Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    TIEMPO DE PRUEBAS

    TIEMPO DE PRUEBAS
    14-06-2011.
    Eriberto Liranza Romero
    Presidente del Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia.

    (www.miscelaneasdecuba.net).- Por estos días a los jóvenes cubanos se
    les ve más preocupados que nunca, comienzan los exámenes finales y esto
    es un gran reto. Para algunos será fácil pasar de grado, tendrán los 20
    ó 30 dólares para sobornar al profesor corrupto de la materia más
    difícil. La mayoría pobre tendrá el difícil desafío de enfrentarse a la
    prueba, y al profesor que esperaba no al aplicado estudiante sino los 30
    dólares.

    Pero se les ve, al menos por estos días como los soñó Martí, dotados de
    hermosura, llevan libros y notas en sus manos, se les ve en las guaguas,
    los parques, no concilian el sueño y estudian, esto es bueno. Para ellos
    sólo son unos días de preocupaciones y desvelos, para sus padres es el
    futuro, les piden que estudien y sean "independientes" en el mañana,
    "así como ellos".

    La realidad va más allá de un título universitario o de obrero
    calificado, el futuro de la juventud cubana es tan oscuro como el
    presente de esta isla. Ellos han visto cómo sus padres han estudiado,
    alcanzaron la meta de graduarse para luego convertirse en el esclavo
    calificado de un régimen, que les ordenó dónde y en qué condiciones
    trabajar por un mísero salario, sólo pueden ver en sus progenitores que
    lo poco que les han heredado, es fruto del robo que justifican con la
    frase "ladrón que roba a ladrón…" .

    La tierna juventud que perdieron las generaciones que hoy peinan canas,
    aquellas que en el castrato estudiaron, se esforzaron y hasta educaron,
    hoy están abandonadas y carentes de esperanza. Son esos que hoy les
    piden a sus hijos y nietos que "estudien para poder viajar al
    extranjero, que se hagan médicos y corran a salvar al mundo, que no
    importa que en los hospitales nacionales estén muriendo los cubanos, que
    se formen como deportistas e ingenieros para que puedan conocer al
    mundo, pues en Cuba sólo hay lugar para turistas foráneos"; saben que
    los pocos privilegios que pueden alcanzar es a través de los caprichos
    de los dueños del país y no del fruto de su trabajo.

    A los cubanos les han taladrado la mente con la falsa idea de que en
    Cuba la educación es "gratis", tanto se ha repetido esa mentira que
    muchos en el mundo la toman como verdad. En Cuba la educación no es
    gratis, es para los revolucionarios que es lo mismo que pagar con
    obediencia y sumisión. En Cuba el estudio se paga con una vida de
    miseria, la hipoteca eterna de un miserable salario que no paga nunca la
    cama donde se duerme y mucho menos la casa donde se vive.

    En Cuba la educación es utopía, es doctrina desde preescolar hasta la
    tumba, poco le falta a la maestra para enseñar que el tocororo es de
    color verde olivo y que Colón descubrió la Isla cuando bajó de la Sierra
    Maestra en el 1959. Los años de estudios jamás serán retribuidos con lo
    más importante en la vida del ser humano, la libertad.

    Casi todos subirán el peldaño que los cruzará de grado, le conviene al
    régimen que no haya desaprobados en el curso, no es bueno para la imagen
    de la revolución. De todas maneras en el futuro cercano esos jóvenes
    serán importados por cualquier país del mundo, da lo mismo si es por
    medio de una balsa construida por el ingeniero, el viejo barrigón que
    reclamó a la universitaria jinetera, o la herencia de un apellido
    ibérico que los lleve a otro puerto, donde conocerán que no hay que
    trabajar voluntario para tener una olla, ni decir "viva la revolución"
    para que les paguen el sueldo del mes.

    Al final suspirarán un poco satisfechos, lo importante es el título. Con
    un trozo de papel intentan cubrir la desvergüenza de olvidar que existe
    un grado mejor, el que se adquiere con el sentido de pertenencia y
    entrega a la patria, uno que impide al hombre digno justificar el
    atropello y la mentira, es graduarse en la clase de ciudadano.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=32610

    Tags: ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *