Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Recuerdos de una prostituta jubilada

    Recuerdos de una prostituta jubilada

    Después de preparar un jugo de tamarindo bien frío, se sienta en el
    sofá. "Ve a jugar, quiero hablar cosas que no debe escuchar una niña",
    le pide a su hija de 11 años.

    Un gato enorme, viejo y casi ciego, por instinto, de un salto se acomoda
    en el regazo de su dueña. Mientras arrulla al felino, Yolanda, 46 años,
    comienza a contar su historia de puta dura.
    "A mediados de los 80, después de dejar la escuela tras un aborto por un
    embarazo no deseado, me iba con un grupo de amigos a pasar el rato en el
    malecón. Solíamos llevar una botella de aguardiente de caña y varios nos
    dedicábamos a comprarle dólares a los turistas".

    Fue precisamente por esa época que nació el término 'jinetero'. Los
    primeros 'jineteros' de la revolución de Fidel Castro eran jóvenes a la
    caza del dólar, por aquel entonces prohibido por las leyes cubanas.

    "Nuestro negocio era comprar fulas (dólares). Después, africanos que
    estudiaban en Cuba nos compraban un lote de pacotilla. Jeans, tenis y
    shorts que vendíamos en el mercado negro. Un buen negocio. Se
    triplicaban las ganancias, pero era riesgoso. Si te atrapaba la policía
    podías ir cuatro años tras la rejas".

    Por aquel tiempo, era un tronco de mulata que paraba el tráfico. "A mi
    paso, todos los hombres volteaban la cabeza y los extranjeros me hacían
    proposiciones para llevarme a la cama. Sólo quería gozar, bailar y comer
    en restaurantes vedados a los cubanos. Tener divisas estaba prohibido
    por la ley, igual que alojarse o merodear por centros turísticos",
    recuerda Yolanda.
    "La primera vez que fui a la cama con un yuma (extranjero) tenía 21
    años. Me preguntó cuánto costaba la noche y le respondí que me diera lo
    que entendiera. Luego de hacer el amor bajamos a la tienda del hotel y
    el señor, un turista canadiense, me compró ropa, cosméticos y artículos
    electrodomésticos".

    El canadiense le puso dos billetes de 100 dólares dentro de sus senos.
    Después de esa noche, Yolanda se propuso sacarle dinero a su cuerpo bien
    moldeado. "Me gustaba templar (follar), y si además, al final de la
    jornada buscaba buena plata, valía la pena dedicarse a la prostitución".

    En una gastada libreta tiene anotados los nombres de todos los
    extranjeros con quienes mantuvo relaciones sexuales. "Pasan de 100 los
    hombres y unas 50 mujeres. Qué tiempos aquellos, fiestas, drogas y sexo
    por arrobas", rememora mientras acaricia al viejo gato.

    Su ventaja, aclara, fue haber jineteado por cuenta propia. Nunca en
    grupo. Tampoco trabajó para ningún chulo. "El dinero lo invertí en
    comprarme una casa y ayudar a mi madre. Me casé dos veces. La primera
    vez con un mexicano, la segunda con un belga. Pero nunca me adapté a
    estar lejos de los míos. Extrañaba mucho. Desde el malecón hasta los
    piropos que me decían por las calles".

    Siempre volvía a La Habana. Cuando ya los machos no viraban la cabeza a
    su paso, supo que debía colgar los guantes. Y se juntó con un maestro
    panadero anodino y cariñoso que le trata como una reina.

    De aquella etapa sólo quedan recuerdos. "En estos tiempos de necesidad,
    y la cantidad de mujeres en busca de dinero, ha provocado que niñas de
    12 y 13 años se acuesten con tipos que pueden ser sus abuelos por 20 o
    30 dólares. Antes, una jinetera de calibre no templaba por menos de 100
    dólares".

    El gato, aburrido y con hambre, salta de su regazo y se va a un rincón
    del patio. Yolanda lo sigue con la vista y hace un resumen de su existencia.
    "Disfruté mucho, fui a sitios a los cuales nunca hubiese podido ir si
    hubiera sido una simple obrera. Viajé a distintos países. Probé cocaína
    de calidad y compré en tiendas caras. Tengo tres hijas, pero no quiero
    que sean jineteras. Deseo que estudien y sean buenas profesionales",
    dice y se levanta a preparar la cena familiar. No se arrepiente de nada.
    "Fui una gozadora. Ya la vida me quitó lo bailao".

    Iván García

    http://www.desdelahabana.net/?p=6416

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *