Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Mayelin, una cortesana honesta

    Mayelin, una cortesana honesta

    Lunes, Julio 16, 2012 | Por Tania Díaz Castro

    LA HABANA, Cuba, julio, www.cubanet.org -Mayelín se pasea por las

    avenidas principales del aristocrático barrio de Miramar, en La Habana,

    donde viven sobre todo cubanos de la nueva alta clase social. Allí viven

    dirigentes políticos, coroneles, generales, algunos viejos deportistas

    retirados, apenas dos o tres familias de la era republicana y numerosos

    extranjeros residentes en Cuba, funcionarios de firmas comerciales.

    Por esas mismas avenidas, esta cortesana de 21 años, tan parecida a

    Jessica Alba, la actriz de cine y televisión de Estados Unidos, conoce a

    los hombres que busca.

    Seguramente le viene bien lo que dice el famoso escritor norte americano

    Tom Clancy: ¨Creo que el sexo es una de las cosas más bonitas, naturales

    y gratificantes que el dinero puede comprar ¨.

    Conversar con Mayelín es una experiencia inolvidable. Tan sincera y

    honesta es, que sorprende. Se graduó de enfermera hace cuatro años y

    trabajó en la Policlínica del municipio Playa durante dos años.

    -Yo tenía una verdadera vocación para la enfermería –me dice-, no para

    ser una cortesana, pero llegó el momento en que comencé a sentirme una

    esclava muy mal pagada. Mi salario mensual era de 390 pesos cubanos,

    equivalente a 16 dólares, y con eso no podía alimentar a mi madre y a mi

    hermano menor. Si le digo que mi salario se me iba en merienda y

    transporte, no le miento.

    Creo que si continúo trabajando como enfermera, hubiera envejecido antes

    de tiempo. No sólo por el duro trabajo que se hacía a diario, sino por

    las guardias de madrugada, muy frecuentes porque muchas enfermeras son

    enviadas a cumplir misiones a otros países.

    -¿Y ahora? –Le pregunto.

    -Ahora todo es distinto. Me siento como una reina. Tengo un amante

    cubano-americano, joven, muy bello, que me trae ropa y zapatos de Miami

    y me da todo el dinero que necesito para vivir de forma sencilla, sin

    lujos, ni ostentación.

    A Italia he ido dos veces, invitada por un hombre mayor que vive en

    Venecia. El me adora y pienso ir de nuevo, pero siempre regreso, porque

    no dejo a mi familia. Me gusta Cuba y vivo en una casita que amo.

    Escucho a Mayelín, de voz suave, como en susurro, su sonrisa alegre,

    casi ingenua, tan contagiosa.

    A simple vista parece una muchacha que trabaja en una empresa estatal.

    Sus pulsos y collares son artesanales. Nada de oro, nada de ropa

    extravagante.

    -No soy una jinetera. -Me dice sonriendo, mientras con una peineta

    recoge en un moño sus largos cabellos del color de la miel.- Soy una

    cortesana al estilo de la Italia del siglo XVI, igual que Verónica

    Franco, ese personaje histórico que tanto sufrió por culpa de la

    Inquisición. Amo el amor sexual y lo disfruto como toda mujer libre en

    un mundo libre. Pero no solo pienso en el dinero, prefiero hombres

    inteligentes, buenos amantes, bien vestidos y perfumados. No importa si

    son extranjeros o dirigentes de la Revolución. Soy una buena persona. No

    le hago daño a nadie. Sólo reparto amor, algo que necesita tanto la

    humanidad.

    http://www.cubanet.org/articulos/mayelin-una-cortesana-honesta/

    Tags: , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *