Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Cubanos aún sufren apartheid turístico en sus playas

    Publicado el jueves 29 de mayo del 2008

    Cubanos aún sufren turístico en sus playas
    Redacción de The Miami Herald
    VARADERO, Cuba

    Edis está acostumbrada a que la expulsen de las playas para turistas.

    Para poder ganarse la vida trenzándole el cabello a las turistas en la
    popular playa de Varadero, se coloca en una franja de arena entre los
    hoteles para no entrar a los terrenos de las instalaciones.

    Entonces le hace un gesto con la cabeza a los guardias de seguridad, que
    sella el acuerdo : de cada $30 que gane por su trabajo, el guardia
    recibe $6.

    "A ellos les gusta mantener a los cubanos y a los turistas separados'',
    explica. "Me han detenido cuatro veces. No me considero una delincuente.
    Yo estoy luchando para poder vivir''.

    Una de las primeras decisiones tomadas por Raúl Castro tras asumir el
    poder hace tres meses fue permitir a los cubanos alojarse en los hoteles
    turísticos y visitar las playas exclusivas. La medida acabó con una
    política de muchos años que los cubanos consideraban injusta, además de
    inconstitucional. La decisión fue proclamada como el final del llamado
    apartheid turístico y la primera de varias tomadas por Raúl para
    eliminar los agravios que más molestaban a los cubanos.

    Aunque los 11.2 millones de habitantes de la isla tienen ahora la
    de gastar sus ahorros en Varadero –una meca turística 132
    kilómetros al este de La Habana–, la realidad es algo más complicada.
    Pocos cubanos pueden aprovechar la oportunidad que les brinda el
    gobierno debido a los precios altos y los bajos salarios. El precio de
    la estadía en un hotel varía entre $30 y $200 la noche, mientras que el
    sueldo promedio es de $17 al mes.

    Incluso ahora, cuando técnicamente los cubanos pueden frecuentar los
    lugares de veraneo, la arena de las playas sigue llena de europeos y
    canadienses, mientras que mujeres como Edis caminan de un lado a otro
    por la orilla del mar en busca de trabajo, propinas y sobras.

    El resultado es un inmenso abismo racial que se extiende a lo largo de
    las costas cubanas. Los extranjeros, en su mayoría blancos, reposan en
    sillas de extensión de los hoteles y las mujeres cubanas, en su mayoría
    negras, caminan por la playa burlando a los guardias de seguridad. Son
    mendigas profesionales precariamente disfrazadas de peluqueras. Llegan
    todos los fines de semana con las manos vacías y se van con bolsas de
    champú del hotel, ropas donadas por los turistas y, si tienen suerte, al
    menos $24 por trenzarle el cabello a alguna .

    "Ese guardia de seguridad allí sabe que yo estoy acá, y si no me ha
    dicho nada es porque está esperando los $6 que le voy a dar cuando me
    deja arreglarle el pelo a alguien'', dijo Edis, que se levanta a las
    5:30 a.m. para hacer el viaje de tres horas desde su casa en la zona
    central de Matanzas. "Lo que hago en la playa es lucharla. La gente de
    clase baja viene aquí a hablar con los turistas, a pedir cosas, porque
    tenemos muchas necesidades''.

    Edis, Silvia, Acarena, María, Beatriz y Elisa tenían la esperanza de que
    las nuevas reglas significaran que los guardias de seguridad las dejaran
    trabajar, aunque todavía está prohibido ganarse la vida en dólares,
    excepto algunos empleados del gobierno.

    Para estas mujeres, la nueva medida que permite a los cubanos cruzar la
    barrera invisible que ha separado por muchos años el extremo oeste de
    Varadero donde se congregan los cubanos de los centros reservados para
    turistas es poco más que un chiste.

    "Supuestamente ahora tenemos derecho a usar la plaza'', afirmó Elisa,
    que andaba con sus hijas en busca de clientes dispuestas a hacerse
    trenzas. "Mientras yo me mantenga en el , eso es verdad, nadie me
    molesta. Pero en el momento en que pongo un pie en la arena y me acerco
    al hotel, los guardias de seguridad vienen corriendo y me botan.

    "Así era el año pasado, y así es ahora'', agregó.

    Raúl Castro, que asumió la presidencia el 24 de febrero, dedicó los
    primeros meses de su mandato a tomar medidas relacionadas con el
    consumo, que permitieron a los cubanos de a pie no s alojarse en hoteles
    para turistas, sino también comprar teléfonos móviles, reproductores de
    DVD, hornos de microonda y computadoras. Un grupo selecto de cubanos que
    trabaja en la industria del , administran negocios ilegales o
    tienen familiares en que les envían dinero han corrido en
    masa a las tiendas para aprovechar las nuevas facilidades de compra.

    Aunque los bienes de consumo vuelan de los estantes, la mayoría de los
    cubanos entrevistados por The Miami Herald dijeron que una habitación de
    hotel a $150 es un lujo difícil de justificar.

    No obstante, aunque la mayoría de la gente no pueden pagar un hotel,
    Raúl ganó puntos políticos al revertir la prohibición de los años 90 que
    prohibía el uso de los hoteles turísticos a los cubanos.

    "La gente consideró ofensiva esa prohibición', opinó Philip Brenner,
    experto en temas cubanos de la Universidad Americana. "Eliminar esa
    prohibición no cambia mucho las cosas, pero elimina la sensación de
    estar en una prisión. Cuando uno no vive bajo esas circunstancias es
    difícil imaginarse lo importante que es eso''.

    Otros especialistas en temas cubanos concuerdan en que aunque la mayoría
    de los cubanos no se beneficia de las reformas al consumo de Raúl, ha
    logrado acumular capital político, aunque corre el riesgo de crear más
    adelante una división de razas y clases.

    "Poder quedarse en hoteles es importante simbólica y sicológicamente'',
    dijo Katrin Hansing, vicedirectora interina del Instituto de
    Investigaciones Cubanas de FIU. "Eso le ha dado a los cubanos la
    sensación de que ahora sí pueden. La gente se siente libre, es muy
    extraño. Esto es algo que quisieron hacer desde siempre, y ahora pueden''.

    Hansing, que regresó recientemente después de haber vivido cerca de 10
    años en Cuba, advirtió que Raúl corre ciertos riesgos.

    "Los precios son altísimos, de modo que será una euforia a corto
    plazo'', dijo Hansing. ''Ahora se hará más visible quién tiene dinero y
    quién no. La gente que no tiene muchas veces son los negros. Esto se
    puede volver problemático''.

    La decisión de permitir a los cubanos quedarse en hoteles también
    plantea la interrogante de cómo el gobierno podrá controlar la
    prostitución. Las llamadas jineteras se ganan la vida buscando
    extranjeros, que les compran regalos. Hasta ahora esas relaciones se
    limitaban por lo general al vestíbulo del hotel.

    Anteriormente no se permitía que los cubanos subieran a las habitaciones
    de los extranjeros. Ahora pueden, pero tienen que inscribirse en la
    recepción.

    "Ahora las muchachas entran con los extranjeros, y eso no es problema
    mío'', declaró un portero de hotel quien dijo que no estaba autorizado a
    dar su nombre. "¿Sabe usted sabe qué les digo?: 'Que tengan muy buenas
    noches'. Estoy seguro que más adelante, cuando la muchacha se inscriba
    en el hotel dos o tres veces, será un problema. Pero no conmigo''.

    Yadeli, guardia de seguridad en un hotel de Varadero, dijo que ha visto
    quedarse a tres cubanos en su centro turístico de lujo en los tres meses
    transcurridos desde que Raúl Castro levantó la prohibición.

    De modo que se pasa el día en la playa de cuello y corbata impidiendo el
    paso a los cubanos que tratan de entrar en su hotel.

    "No es que por ser cubano no puedan caminar por la playa. Yo sólo quiero
    sabe qué están haciendo y les voy a impedir la entrada si no son
    huéspedes''.

    Beatriz, de 30 años, sabe exactamente qué quiere decir Yadeli con eso.

    "Ahora están dejando estar a más cubanos en la playa. Mira a tu
    alrededor y verás a algunos'', explicó, pocos minutos después de ser
    interrogada por un guardia. "Pero si los de seguridad te ven hablando
    con alguien, olvídate de eso. De modo que sí podemos estar en la playa,
    lo que tenemos que seguir caminando''.

    The Miami Herald no revela el nombre del corresponsal que escribió este
    reportaje ni el apellido de algunos de los entrevistados porque el
    no tiene la visa de periodista que el gobierno cubano exige
    para reportar desde la isla.

    Cuba@MiamiHerald.com

    http://www.elnuevoherald.com/noticias/america_latina/cuba/story/216413.html

    Tags: , , , , , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *