Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Las contradicciones armónicas de Mariela Castro

    Las contradicciones armónicas de Mariela Castro

    Pero también está marcando puntos para su casta, prestándole un servicio
    de humanización y actualización de imagen comparable al que prestó a la
    anquilosada realeza británica la carismática Princesa Diana.

    Rolando Cartaya, especial para martinoticias.com 11 de noviembre de 2011

    Habría que ser un poco cuadrado de mente para negar que Mariela Castro
    representa hoy, con respecto a los jerarcas de su casta verdeolivo, una
    ruptura generacional. Una ruptura política, ya son otros cinco pesos.

    Cuando aplaude socarronamente el involuntario pase a retiro de su famoso
    tío; cuando enarbola los derechos de los homosexuales, desfila con ellos
    y se atreve a decir que hay que investigar lo que ocurrió en las UMAP;
    cuando se toma la licencia de visitar públicamente la Zona Roja de
    Ámsterdam y reconocer que en Cuba hay quien paga con un rato de sexo un
    servicio de plomería o albañilería; cuando acepta el desafío de
    exponerse en Twitter, y sostener una breve ciber-escaramuza con la
    habitualmente ninguneada oposición, Mariela está marcando diferencias
    con la generación que todavía ocupa todos los cargos claves del poder en
    Cuba. Pero también está marcando puntos para su casta, prestándole un
    servicio de humanización y actualización de imagen comparable al que
    prestó a la anquilosada realeza británica la carismática Princesa Diana,
    desde que se convirtió en su oveja negra.

    Así, Mariela le dice al mundo que los problemas de Cuba no tienen que
    ver con la perdurabilidad de la casta verdeolivo -de la cual, después de
    todo, es una de los más prominentes herederos- sino con los resabios
    propios de la edad en sus fundadores, que les impedirían pensar y actuar
    a tono con los tiempos.

    Pero por debajo del carisma y la aparente tolerancia asoma la pezuña de
    la especie: en el más ortodoxo estilo de su tío, Mariela se defiende
    llamando "parásitos despreciables" y con un guión "predeterminado por
    sus empleadores", a quienes aprovechan su incursión en la democracia
    virtual de Twitter para hacerle preguntas sobre las cuáles la Primera
    Hija, o no tiene respuestas, o no las da, por no matarse solita como
    Chacumbele. Y luego manda a estudiar con arrogancia a la multipremiada
    fundadora de la blogósfera alternativa cubana, Yoani Sánchez.

    Que Mariela sólo tiene con su clase lo que algunos marxistas llamaban
    contradicciones armónicas, pueden ilustrarlo sus enfoques selectivos y
    utilitarios al frente del Centro Nacional de Educación Sexual, CENESEX.

    En un trabajo titulado "De Casa Marina a Casa Mariela", publicado por
    Diario de Cuba, la líder de la Red Feminista Cubana, la escritora
    exiliada Ileana Fuentes, se refiere al cambio que experimentó el CENESEX
    cuando la hija de Raúl Castro relevó en su dirección a la sexóloga
    alemana Monika Krause. Apunta Fuentes que, de una visión docente e
    informativa, encaminada a prevenir la promiscuidad precoz, los embarazos
    no deseados, el abuso doméstico y las prácticas sexuales peligrosas, la
    entidad giró hacia la defensa de los derechos de los homosexuales,
    mayormente hombres, y no de todos, sino de los interesados en una
    operación de cambio de sexo. Agrega que tras una gran comparsa "de
    carroza" comenzó a divulgarse la noticia de dicho procedimiento, que en
    2008 se realizó en el primero de un centenar de aspirantes.

    Para Fuentes, ésta fue una estrategia dirigida a apoyar y ampliar el
    turismo médico. El periodista independiente Juan González Febles lo
    visualizaba así en Cubanet en 2006:

    "Los gays de la Isla comenzarán a ser intervenidos para cambiar
    definitivamente de sexo (…) será necesario llenar un espacio de
    experiencia para dar forma a un procedimiento quirúrgico novedoso en
    Cuba. En otras palabras, habrá que practicar. Los gays están ahí. Manos
    a la obra. Ignoro a cuántos habrá que operar hasta depurar el
    procedimiento. Quizás sean decenas, quizás baste con un centenar (…) Al
    final, los dañados, al cesto, y quedará un alegre contingente de mujeres
    recicladas (…) Después de este logro inicial, cierro los ojos y veo al
    Comandante Chávez, emocionado, liderando (…) la 'Operación Mariposa
    Latinoamericana'. Esto aportará divisas convertibles. Habrá seminarios y
    convenciones y quizás hasta una nueva telenovela".

    En Diario de Cuba Ileana Fuentes calcula que, si por una lipectomía del
    vientre con 3 días de hospitalización cobran en La Habana 2.340 pesos
    convertibles, y por quitar las arrugas de la cara y cuello, y reducir el
    tamaño de los senos (con 5 días de hospitalización), 3.045 CUC, la
    complicada ingeniería anatómica -desde la vaginoplastia hasta diversas
    cirugías cosméticas y servicios terapéuticos con hasta un mes de
    hospitalización– bien puede montarse en los 15.000 cuc, o 16.500 dólares.

    La exdecana de Artes Hispánicas de la Universidad de Rutgers ve un
    objetivo similar en los escarceos de Castro Espín con la prostitución y
    su publicitada visita a la Zona Roja de Ámsterdam. Dice Fuentes: "se le
    ocurrió ir a un congreso de sexualidad en Amsterdam, descubrió el Barrio
    Rojo holandés, y se fascinó. "Admiro la forma que (las prostitutas
    holandesas) han encontrado para trabajar de una forma digna y darse a
    respetar", dijo en una entrevista con Radio Nederland en el Centro de
    Información sobre la Prostitución de esa ciudad. Expresó regocijo por la
    manera en que se ha "dignificado y hecho valer el trabajo sexual" en ese
    país, con derechos para las trabajadoras del sexo, cuidados de salud y
    asistencia contra la violencia. Es más, afirmó que la prostitución "es
    un trabajo, una opción".

    Continúa diciendo la feminista exiliada que Mariela Castro confirma en
    Amsterdam lo que se sabe hace más de dos décadas: la prostitución ha
    vuelto a la Isla, y en proporciones industriales. "Y si seguimos el hilo
    de sus comentarios, el trabajo sexual podría institucionalizarse en Cuba
    a imagen y semejanza del modelo holandés. El jineterismo se afincará en
    el firmamento laboral de las cubanas, y Mariela y su CENESEX se
    encargarán de tramitar su legalización, regulación y éxito".

    En otra entrevista a su regreso con medios cubanos, en la que trata de
    desfacer para la galería interna sus entuertos holandeses, Castro Espín
    no sólo manifestó su admiración por la experiencia sueca de penalizar
    a quien compra el servicio sexual, sino que dijo que su CENESEX, la
    Federación de Mujeres Cubanas y otras organizaciones están a favor de
    "repetir" esa experiencia en la isla.

    Apunta Ileana Fuentes que el timing es perfecto: ahora que el Estado
    cubano anunció que un millón de obreros estatales irán a la calle, 500
    mil de ellos mujeres, "la calle", para Mariela Castro, representa una
    posibilidad de empleo femenino.

    Señala la articulista que, a contrapelo de lo que proclamaba Fidel
    Castro en sus discursos, en la Cuba del siglo XXI la vida se resuelve
    mejor siendo prostituta que pediatra, ya que una jinetera puede ganar en
    tres horas de "trabajo" los 20 ó 25 dólares que se ganan en 140 horas
    una maestra, una enfermera, o una bióloga cubana.

    Pero lo que interesa en última instancia a la casta gobernante no es la
    dignificación de las jineteras, como afirma Mariela, sino su capacidad
    de captación de divisas. Un primer paso se dio hace unos meses.

    En marzo el reportero Iván Sañudo Pupo, reportaba en el semanario
    Primavera Digital que el gobierno cubano había decidido otorgar carnets
    que avalen a las chicas y chicos que acompañan a los turistas
    extranjeros de visita en la isla.

    Según Sañudo, la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) de
    Centro Habana, estaba entregando el carnet "Acompañante al Visitante",
    con letras grandes y rojas, que autoriza a las jineteras a acompañar a
    turistas o amigos extranjeros y pasear con ellos.

    Una joven del gremio, Yusmari Arancibia, le explicó al reportero: "Allí
    no preguntan si somos o no somos jineteras, solamente te hacen el
    contrato, pagas como tributo 80 pesos moneda nacional todos los meses y
    ya nos quitamos la persecución de la policía y las condenas de los
    tribunales". El periodista independiente dice que pudo constatar que
    muchas jóvenes entre 17 y 25 años de edad de Centro Habana poseían el
    carnet de "Acompañante al Visitante".

    Así que no tendría nada de particular, tal como van las cosas, que se
    cumpliera esta profecía con la que cierra Ileana Fuentes su artículo en
    Diario de Cuba:

    "A la vuelta de la esquina están las nuevas licencias de trabajo sexual
    por cuenta propia (…) Se borrará la prostitución del inciso de
    peligrosidad pre-delictiva donde reza como conducta antisocial (…) Se
    habilitarán varias Zonas Rojas -no en Pajarito ni en Colón- en Tarará,
    en Siboney o cerca del Habana Libre; en Playa Larga, Guardalavaca o
    Cayo Coco (…) Se reivindicará a la gran Marina, la matrona más famosa de
    Cuba (…) Esta vez, el famoso álbum de fotos será digital y a todo color,
    en un sitio de Internet: www.casamariela.com".

    http://www.martinoticias.com/noticias/Las-contradicciones-armonicas-de-Mariela-Castro-133685618.html

    Tags: , , , , , , , , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *