Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    RAÚL LE TIENE MIEDO AL COCO

    RAÚL LE TIENE MIEDO AL COCO
    2010-04-14. www.hectorperaza.blogstop.com
    Héctor Peraza Linares

    (www.miscelaneasdecuba.net).- ¡En que lío me ha metío el coco Fariñas!

    Ya nadie en el mundo ni en Cuba se cree lo que repito todos los días:
    que, tanto Zapata como Fariñas, son dos delincuentes comunes. ¡Qué
    injusticia, caballeros! ¡Hasta Obama se ha virao en mi contra! En
    realidad no debo ser injusto: Zapatero y Moratinos, sí creen en todo lo
    que yo diga. Algo es algo: ¡menos dan un par de piedras!

    ¡Conmigo no hay huelguita de hambre que valga!

    ¡No voy a liberar a ningún preso político! Porque, aunque lo niego en
    público, debo reconocer, ahora que me hablo a mí mismo, que en verdad
    mantengo encarcelados a doscientos individuos que no son delincuentes
    comunes. Y si no son delincuentes comunes, son, necesariamente, presos
    políticos. ¡Pero eso nunca lo reconoceré! ¡Primero muerto que despretigiao!

    A estas gentes que se llaman opositores le das un dedo y te cogen la
    mano, es decir, te tumban del caballo, aunque el caballo sea Fidel, y,
    por lo tanto, tumben también al caballo del caballo. Es decir, que si
    les doy un dedo, me caeré del caballo junto con el caballo del que me
    van a tumbar. ¡Yo no me voy a caer de ningún caballo! ¡Y mi hermano
    caballo, tampoco se caerá del caballo!

    Lo mío es ir tirando hasta que nos llegue la pelona y ¡Zas! ¡Se acabó!
    ¡Qué me importa a mí lo que ocurra después de que Fidel y yo estemos
    muertos! Después de nosotros: ¡ojalá venga el diluvio universal! ¡Qué
    lío se va a armar aquí cuando él y yo estiremos la pata! Pero eso a mí
    me importa un comino. Lo mío es mantenerme machacando en baja, lanzando,
    un día sí y otro también, alguna guapería alardosa por la televisión o
    en cualquier discurso que pronuncie, contra los gringos y los europeos.

    Mi estrategia es culpar a los americanos, como hacía Fidel, y le dio muy
    buen resultado durante casi cincuenta años, de todos los males que él y
    yo le hemos causado a Cuba. Mi maniobra política en la actualidad
    consiste también, en incluir en esa acusación a los europeos, con la
    honrosa excepción de Zapatero y Moratinos, después de Chávez y Evo, los
    mejores amigos con que cuento en el mundo.

    Y, si tengo la suerte de que atraviesen este año la isla, de una punta a
    otra, cuatro o cinco ciclones de los grandes: ¡será como si ganara el
    primer premio de la lotería de Miami! Porque, como siempre maquinaba mi
    hermano: por una parte, le empapelaré la falta de comida para el pueblo
    a los bienvenidos ciclones; por otra, inculparé a los americanos y a la
    Unión Europea, de la represión que mis Tropas Especiales, cada día con
    más espíritu revolucionario, bestialidad y sadismo, llevarán a cabo
    contra las Damas de Blanco y contra cualquiera que se manifieste
    públicamente en mi contra.

    ¡Aquí no hay quien se mueva! ¡Al que se mueva le parto la siquitrilla!

    ¡Que conmigo no hay huelga ni huelguita ni huelgota que valga!

    ¡Yo no creo en opositorcitos ni en disidenticos ni en periodisticos
    independienticos ni en blogueritos ni en obamitos ni en zarcocitos ni en
    merkelitos ni en berlusconitos ni na'deso! ¡Que saco lo tanque pa' la
    calle! ¡A mí no me van a tumbar del caballo! ¡Yo no suelto la chupeta
    del gobierno ni aunque me den candela por las pata!

    ¿¡A dónde rayos vamos a ir Fidel y yo, si tenemos que salir echando una
    uña de aquí!? ¡¿Adónde?! ¿A Venezuela? ¡No seas tú bobo! ¡Aquello en
    cualquier momento revienta, y Chávez tiene que perderse de allí! ¿A
    Bolivia? ¡Peor! Porque Evo, con su analfabetismo y brutalidad, va a
    llevar a Bolivia a la época de la comunidad primitiva: ¡y a mí no me
    gustaría vivir, a mis setenta y cinco años, con un taparrabo y en una
    cueva! ¡Tengo que seguir al pie del cañón! ¡No me queda otro remedio!

    ¡Toíto lo tengo controlao, menos el lío éste en que me ha metío el coco!

    ¡Que tipo! ¡Le dicen el coco, pero, en verdad es mi coco, porque me
    tiene el coco hecho agua con su huelguita de hambre!

    ¡Si no resuelvo el problema que me está creando el coco, se me va a
    reventar el coco!

    ¿Qué debo hacer pa' resolver este grave asunto? ¿Ir a un babalao? No,
    porque hasta los espíritus están viraos contra mí y contra Fidel. Es que
    mi brother, y menda, hemos fusilao a tanta gente que en estos momentos
    el Más Allá está saturao de opositores. ¡Va y voy a un babalao y me sale
    el espíritu de Camilo, por ejemplo, o el de Ochoa, el de Tony de La
    Guardia, el de Abrahantes o el de los cientos que fusilamos cuando
    estábamos en la Sierra Maestra!

    ¡Ni loco voy a un babalao! ¡Pa su escopeta!

    ¡A los espíritus que más temo es al de Boitel y al de Zapata! ¡Y también
    a los de los niños del remolcador "Trece de Marzo" y al de sus padres!
    ¡Y al de los tres negritos que nos echamos al pico por intentar
    llevarse una lancha! ¡Y al de los pilotos de Hermanos al Recate! ¡Y al
    de los diez mil que fusilamos en el año 59! ¡Y al de los veinte mil
    soldados cubanos que mandamos a morir en Angola, Etiopía, el Congo,
    Argelia, Venezuela, Nicaragua, etecé, etecé!

    ¡Y qué mieo le tengo a los espíritus de los cien mil que han muerto,
    comidos por los tiburones, tratando de llegar, en rústicas balsas, al
    yuma, como llaman los contrafidelistas y contrarraulistas al imperio! ¡Y
    al de los presos políticos que matamos en la prisión de Isla de Pinos!
    ¡Y al de los alzados del Escambray que llevamos al paredón en La Cabaña!

    Decididamente: ¡no me conviene ir a un babalao! ¡Me saldrían cientos de
    miles de muertos que pedirían mi cabeza y la de mi hermano! ¡Solavaya!

    !Por el momento, mientras pienso lo que haré pa' resolver este peligroso
    dilema, voy a darme unos tragos de saoco. ¡No! ¡De saoco, no, que el
    saoco se hace con ron y agua de coco! ¡Y yo desde niño le tengo tremendo
    mieo al coco! ¡Y, ahora, de mayor, le tengo mieo al coco Fariñas!
    Recuerdo que mi nana me cantaba:

    Duérmete, raulito,

    Duérmete ya,

    Que sino el coco,

    ¡Te comerá!

    ¡Ahora la oposición me mete mieo con el coco Fariñas!

    ¡Que mieo le tengo al coco!

    ¿Qué sería de mi vida si no tuviera una botella siempre a mi lado? Sí,
    porque, en cuanto me doy diez o doce tragos, la cabeza se me va, me
    olvido de to', y ¡le pierdo el miedo al coco!

    A mí, cuando niño, si hacía alguna travesura mi nana me decía: "pórtate
    bien, o te lleva el coco". Y yo me ponía a temblar. ¡Ahora estoy en la
    misma situación! Tengo mieo de que me lleve el coco Fariñas… ¡a perder
    el poder!

    Por eso necesito darme tragos. La gente dice que soy un curda
    empedernido igual que el tal Pánfilo. A ése le metí dos años de prisión.
    Luego lo solté, por el escándalo internacional que se armó. Se cree más
    borracho que yo. ¡Qué equivocao está! ¡Yo soy el borracho más grande que
    ha dao la historia de Cuba en todos sus tiempos!

    ¡Pánfilo se atrevió a decir que en Cuba lo que hace falta es jama! ¡Qué
    mentiroso! En este país lo que sobra es comida , si no lo creen en el
    extranjero, ni siquiera los periodistas del diario "El País", del grupo
    Prisa, en España, ¡qué le pregunten esos periodistas incrédulos a los
    miembros del Buró Político, del Comité Central, del Secretariado, del
    Consejo de Estado, del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas
    Revolucionarias, a los ministros y a mis Generales, y que le pregunten a
    Silvio Rodríguez, mi cantautor favorito, si tienen escasez de algo en
    sus casas!

    ¡Ese borracho es un mentiroso compulsivo! ¡A mí no me pueden comparar
    con semejante curdagusaneril! Yo soy un borracho de alta categoría. Sí
    aceptaría que me compararan con Hemingway. Él fue un gran borracho y
    escribió "El Viejo y el Mar". Yo soy un gran borracho y estoy
    escribiendo "Los Dos Viejos y el Mal". Pero no acepto que me comparen
    con un tipo que nadie conoce en este mundo. Yo soy Raúl Castro Ruz, el
    hermanísimo de Fidel Castro Ruz. A nosotros dos el mundo entero nos
    identifica como dictadores y asesinos. ¡Prefiero mil veces que nos
    conozcan por dictadores y asesinos, a que nadie en el mundo nos conozca!
    ¡Soy tan popular como el cantante Ricky Martin! ¡Y aún no he salio del
    armario!

    Yo no soy un borracho cualquiera. Soy un borracho Presidente o un
    Presidente borracho. Me da igual. Pero lo que está cometiendo el coco
    conmigo es un abuso, una violación de los Derechos Humanos que tengo
    como Presidente borracho o como borracho Presidente de este país!
    ¡Porque los presidentes y los borrachos también tenemos derecho a los
    Derechos Humanos!

    ¡Le ronca los mameyes! ¡El coco dice que si no suelto 26 presos
    políticos, que están casi todos al borde de la muerte, va a seguir sin
    comer y sin beber agua hasta morirse!

    ¡El coco me está amenazando! ¡El coco me está metiendo mieo!

    ¡Y la verdad es que le tengo mieo al coco!

    ¡Ya sé! ¡Le pondré una vela a San Alejo, pa' que lo aleje de mí, y lo
    mande pa' España! ¡No! ¡Eso no da resultado! El coco renunció a irse en
    el avión-ambulancia que mis fieles amigos, Zapatero y Moratinos, le
    enviaron a petición mía pa' que suspendiera su huelga y se largara pa'
    la península ibérica. ¡Qué cabezón es, chico!

    Se me ocurren otras dos geniales ideas: A Ban Ki-moon le pediré que
    declare en la ONU, que el coco está violando mis Derechos Humanos. A la
    vez, a mi amigo Hi Juntao, que después de su viaje a Cuba está juntao
    con una mulata jinetera cubana que le proporcioné, le diré que me envíe
    al Médico Chino pa' ver si me cura del mieo que le tengo al coco.

    Ya no es mieo: ¡es pánico lo que le tengo al coco!

    Ahora los opositores quieren que haga un referendo, pa' ver si el pueblo
    está de acuerdo con lo que propone el coco.

    ¡No voy a permitir que aquí se haga ningún referendito desos! ¡A mí no
    me meten mieo con referendito ni con referendote!

    ¡A mí el único que me mete mieo es el coco!

    Otra idea que se me ocurre es ¡declararme en huelga de alcohol! ¡Esa es
    la perfecta! ¡Seré el primer Presidente borracho o borracho Presidente
    que se declara en huelga de alcohol!

    ¡Soy tonto de capirote! ¡Yo no puedo estar ni cinco minutos sin chuparle
    el rabo a la jutía!

    ¡Puedo tratar de convencer a Fidel pa' que se declare en huelga de sus
    riflexiones, hasta que el coco desista de su huelga de hambre!
    ¡Negativo, compañero! ¡Mi hermano prefiere morir antes que dejar de
    escribir sandeces en sus estúpidas reflexiones!

    ¡Qué pila detonterías escribe en esas llamadas riflexiones!

    Siempre he sabido que Fidel está loco. Hoy por hoy no está loco: ¡está
    arrebatao! La chochez le ha dao por creerse que es el jefe del mundo
    entero, y en sus riflexiones reparte orientaciones pa' to' el mundo, y
    pa' to'as partes. ¡Qué equivocao está mi hermano! ¡Creerse el jefe del
    mundo entero! ¡En este mundo el único jefe universal lo seré yo… si el
    coco me lo permite!

    ¡El coco está volviendo loco a mi coco!

    ¡Me estoy volviendo loco con el coco!

    Como dice la canción:

    Es un coco lo que tengo contigo.

    ¡Vamo a romperlo!

    ¡Vamo a romperlo!

    Vamo a rompé ete coco

    Pa' ver qué cosa tendrá.

    ¡Es un coco lo que el coco tiene conmigo!

    ¡Y es un coco lo que tengo yo con el coco!

    ¡Está abusando de su poderío moral contra mi poderío militar! ¡Poderío
    moral contra poderío militar! ¿Quién ganará la batalla? ¿El coco con su
    poderío moral, o yo con mi poderío militar?

    ¡Él, me apunta con su vida! ¡Yo, le apunto con su muerte!

    No puedo engañarme a mí mismo: los cañones no pueden contra la moral. La
    moral es indestructible. ¡Y el coco se ha erigido en Comandante en Jefe
    de la moral de la isla de Cuba! ¡Y yo soy el Comandante en Jefe de lo
    militar en este país! Somos dos comandantes en jefe. ¡Hay dualidad de
    poderes en Cuba!

    ¿Quién podrá más: el coco, o yo, ¡qué ya me está patinando el coco!?

    ¡Qué mal estoy! ¡No hago otra cosa que romperme el coco, pa' decidir qué
    hago con lo que me exige el coco!

    ¡Hasta soñé ayer que, al pasar por debajo de un cocotero, me cayó un
    coco en la cabeza!

    ¡Tengo que meterme, entre pecho y espalda, otra botella de wisky pa'
    pensar con claridad! Como me cantaba mi nana por las noches:

    A dormir.

    A callar.

    Mira que viene el coco,

    Y te va a llevar.

    ¡Qué bruto soy! En esa cancioncita está la solución: Pa' que no venga el
    coco, lo que debo hacer es callarme y dormirme. ¡No hablaré ni en
    público ni en privado, ni una palabra más! ¡De esa forma le ganaré la
    pelea al coco! No. No puedo tomar esa decisión. Como borracho Presidente
    o Presidente borracho, de vez en cuando me veo obligao a dar algún
    discursito.

    ¡En qué lío me ha metío el coco Fariñas!

    ¿Qué podré hacer?

    ¡Ya! He dado con la clave: Gracias a los cocos, Papillón, huyó de la
    Isla del Diablo.

    Gracias al coco, ¡Fidel y yo, huiremos de la Isla de los Dos Diablos!

    ¡Antes de que me dé un tiro en el coco!

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=27135

    Tags: , , , , , , , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *