precio, alterar una carta, a llevarte un poco de aceite o

    dos chuletas, y con eso voy a comer en mi casa. Y si te cogen sabes que

    vas a ser juzgada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), ya que

    todo eso pasó a lo militar y son unos cuantos años de prisión."

    Mónica no se ha casado ni tenido hijos. Sobre esto explica: "Para tener

    un hijo hay que tener una economía media, es una responsabilidad

    económica y material que en estos momentos no puedo enfrentar. Tengo

    muchas amigas de mi edad y todas están igual. Sabemos que estamos contra

    el tiempo."

    ¿Qué esperanzas tiene Mónica? "Ninguna, la más mínima por ninguna vía.

    Porque no quiero ser jinetera."

    Para Cuba actualidad: amarilisrey@yahoo.com

    http://primaveradigital.org/primavera/component/content/article/121-sociedad/5387-generaciones-contra-el-tiempo.html

    Tags:

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *