Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Crónica desde el Malecón: jineteras cubanas le responden a Mariela Castro

    Crónica desde el Malecón: jineteras cubanas le responden a Mariela Castro

    Última actualización Thursday, 17 November 2011 08:47
    Por ANGEL SANTIESTEBAN PRATS*

    ¿Se abrirán… las nuevas alamedas… –disculpen, corrijo–: los burdeles en
    La Habana?

    Con la mayor impudicia, Mariela Castro, la Princesa de la Dinastía de
    los Castro, sin mayor mérito que ser descendiente del poder y gastando
    el dinero del hambriento pueblo cubano, ha recorrido recientemente las
    calles de Ámsterdam, particularmente la Zona Roja, para elogiar lo
    organizaditas que están las prostitutas en ese país.

    –Admiro y respeto el modo en que han encontrado (las prostitutas), una
    manera digna de hacer su trabajo sexual y de hacerse respetar.

    Ahora, con todos los cambios frescos y alejados del "realismo
    socialista" que trae el nuevo Monarca, su padre Raúl Castro, quizá
    vuelva a complacer a la Infanta Mariela y le permita a la niña, después
    de acceder a que los cubanos elijan su inclinación sexual sin ser
    perseguidos, humillados y encarcelados, como ocurrió siglos atrás con la
    abolición de la esclavitud, crear la zona rosa de La Habana.

    –Realmente me ha gustado mucho conocer directamente cómo es que lo hacen
    –dijo emocionada Mariela.

    Y un grupo de jineteras de La Habana se han quejado:

    –Nos quejamos por lo mismo de siempre –dicen–, las de adentro nunca
    somos originales ni llamamos la atención, resulta que nunca le hemos
    interesado como seres humanos, y ahora sale ella por una esquina del
    mundo promoviendo a las extranjeras como si nosotros no lo supiéramos
    hacer. Que pase por aquí (el malecón de La Habana), que se va a
    sorprender cuando le enseñemos directamente cómo se hace en el Caribe.

    Policías a la vista

    Una pareja de policías se acercaban y las muchachas, asustadas, me
    pidieron continuar la conversación en la acera del frente, que es oscura
    y pueden guarecerse.

    –Yo creo que al Malecón va todo el mundo, van homosexuales, van
    transgéneros, van personas que ejercen la prostitución por su cuenta, va
    La Habana y quien la visita. Entonces, para nosotros el Malecón no es un
    problema –dijo risueña la miembro del clan familiar de los Castro.

    A los que las jineteras respondieron:

    –El malecón nunca ha sido un problema, al menos para ellos (el Gobierno
    y su familia), el problema es para nosotras que debemos correr varias
    veces en la noche para que la policía no nos arreste, si con suerte no
    tenemos antes que mamárselas o pasar por varios guardias para satisfacerlos.

    Seguramente el Estado instituirá una "Comisión de Idoneidad", para
    garantizar que, a aquellas que les entreguen el carné de "Mujer Pública
    en Defensa de la Revolución", o "Cortesana de Compañía de Apoyo a
    Soldados de la Revolución", según acuerden llamarlas, realmente sean
    prostitutas por vocación, y no esas profanas (que muy particularmente
    pienso que un día habría que hacerle un monumento por haber salvado a la
    familia cubana) que se han visto forzadas por la crisis económica a
    sobrevivir por pura necesidad.

    –Pero en Cuba he conocido gente que dice "Ay, necesito arreglar el baño
    y no tengo dinero", entonces le da el servicio sexual al albañil para
    que le arregle el baño. Y después no lo hace más porque no le gusta
    –bromeó la hija de Raúl Castro.

    –Para ella eso podrá ser una broma porque nunca se ha visto en la
    necesidad de hacerlo por ser la hija de papá –dice Miladis–, pero una
    que tiene que resolver de esa manera, te puedo decir que son los tragos
    más amargos que se puede dar un ser humano… Jamás se olvidan –asegura
    con los ojos llorosos.

    –Nosotras existimos por naturaleza, lo que pasa que es mejor hacerlo por
    dinero y prosperar en la vida que hacerlo de gratis… –nos confiesa
    Yusimil–. Si tuviera todos los problemas resueltos, lo seguiría haciendo
    porque me gusta, es una necesidad de mi cuerpo y mi mente. Esas otras
    que sólo lo hacen por economía nos avergüenzan –dicen las Señoras de la
    Vanguardia–, ellas no son como nosotras que lo hacemos por inspiración,
    y profesamos respeto por el oficio más antiguo de la humanidad, según he
    escuchado, y estas desnaturalizadas nos avergüenzan, nos desacreditan
    nuestra labor social, asociada intrínsecamente al arte del placer
    genuino –dice.

    Ingeniera química sin perfil

    Y a mi pregunta de si no era preferible estudiar alguna carrera
    universitaria sonríe con ironía, respira y mira la luna como buscando
    paciencia antes de responderme:

    –Mira, sabelotodo, yo soy Licenciada en Ingeniería Química, y de nada me
    sirvió porque en mi familia no existen funcionarios, políticos o
    militares de rango que me abrieran el camino. Fui a trabajar al famoso
    Polo Científico, y allí sentí que era una prostituta también, alguien me
    explotaba, en este caso el Consejo de Estado, que es a quienes pertenece
    el Polo, y no pagaban mi inteligencia ni mi horario consagrado. Si me
    van a explotar al menos que me paguen, si ellos se llevaban nuestros
    éxitos en investigaciones, ahora me pagan bien, y se llevan el placer de
    poseerme.

    Por lo que probablemente muy pronto, el gran burdel en que se ha
    convertido Cuba, tendrá sus zonas especializadas con privilegios para
    los que presenten los carnes de la Juventud y el Partido Comunista, y
    descuentos para la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, al estilo de
    la novela Pantaleón y las visitadoras de Mario Vargas Llosa. Más
    adelante se verán las tarifas de los "trabajadores destacados",
    "estudiantes", etc.

    La Habana será la primera zona laboratorio, y el Consejo de Estado
    rogará disculpas por las molestias que pueda causar, mientras que la
    policía se encargará de cerrar las fronteras de acceso a la ciudad para
    evitar estampidas de curiosos, jóvenes ansiosas por matricular en
    posgrados en la materia, hombres desesperados por calor de mujer, y
    esposas celosas.

    –La manera de dignificar el trabajo que hacen, porque es un trabajo,
    además de hacer valer derechos también –asegura la Heredera–, eso es muy
    importante, y los cuidados de , la protección de la
    (sic), la protección del abuso (sic) en sentido general.

    ¿Un festival de artes sexuales?

    Entonces ya no tendrá más necesidad la Soberana de ir inoportunamente
    por el mundo a desacreditar la mala organización y sanidad que presentan
    las prostitutas cubanas, y en su oportunidad se organizará un Festival
    Internacional de las Artes Sexuales, que como circo recorrerá la nación
    de un extremo al otro.

    Porque coño, nuestro vino será amargo, pero es nuestro vino, hay que
    recordar el pasado, siglos de leyendas que han sorteado el tiempo, como
    la del mismísimo Yarini, pensar en las putas de San Isidro, de la Calle
    Pajarito, de Guarina, de Zanja, de la Plaza del Vapor, del barrio de
    Colón o, incluso, las escenas descritas en las famosas novelas de Miguel
    de Carrión y otros escritores contemporáneos como Amir Valle, por solo
    mencionar dos de los más representativos; por eso es inaceptable que una
    Aristócrata venga, después de tantos años, a continuar imponiendo los
    modelos que les impresionan por el mundo, que nosotros teníamos desde
    antes uno más auténtico, famoso y nacionalista, cuando ni siquiera
    Ámsterdam aparecía en el mapa de la delectación. Y como estamos hablando
    de nobles lazos sanguíneos y de modelos, hay que inferir y asustarse por
    la cercanía filiar, y recordar que su padre, el actual Emperador, en su
    juventud fue a la extinta (que en paz descanse) Unión Soviética, y nos
    trajo la triste idea de crear el socialismo, que si de atractivo tenía
    para , fue y es, que permitía y permite, la posibilidad
    "legal" de permanecer en el poder para siempre.

    Es decir, que gracias a su grandiosa visita vivimos como estamos: la
    hambruna, la miseria, y la falta de pululan en toda la Isla.
    Cubanos dispersos por los rincones más inimaginables del mundo. Por eso
    asusta cuando a la Familia Real se le ocurre un modelo ajeno, porque
    enseguida vienen a probar como si fuéramos conejos de laboratorio.

    –En Cuba hay prostitución, y a mucha honra –grita Yusimil–, y no
    necesitamos "madrinas" ni "sindicatos", sólo un poco de respeto para con
    nosotras. Con eso sería suficiente.

    * Escritor cubano residente en La Habana. Su libro de cuentos Dichosos
    los que lloran ganó el premio Casa de las Américas en el 2006. Es autor
    del Los hijos que nadie quiso. Actualmente enfrenta un proceso
    legal, con petición de 15 años de cárcel.

    Notas relacionadas:
    – Mariela Castro: "Admiro que las prostitutas han encontrado una manera
    digna de hacer su trabajo sexual"
    – Mariela Castro se suma a la red social Twitter

    http://cafefuerte.com/2011/11/17/cronica-desde-el-malecon-jineteras-cubanas-le-responden-a-mariela-castro/

    Tags: , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *