Prostitution in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Nefasto y la poesia como arma de combate (final)

    Septiembre 22, 2006

    Nefasto y la poesía como arma de combate (final)

    Víctor Manuel Domínguez

    LA HABANA, Cuba, septiembre (Lux Info Press / www.cubanet.org) –
    Continuando con los aportes de Hemistiquio Guerra de la Paz al género
    poético en función del combate, y al retomar el alcance político de una
    poesía dirigida a favor de la causa revolucionaria y en contra de
    quienes ponen en duda si la musa de nuestros “bardidos” (bardos heridos)
    es cubana o extranjera, o sus versos son por encargo oficial, pongo a
    disposición de los dudosos lectores esta muestra de identidad.

    Liberación

    ¡Toma, Revolución!
    A ti te entrego lo mejor de mis zapatos: ¡sus cordones!
    La parte más querida del pantalón: ¡su pata izquierda!
    El más alto valor de mi camisa: ¡sus botones!
    Y mi cuerpo colgando: ¡de una cuerda!

    ¿Alguien podría alcanzar tan tormentosa inspiración? ¿Desprenderse de
    todo por una causa si realmente no la sintiera suya, carne de su carne
    hecha pellejos, en falta, perdida o normada por la de ?

    Y más allá de las insignificancias materiales como una muda de ropa, un
    bistec, o la propia vida si es para el bien de otros -¡apretó
    Hemistiquio-, está el subliminal mensaje de la renunciación, la entrega
    sin temor a un camino que no sé por qué carajo no siempre conduce a
    Roma, pues a veces se desvía y concluye en el pasillo interior de una
    galera.

    Desde que “Ana murió de un sonetazo”, como dijo Guillén, nuestra poesía
    se abre a cualquier contingencia -o contingente, que para el tiempo es
    igual- y lo mismo cabe en un poema la historia de un constructor que
    cayó de un andamio por falta de protección, que un significativo aumento
    en la cuota de huevos, la entrega de las llaves de una casa que aún no
    existe, la victoria sobre los americanos en un torneo de béisbol o
    dominó, aunque siempre identificada con nuestro proceso -no el de Kafka-
    y en función de las masas oprimidas por un corsé patriótico.

    Veamos si no un canto a la lucha por la vida, al enternecedor holocausto
    de una joven que se entrega para salvar el techo de su casa, comprar un
    colchón para sus siete hermanos, salir de viaje más allá de los fangales
    de El Cotorro, y sobre todo, por su patriótica intención de ayudar a la
    economía del país con el envío de remesas desde Lima o Estambul,
    Pointe-à-Pitre o Birmania, a falta de Madrid o California.

    Romanza de un lagarto en verdes

    Por un bar allá en Mantilla
    (que también “Bonche” le llaman)
    comía galletas duras
    con pasta de ocas blandas
    una oscura
    con licras de listas blancas,
    navegando en su cerveza
    que de espumas, nada-nada,
    mientras mira al policía
    que cruza desde la otra cuadra.

    Altas gotas de sudor
    le crecen por la garganta,
    no por aspirante es libre
    de hacer lo que le dé la gana,
    pues necesita de un yuma
    que le prenda la mañana,
    no con guarapo y frituras
    sino con yogur de manzana,
    y para que el poli se calme
    le aderece la macana
    con un fajo de billetes
    tan verdes como las palmas.

    Por un bar allá en Mantilla
    (que también “Bonche” le llaman)
    comiendo aceitunas sin huesos
    con una laguer de lata,
    termina el jamón con queso
    y el helado que añoraba
    la jinetera mulata,
    no con licras enlistadas
    si no con vestido verde
    que el yuma le regalara,
    tan verde como las palmas.

    No me irán a decir que no se le aguaron los ojos ante un cuadro tan
    inusual en nuestro país. Ante el desgarramiento del poeta frente a un
    hecho insólito en la nación más pura del universo, con una juventud
    dedicada sólo al estudio y al trabajo, a la batalla de ideas, y a la
    exigencia de vivir aquí, en una tan sana y primitiva donde
    tener una bicicleta resulta tan asombroso como viajar a la Luna en un
    , sólo valen las lágrimas.

    Y esas son nada más que algunas muestras de la de creación de
    nuestros poetas, y sobre todo del carácter integral de sus musas, que lo
    mismo le disparan a un velorio que a un festín, siempre tratando de
    mantener al son entero, pues de lo contrario no sólo se alejarían del
    país y de la revolución, sino también de sus parques y calles y de sus
    casas, para ir a dar con sus huesos y piernas quién sabe dónde, quedando
    Fuera del Juego.

    Pero para culminar la muestra de poesía de combate entregada por el sin
    par Hemistiquio Guerra de la Paz, reseñaré el fragmento de un poema que
    a ritmo de parodia nos regaló el insigne poeta cubano Sometido
    Redondilla, al considerarlo un retrato de su vida real:

    Informe urgente a los comunistas reciclados

    Qué voy a hacer si me he pasado la vida
    zurciendo el marxismo-leninismo,
    y al crecer olvidé
    que tengo hasta los tobillos llenos de fechas
    y una bola de humo en el bolsillo de atrás,
    y que muy bien me podría conseguir una balsa
    y que no soportaría estar cinco minutos
    en una lista de espera para emigrar.

    Como habrán podido notar, la poesía de combate revolucionaria, si bien
    actúa como el marañón -que aprieta la boca-, nace de cualquier país
    donde un elegido esté dispuesto a sumir en el terrorismo lírico y el
    atentado épico a los lectores, bajo una sarta de palabras trascendentes
    por lo letal, como aseguro yo, Nefasto “El catador”, con título de
    nobleza a prueba de versos malos.

    LUX INFO-PRESS
    Agencia Cubana Independiente de Información y Prensa
    E-mail: Fsindical@aol.com

    http://www.cubanet.org/sindical/news/y06/09220602.html

    Tags: , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *